Madrid, 25 ago (EFE).- Amante del diálogo, luchador contra el terrorismo y muñidor de acuerdos claves para la historia reciente de España, Txiki Benegas ha muerto reconocido como uno de esos hombres de Estado que anteponen siempre el interés del país a los de su partido.

A él se atribuye la idea del pacto de Ajuria Enea contra el terrorismo (1988) y el mismo Rajoy ha recordado hoy su participación en los pactos autonómicos de 1992.

Hijo de un abogado militante del PNV y en el sindicato ELA-STV que se había exiliado en Venezuela tras la Guerra Civil, Benegas defendía, cuando pocos lo hacían, que para acabar con ETA había que hablar con los nacionalistas, que no se les podía aislar.

Como consecuencia del exilio de su familia nació en Caracas, el 25 de julio de 1948, aunque ésta regresó a España en 1955 y se estableció en San Sebastián.

Recién licenciado en Derecho, a los 21 años, con Franco todavía vivo, se afilió al Partido Socialista de Euskadi (PSE); un año después ingresó en la UGT y en 1974, en el Congreso de Suresnes, ya fue elegido miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Desde entonces su trayectoria estuvo ligada al PSOE y a la política vasca y nacional, aunque alejado todo lo que podía de los focos, sobre todo desde que en 1991 la Cadena Ser emitiera unas conversaciones telefónicas privadas que mantuvo desde su coche en las que se refería a Felipe González como el "One" y "Dios" y criticaba a los llamados renovadores, enfrentados por entonces con los guerristas.

Negociador nato, fumador empedernido y persona discreta, Benegas obtuvo escaño por Vizcaya en las Cortes Constituyentes de 1977 y ha fallecido conservándolo y detentando el título de diputado más antiguo del Congreso, desde que a finales del año pasado su amigo Alfonso Guerra le pasara el testigo.

Su papel fue fundamental en el PSOE de Felipe González, como secretario de Organización entre 1884 y 1994, tras liderar el socialismo vasco desde 1977 a 1988 y concurrir a los comicios autonómicos de 1984 y 1986 como candidato a lehendakari.

Como secretario general del PSE sufrió los llamados años de plomo, los de mayor índice de asesinatos de ETA, y los amigos muertos de un tiro en la nuca, al tiempo que se volcaba en la gestación del Estatuto de Guernika.

'Fontanero' en todas las negociaciones y pactos importantes en los que ha participado el PSOE en las últimas décadas, a él se atribuye también una propuesta en el año 2000 al entonces secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, para iniciar un proceso de fin de la violencia en el País Vasco que éste intentaría poner en marcha ya como presidente, al que se enfrentó, en cambio, cuando éste apostó por reformar el Estatuto de Cataluña.

Hijo de una venezolana de origen libanés y judío, Doris Haddad, su hermana Doris Benegas es una política nacionalista castellana, presidenta del partido Izquierda Castellana que se presentó a las elecciones europeas de 2009 como número 2 de la candidatura Iniciativa Internacionalista, que encabezó Alfonso Sastre.

Benegas, que estuvo casado con Maite Urabayen, tuvo dos hijos: Teresa y Pablo Benegas (1976), este último músico, compositor y guitarra del grupo musical La Oreja de Van Gogh.

Los que le conocieron recuerdan que se hizo todo un experto en música pop, aunque los que le quisieron, como el también socialista vasco Eduardo Madina, le dedican hoy palabras de Conrad: "Una verdad, una fe, una generación de hombres pasa. Se la olvida, ya no cuenta...". EFE