Bruselas, 18 nov (EFE).- El grupo del Partido Popular Europeo (PE) pedirá en la Eurocámara sanciones penales contra aquellas compañías que promuevan el yihadismo en Internet o las empresas que "no cooperen" en la supresión de estos contenidos, en una propuesta que se votará la próxima semana en el pleno de Estrasburgo.

"El cinismo no es aceptable. Las fuerzas de seguridad tienen que poder introducirse en las redes sociales y en las páginas que llaman al odio y a la barbarie", dijo hoy la ponente del informe, la eurodiputada francesa Rachida Dati.

En el contexto de los atentados de París, la ex ministra de Justicia francesa presentó en el Parlamento Europeo (PE) la revisión de esta propuesta, que prepara desde junio y que tiene como objetivo reforzar la prevención de la radicalización y la financiación del terrorismo.

Dati anunció que propondrá en el pleno una enmienda que no fue aprobada por la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del PE y que consiste en reforzar la armonización de las sanciones penales en los Estados miembros en relación a la promoción del yihadismo en internet.

"Vemos vídeos inaceptables, ejecuciones en directo, agresiones sexuales... Esos contenidos pueden retirarse de internet, y hay que sancionar a quienes no quieran cooperar en ese sentido", subrayó Dati.

Además, la nueva propuesta pedirá reforzar las fronteras exteriores y la cooperación con países terceros y otras medidas como la "separación de los radicales en las prisiones" o "que los combatientes extranjeros puedan estar bajo control judicial cuando vuelvan a sus países de origen".

La propuesta de Dati insiste también en la importancia de atajar la financiación del terrorismo y favorecer el intercambio de datos entre Estados miembros.

"No podemos dejar que esto prospere en nuestro territorio cuando sabemos dónde está el origen: los terroristas aprovechan la ausencia de cooperación entre los estados, las fallas jurídicas y el exceso de Estado de derecho para atentar, y hay que saber responder", apuntó.

La eurodiputada alemana Monika Hohlmeier, por su parte, insistió en la importancia de promover "el seguimiento de los flujos financieros utilizados por los terroristas" a través de un sistema "intraeuropeo", elaborado "en colaboración con los Estados miembros y la comunidad internacional".

Ambas europarlamentarias remarcaron la necesidad de encontrar "una respuesta común" en la lucha contra la radicalización en la Unión Europea, donde alrededor de 5.000 ciudadanos se han unido a organizaciones terroristas en Irak y en Siria. EFE

mfe/cae/emm

(Más información del Parlamento Europeo www.euroefe.com)