Madrid, 20 jun (EFE).- Organizaciones sociales, partidos y sindicatos han reclamado hoy, en el Día Mundial del Refugiado, un cambio radical en las políticas de la Unión Europea para atender las necesidades de las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares a causa de conflictos.

Un total de 59,5 millones de personas se han convertido en desplazadas forzosas por las guerras, los conflictos y la persecución el año pasado, la cifra más elevada desde el fin de la II Guerra Mundial, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En la madrileña Plaza de la Independencia, activistas de Amnistía Internacional han desplegado un barco gigante de papel sobre una lona azul como símbolo de los inmigrantes procedentes de África que cruzan el Mediterráneo para alcanzar las costas europeas.

Una activista ha leído un manifiesto en nombre de la organización para subrayar que el coste humano de las políticas migratorias de la Unión Europea es "incalculable" y preguntarse "¿cuántas personas más deben morir para que los líderes europeos dejen de mirar para otro lado o lamentarse en vano?".

Cáritas Española también ha denunciado en una nota "la falta de voluntad de los responsables europeos para escuchar y ver el sufrimiento de los inmigrantes y refugiados que llegan a nuestras fronteras".

"Lo que los refugiados necesitan con mayor urgencia es solidaridad", ha recalcado el secretario general de Cáritas Europa, el español Jorge Nuño, quien ha expresado su deseo de escuchar a los líderes europeos decir que quieren salvar las vidas de los inmigrantes y ayudarles a reubicarse.

El PSOE también ha exigido a la Unión Europea que acuerde lo antes posible una política común en materia de inmigración para dar respuesta a la tragedia humanitaria del Mediterráneo, así como a sus causas, mediante la recuperación de políticas de cooperación y solidaridad.

Los socialistas han instado al Gobierno español a "dar ejemplo" asumiendo las cuotas propuestas por la Comisión Europea para el reparto de los solicitantes de asilo y a preparar la acogida de estas personas en colaboración con las organizaciones sociales implicadas en su atención.

El sindicato Comisiones Obreras ha pedido al Ejecutivo español que colabore de manera activa en la puesta en marcha del plan de acogida propuesto por la Comisión Europea como "punto de partida ante la grave crisis humanitaria del Mediterráneo".

Esta organización sindical ha lamentado la "hipocresía" de muchos de los Estados miembros de la Unión Europea, entre ellos España, que han mostrado sus reticencias ante la propuesta de la Comisión.

Vodafone España y el Comité Español de Acnur han puesto en marcha una campaña para que un millar de niños puedan recibir educación primaria en campos de refugiados.

Para ello, desplegarán InstantClassroom, "la escuela digital en una caja", que está equipada con un portátil y veinticinco tablets con software educacional pre-instalado, además de diseñada para operar en zonas donde la electricidad y la conexión a internet son escasas. EFE