Madrid, 29 oct (EFE).- El Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ) ha denunciado hoy "graves" deficiencias en la reforma de la sede de la Audiencia Nacional de la calle Génova, que han impedido "garantizar la adecuada administración de justicia a la que tienen derecho los ciudadanos".

En un comunicado, la STAJ lamenta "la inacción del Ministerio de Justicia ante el inaceptable estado de las instalaciones del nuevo edificio de la Audiencia Nacional, que impide el correcto desarrollo de los juicios que se celebran en la sede de este órgano judicial".

Por ello, exige al ministro de Justicia, Rafael Catalá, la corrección "con carácter urgente" de todos estos defectos que, aseguran, han llegado a obstaculizar e incluso a "paralizar por completo" la actividad de la Audiencia Nacional.

STAJ considera "gravísima", en especial, la situación que se ha generado en los Juzgados Centrales de Instrucción cuando se encuentran en funciones de guardia, que no cuentan con las dependencias básicas adecuadas para poder desarrollar su trabajo.

"Existen dependencias totalmente inadecuadas para las funciones a las que se destinan tanto por su mala ubicación como por la escasez de espacio, frente a otras que cuentan un espacio desmesurado", advierte el sindicato.

También asegura que han surgido "multitud de incidentes en los escasos juicios celebrados hasta el momento, algunos de carácter grave y que han impedido garantizar la adecuada administración de justicia a la que tienen derecho los ciudadanos".

A este respecto explican que en las instalaciones subterráneas ganadas al aparcamiento de la plaza de Villa de París, anexas al edificio principal, donde se han ubicado las salas de vistas, de toma de declaración, calabozos y la sala de prensa, "no funcionan los teléfonos ni existe cobertura móvil para comunicarse".

En cuanto a las salas de vistas y de toma de declaración, el sindicato explica que no han podido grabar las sesiones en el soporte digital correspondiente o que en algunas salas se escuchan las declaraciones de los juicios que se celebran en la sala contigua.

Los problemas de insonorización detectados llegan hasta el punto de que las confesiones de los acusados y los intervinientes se pueden oír claramente en la sala de testigos, a los que se mantiene siempre aislados para que no puedan escuchar el desarrollo de la vista.

Otra de las deficiencias observadas es que los testigos protegidos acceden a la sala por el mismo sitio por el que pasan los presos y abogados, por lo que están "a la vista de todos".

Todo ello, dice STAJ, vulnera los principios fundamentales relativos a la celebración del juicio oral y a la seguridad de los testigos.

Para el sindicato, que recuerda que la reforma ha costado más de 25 millones de euros, "esta situación tan caótica es el resultado de no haber consultado con jueces, fiscales, secretarios y funcionarios, que son los conocedores de las necesidades reales para el desempeño de su labor y sus funciones".EFE