Beirut, 25 dic (EFE).- El líder del Ejército del Islam, Zahran Alush, uno de los cabecillas rebeldes más conocidos de Siria, murió hoy en un bombardeo en la región de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras de Damasco, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las circunstancias y el momento de su muerte son aún confusas.

La ONG, que citó fuentes de alto rango dentro de la organización insurgente, señaló que Alush falleció junto a otros cinco cabecillas del grupo, uno de ellos su responsable de seguridad, y ocho milicianos durante una reunión que mantenían en Guta Oriental.

Se desconoce si el bombardeo fue llevado a cabo por aviones del régimen sirio o de Rusia. A consecuencia del mismo también hubo decenas de combatientes rebeldes heridos, algunos graves.

Según esas fuentes, Alush se reunía con otros responsables de la organización para preparar un ataque contra posiciones del grupo chií libanés Hizbulá y de las fuerzas del régimen.

Sin embargo, otras fuentes aseguraron al Observatorio que Alush pereció ayer por el impacto de cuatro cohetes durante un encuentro de cabecillas del Ejército del Islam en un área ubicada entre las localidades de Saqba y Duma, en Guta Oriental.

El Ejército del Islam por el momento no ha confirmado el fallecimiento de su líder.

Alush, nacido en 1971, era uno de los líderes rebeldes más conocidos en el territorio sirio y su organización armada es una de las más poderosas en el territorio sirio.

Su base principal es la ciudad de Duma, la mayor urbe del Guta Oriental, aunque también opera en otras partes de Siria.

Las autoridades acusan a este grupo del disparo de cohetes desde Guta Oriental contra el centro de Damasco. EFE