Madrid, 12 mar (EFECOM).- Los jefes "piedra", aquellos que hacen funcionar una empresa apoyándose en subordinados a los que no dan visibilidad, constituyen un freno al desarrollo del talento de sus empleados, según la consultora de talento y fundadora de la firma de selección de altos directivos Headhunter & Talentist, Arancha Ruiz.

En su libro "¿Qué busca el headhunter?" (Editorial Conecta), Ruiz afirma que un jefe "piedra", a pesar de ser alguien competente en su trabajo, se desarrolla profesionalmente bajo parámetros establecidos.

Por el contrario, un jefe "corcho" lidera la organización dando a los empleados la oportunidad de subir posiciones y animándoles a innovar constantemente, "siendo más que un freno un verdadero alentador para el talento de su equipo".

Según la autora, esto es algo que los cazatalentos -conocidos como "headhunters"- saben detectar durante la evaluación de candidatos que aspiran a ocupar puestos directivos.

En una entrevista con Efe con motivo de la publicación de su libro, Ruiz explica también que, más allá de la trayectoria académica o profesional y del conocimiento de idiomas, las principales aptitudes que los reclutadores tienen en cuenta en la búsqueda de ejecutivos para las empresas son la visión global de los negocios y los conocimientos sobre economía digital.

"Buscamos personas que entiendan que nos encontramos en un mundo global en el que el competidor puede estar en cualquier punto del planeta y que sean capaces de ofrecer un producto o servicio personalizado, inmediato y ubicuo", asevera.

Según la especialista, una empresa de cazatalentos suele estar formada por "profesionales con amplia experiencia" y conocimiento sobre un área de especialidad concreta, los cuales disponen de un equipo de técnicos de selección para la detección y evaluación de talento para cada necesidad empresarial.

De este modo, el consultor de talento, que domina el mercado de las ofertas de empleo a nivel directivo, se encarga de encontrar a profesionales altamente cualificados por encargo de una empresa y nunca trabaja para el candidato.

En concreto, su trabajo se divide sobre todo en la búsqueda de altos directivos ("executive search") -puestos que suelen estar en los 250.000 euros anuales brutos de media- y de mandos intermedios -puestos con un salario entre los 50.000 y los 120.000 euros-.

Según Ruiz, los sectores en los que más búsquedas se realizan a través de un cazatalentos son tecnología, finanzas, consumo, comercio y biotecnología, mientras que los puestos más demandados son el de consejero delegado o director general (CEO), miembros del consejo empresarial, director financiero y director de tecnología.

Apunta que para este tipo de puestos, la búsqueda y selección se realiza a través de un trabajo exhaustivo de filtrado y "entrevistas profundas", un proceso que suele durar entre 4 y 8 semanas, desde la definición del perfil de búsqueda hasta la presentación de los candidatos al cliente.

Además, destaca que entre las herramientas de búsqueda más utilizadas por los consultores de talento se encuentra la red social LinkedIn, que "acelera la gestión de los perfiles y ayuda a hacer visible una parte del mercado a la que cuesta más tiempo llegar".

Por otro lado, la autora recomienda a los candidatos que aspiran a ocupar posiciones directivas "que trabajen su marca personal", puesto que se encuentra primero a los candidatos que son "visibles".

Señala que "las empresas buscan una única etiqueta", por lo que aconseja simplificar la trayectoria en una única propuesta de valor y trabajar una red de contactos de forma ordenada para poder acceder a las mejores oportunidades profesionales.

"Es importante definir muy bien lo que eres porque no vale todo, siempre te van a buscar porque surge una necesidad y esa necesidad tiene unas características", declaró la experta, quien afirma en su libro que la indefinición o el perfil "desenfocado" es el peor enemigo del candidato. EFECOM