Madrid, 12 sep (EFE).- Miles de aspirantes se agolpaban al amanecer de hoy a las puertas de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, en Madrid, para presentarse a la primera de las pruebas para conseguir alguna de las nuevas 820 plazas de guardia civil convocadas este año.

Finalmente han sido cerca de 32.500 los opositores inscritos, más del 80 % de ellos son hombres. Por primera vez, dado el número de aspirantes, 21 sedes repartidas por toda España, incluidas las islas, acogerán los exámenes, programados para la misma hora en todos los sitios.

En Madrid se examina el mayor número de candidatos, más de 4.500 registrados, por delante de la localidad jienense de Baeza (donde se encuentra la academia del Instituto Armado) y los 1.910 de la provincia de Granada.

Con útiles de escritura, pero sin mochila, teléfono móvil ni dispositivos electrónicos, según les indicaba un agente a la entrada, los aspirantes que se examinan en Madrid han ido accediendo a distintas plantas y zonas del edificio por grupos de apellidos.

A las puertas de las aulas se identificaban con el DNI al ser llamados por el nombre, aunque algunos no se han presentado a la prueba, cuyo comienzo estaba previsto a las 9:00 horas.

No se veía aún en Madrid cuando el tráfico era ya intenso en las inmediaciones de la Facultad de Derecho y parecía más un día lectivo cualquiera que un sábado por la cantidad de coches aparcados.

Si superan esta primera fase -un examen de ortografía y otro test general en el que pueden caer preguntas de todo tipo: jurídicas, de topografía, de electricidad, de legislación, etc.-, tendrán que someterse después a las pruebas físicas. Por vez primera la edad máxima para optar a la Benemérita se ha ampliado a los 40 años. EFE