Bilbao, 12 nov (EFE).- La gestión de patologías crónicas en personas mayores acapara el 70 por ciento del gasto sanitario público, y esa factura se podría reducir a la mitad o, incluso, a más de la mitad si en estos casos se incorporara la tecnología.

"Los médicos podrían atender, sin desplazarse, a través del teléfono móvil o la tableta de un cuidador, y podrían también adelantarse a las emergencias y posibles ingresos hospitalarios, que son muy costosos", según ha explicado a Efe el máximo responsable de la empresa bilbaína Ideable Solutions, Iñaki Bartolomé.

Bartolomé ha participado hoy en la jornada "eHealth Bilbao 2015", organizada por la citada sociedad y el Ayuntamiento de Bilbao, y que cuenta con la colaboración de la Agencia Vasca de la Innovación (Innobasque), entre otros.

Este directivo ha asegurado que la inversión para la introducción de la tecnología en la atención sanitaria no es muy elevada y que ya está disponible en la actualidad, aunque para un despliegue que cubra a millones de personas sería necesario incorporar experiencias piloto, que permitan analizar el impacto y sus beneficios.

Ha apuntado también que, precisamente, el objetivo de la jornada consiste en que los profesionales de la salud "visualicen" cómo la tecnología les ayuda tanto a mejorar la atención a los pacientes como a "llegar a más personas".

Entre las experiencias expuestas en la jornada se han citado las plataformas que llevan el médico a casa a través de videoconferencia o mensajería, o las aplicaciones de los móviles, que pueden monitorizar a un enfermo o permiten mejorar los tratamientos mediante juegos.

El "gran avance tecnológico sanitario", sin embargo, puede ser la impresora en 3D aplicada a la reconstrucción de partes del cuerpo o, incluso, de órganos basándose en material genético del propio paciente, según ha explicado Bartolomé. EFE