Cartagena, 2 jun (EFE).- El 4 de agosto de 1906 el transatlántico italiano El Sirio se hundió frente a la costa de Cabo de Palos en el que ha sido el mayor naufragio civil de la historia del Mediterráneo, y la escritora madrileña Emma Lira se basa en esta tragedia en su novela "Lo que esconden las olas".

"Si a bordo del Sirio hubieran ido pasajeros norteamericanos, esta historia sería un Titanic, conocida en el mundo entero", ha asegurado la también periodista, en declaraciones a EFE, durante la presentación de esta novela a bordo de una zodiac, en la reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas, en la Región de Murcia.

La autora conoció este suceso de manera casual en 2002, cuando hacía un curso de buceo en la zona, y quedó fascinada no solo por el trágico acontecimiento, sino también por las numerosas preguntas que a día de hoy continúan sin tener respuesta.

El Sirio, que cubría la ruta entre Génova y Argentina, tenía una dilatada trayectoria de navegación, como también la tenía su capitán, Giuseppe Piccone, quien llevaba a cabo su último viaje antes de jubilarse.

A pesar de su experiencia y de las buenas condiciones meteorológicas, el buque encalló en un área de fondos bajos (apenas 3,6 metros de profundidad), muy peligrosa para la navegación, pero bien conocida desde tiempos de los fenicios y reflejada en todas las cartas náuticas de la época.

El barco no se hundió inmediatamente, sino que tardó unos 15 días en hacerlo. Sin embargo, se calcula que en torno a 500 personas fallecieron en el suceso, y ni el capitán ni la tripulación organizaron la evacuación de ningún modo, sino que fueron los pescadores locales, en muchos casos arriesgando sus vidas, los que socorrieron a los viajeros.

El número exacto de víctimas sigue siendo un misterio, ya que, además del pasaje oficial, en el Sirio viajaban numerosos emigrantes que trataban de buscar una oportunidad en el Nuevo Mundo y huir del hambre, la crisis y las guerras que afectaban a la Europa de entonces.

Otro de los interrogantes es por qué el buque navegaba tan cerca de la costa, a unas tres millas, y una posible explicación es precisamente la intención de hacer una escala no oficial para embarcar a más emigrantes de forma irregular.

En su novela, explica la autora, su intención ha sido "ir más allá" de la historia oficial, y también poner de relieve cómo una situación extrema es capaz de sacar "lo peor y lo mejor de las personas": lo peor, en el capitán que huye; lo mejor, en quienes actuaron como héroes para rescatar a las víctimas.

Otro de sus objetivos, ha asegurado, es dar a este suceso "el lugar que le corresponde en la historia", al ser el mayor naufragio civil de España y también el mayor rescate llevado a cabo de manera espontánea por personal no militar ni profesional.

"En España no hemos sabido vendernos muy bien. No hemos sabido apreciar nuestro patrimonio histórico, ni el cultural. Espero que esta novela ayude a saber un poco más de nuestra historia y a que otros se interesen por el pasado y por la riqueza cultural del país", ha apuntado.

"Lo que esconden las olas", de Plaza y Janés, es la segunda novela de Lira, tras la publicación en 2013 de "Búscame donde nacen los dragos", ambientada en Tenerife. EFE

1005480

vv/cc/ram