Madrid, 6 oct (EFECOM).- La pensión máxima en España será en 2020 de 1.400 euros frente a los 2.560 actuales, mientras que la mínima se mantendrá como una pensión asistencial en torno a 700 euros, según el primer estudio de la jubilación en España de la empresa de planificación financiera Óptima.

En un encuentro informativo celebrado en Madrid, el director general de Óptima, Antonio Suárez, ha explicado a esa cifra se llega tomando como referencia la esperanza de vida y el número de cotizantes sobre la premisa de que el sistema, como está en la actualidad, permanece invariable.

"Nadie sabe qué pensión le va a quedar", ha comentado el responsable de esta empresa, que también ha acusado a los políticos de "engañar" a la población, en referencia a la carta que el Ministerio de Empleo pensaba enviar a los mayores de 50 años para informarles de la cuantía de su futura pensión "y que parece estar bloqueada".

Suárez ha advertido de que la actualización de las pensiones (un 0,25 %) supone 116.000 millones de euros y ha vaticinado de que en la próxima legislatura las pensiones de orfandad y viudedad saldrán del sistema contributivo y se pagarán con impuestos indirectos.

En su opinión, esto provocará que las pensiones de orfandad y viudedad se conviertan en pensiones asistenciales, por lo que sufrirán una bajada "alarmante".

La responsable de auditoría Isca Noguera ha asegurado que el sistema de pensiones español está en "riesgo" y ha informado de que ha perdido 26 posiciones en el ránking mundial de seguridad en la jubilación, al pasar del puesto 29 al 55 entre 150 países.

Suecia, Noruega, Australia, Islandia y Holanda son los países con más seguridad financiera en la jubilación, según el estudio, que analiza 20 indicadores agrupados en cuatro categorías: finanzas personales, calidad sanitaria, factores medioambientales y económicos.

Noguera ha explicado que esa bajada de España se debe a la deuda pública, una menor renta per cápita, la crisis y el paro, por lo que el sistema de pensiones está en "riesgo".

Entre las conclusiones, el informe de Óptima, que toma una muestra de 1.700 clientes, concluye que es obligada una reforma estructural "de calado" hacia un sistema sostenible que pase de un sistema de reparto a otro de aportación definida como la mayoría de países de Europa, además de mantener un factor de sostenibilidad que dependa de la esperanza de vida.

El estudio también establece como prioritarias las aportaciones privadas, que deberán constituir la mitad de las rentas que se cobrarán en el futuro y propone la "casi obligatoriedad" de que parte del salario se destine a prestaciones futuras de pensiones.

Noguera ha recordado que hoy se está acudiendo al Fondo de Reserva y ha advertido de que en 2020 esta hucha de las pensiones empezará a "flaquear".

Ha insistido en que el sistema actual es insostenible, la pensión media en España ha superado los 1.000 euros, la máxima se sitúa en 2.560 y la mínima en 782 mientras que por comunidades, las del norte tienen más pensión que el sur.

Del informe también se desprende "desigualdad de género" dado que el 33 % de los jubilados que se encuentran cobrando una pensión por parte de la Seguridad Social son hombres, frente al 8 % de mujeres.

Del total de la muestra, sólo el 12 % cobra una pensión máxima, frente a un 57 % que cobra una pensión mínima y un 31 % restante con pensiones medias.

En cuánto a la edad de jubilación, el 37 % manifiesta su voluntad de jubilarse a los 60 años (edad no prevista por la Seguridad Social), un 37 % a los 63 años (jubilación anticipada) y un 21 % quiere jubilarse a la edad ordinaria, 65 o 67 años (según años cotizados). Sólo el 7 % ve bien retrasar la edad de jubilación. EFECOM