México, 26 oct (EFECOM).- La empresa de tecnología aplicada Infraiber, que mantiene un litigio con OHL México desde noviembre de 2013, ve probada la manipulación contable de la operadora de infraestructura tras darse a conocer hoy el inicio de procesos sancionadores del órgano supervisor mexicano en este sentido.

"Los resultados de las auditorías de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) confirman la veracidad de lo que Infraiber ha denunciado una y otra vez, desde hace por lo menos dos años, en relación con la manipulación contable que practican OHL y OHLMEX de la mano de Deloitte", dijo en un comunicado.

La compañía señaló que, con este manejo de datos, la también constructora OHL México, de origen español, "no sólo engaña al regulador mexicano y español, sino que genera una grave afectación al público inversionista y al mercado de valores en general en ambos lados del Atlántico".

Además, supone "una gravísima afectación económica a los usuarios de la infraestructura carretera en México y a la hacienda pública"

Infraiber fue contratada por el céntrico Estado de México para que realizara una auditoría externa del tráfico en dos autopistas construidas y operadas por OHL, pero dicho servicio fue cancelado, según la empresa de tecnología, a petición de la constructora, la cual atribuyó la decisión al Gobierno estatal.

La CNBV ha iniciado varios procedimientos sancionadores contra OHL México y algunos de sus directivos al cuestionar la forma de contabilizar algunas concesiones y que no se informara al mercado de las diferencias entre los niveles de tráfico actuales en sus concesiones y las proyecciones hechas.

El órgano supervisor interpretó que OHL México debería haber contabilizado "bajo IFRS" (Normas Internacionales de Información Financiera) sus concesiones en México con rentabilidad garantizada "conforme al modelo de activo intangible porque entiende que en dichas concesiones no existe una obligación incondicional de pago".

Para Infraiber, ello prueba que OHL México no puede registrar dichas concesiones como activo financiero en el apartado "otros ingresos de operación", por lo que debe eliminarse del balance financiero la cuenta de "rentabilidad financiera", que es el monto acumulado de esta partida.

Sin embargo, OHL defendió hoy que ya explicó a finales de septiembre los fundamentos técnicos en los que basa el tratamiento contable que da a sus concesiones mexicanas, y avanzó que mantendrá su modelo contable.

"La compañía considera que los flujos de efectivo que ha reportado no se verían afectados de emplearse el tratamiento contable propuesto en las alegaciones de la CNBV", aseveró OHL.

La CNBV también señaló que hubo falta de información al mercado sobre las diferencias entre los niveles de tráfico actuales en sus concesiones y las proyecciones hechas y acusa a OHL de incumplir la "normativa aplicable a las operaciones con partes vinculadas".

A esto, OHL dijo que dicha información "no es relevante", porque la información sobre rentabilidad garantizada de las concesiones de OHL México "está basado en la información relativa a los niveles de tráfico actuales y sus ingresos, y no en proyecciones".

La española manifestó su "desacuerdo" con las diferentes acusaciones formuladas por el supervisor mexicano, y agregó que "formulará las alegaciones pertinentes a las imputaciones".

Para Infraiber, este nuevo capítulo que afecta a OHL México, envuelta en un escándalo por grabaciones ilegales sobre supuestos fraudes y sobornos a autoridades, "no solo genera responsabilidad civil y administrativa, sino que constituyen ilícitos penales que deben ser perseguidos". EFECOM