Jartum, 29 abr (EFE).- El Ministerio sudanés de Asuntos Exteriores acusó hoy a la misión pacificadora mixta de la Unión Africana y la ONU para la región de Darfur (UNAMID, por sus siglas en inglés) de asesinar la semana pasada a siete civiles en dicha zona conflictiva.

El jefe del Departamento de Paz y Asuntos Humanitarios del ministerio, Yamal al Sheij, dijo en una rueda de prensa que cuatro de los civiles fueron asesinados "a sangre fría" después de haberles retenido en la sede de la misión en la zona de Kas, en la provincia de Darfur del Sur, en el oeste del país.

Asimismo, añadió que otros tres civiles fueron asesinados los pasados jueves y viernes por disparos perpetrados por soldados que pertenecen a la UNAMID.

El pasado viernes, la UNAMID anunció que el día anterior al menos cuatro hombres armados perecieron y seis soldados de sus filas resultaron heridos en enfrentamientos en la provincia.

Al Sheij, que negó que los muertos intentaran atacar a la UNAMID, reveló que su país ha formado una comisión presidencial para investigar las circunstancias del suceso, cuyo informe final será publicado el próximo miércoles.

Por su parte, el líder del tribu de Al Zagaua, Um Kamlati Hanu, dijo que estos hombres armados pertenecían a su grupo y que no querían atacar a los soldados de la UNAMID, sino que estaban persiguiendo a unos ladrones.

El pasado lunes, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó su "profunda preocupación" por los dos atentados consecutivos contra la UNAMID y por la "limitada cooperación" del Gobierno de Sudán.

El pasado 8 de abril, el presidente de Sudán, Omar Hasan al Bashir, aseguró que la región de Darfur ya no necesita a la UNAMID porque la rebelión insurgente está llegando a su fin.

Darfur, ubicada en el oeste de Sudán, es escenario desde 2003 de un conflicto entre movimientos rebeldes y el ejército sudanés que ha causado al menos 300.000 muertos y ha obligado a 2.700.000 personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU. EFE