Montevideo, 10 nov (EFE).- El rescate del navío inglés Lord Clive, hundido por los españoles frente a las costas uruguayas en 1763, ya han empezado y se estima que los trabajos para su traslado a tierra duraran un año, dijo a Efe el descubridor del barco y encargado de las operaciones, el argentino Rubén Collado.

La embarcación se encuentra a 350 metros de distancia de la costa de la ciudad de Colonia del Sacramento, a unos 180 kilómetros al oeste de Montevideo, y la primera fase consiste en la delimitación de una zona de "exclusión" marítima de 200 metros de diámetro en torno al naufragio.

Esta tarea cuenta con el apoyo de la Marina de Uruguay y el objetivo es evitar que pasen embarcaciones que puedan entorpecer la labor de los operarios o poner en peligro su vida, explicó Collado.

En la siguiente fase se procederá a retirar las piedras que los españoles emplearon para hundir el Lord Clive y que eran parte de una antigua muralla de la ciudad.

Collado aseguró que esa parte del proceso es "muy complicada y peligrosa" incluso para buzos profesionales "con mucho entrenamiento" debido a las fuertes corrientes de las aguas del Río de la Plata, que además son muy turbias, lo cual produce que la "visibilidad sea nula".

Una vez retiradas las piedras se elevarán los restos del barco hasta la superficie mediante complejos sistemas de grúas y posteriormente se trasladarán a un galpón en tierra.

En este lugar se separarán y clasificarán los objetos hallados en el navío, entre los que se espera encontrar oro, armamento de la época -tanto de infantería como de la embarcación-, ron y mercurio, entre otras cosas.

Además, en esas instalaciones se someterá al Lord Clive a un proceso de conservación en el que se rociarán "constantemente" los restos del barco con una mezcla de "agua con azúcar" que impregna los poros de la madera para endurecerla, explicó.

En esa fase participarán químicos y expertos en preservación para mantener la estructura del navío a unos "determinados niveles de pH y salinidad".

Este sistema ya ha sido utilizado en otras recuperaciones similares y resulta mucho más barato y prácticamente igual de eficiente que otros métodos que emplean resinas en lugar de azúcar, subrayó el argentino.

Asimismo, Collado explicó que mientras se realiza este proceso el lugar podrá ser visitado para observar tanto los objetos como el navío inglés, aunque todavía no se ha decidido si se cobrará entrada por ello.

En cuanto al reparto de los objetos encontrados, el 50 % irá a parar a los particulares que trabajan en las operaciones de rescate y la otra mitad al Estado, aunque los privados deberán donar un 5 % de su parte al Gobierno para la compra de diversos tipos de embarcaciones, aseguró el descubridor del Lord Clive.

Una vez finalizados estos trabajos de conservación y clasificación, la intención de Collado es montar un parque temático al estilo del Museo Vasa en Estocolmo, que alberga un buque de guerra homónimo del siglo XVII. EFE