José Luis Picón.

Málaga, 21 abr (EFE).- A sus 82 años y después de 58 años en la profesión, la actriz Julieta Serrano asegura que todavía no ha "perdido la inocencia" y que sigue "teniendo fe en los demás y no esperando maldad de los demás".

"Soy una tímida social y me resulta a veces difícil comunicarme. Nunca he tenido interés en estar en la foto y no he sabido ni he querido dar un codazo para estar en primera línea, es mi naturaleza", ha afirmado en rueda de prensa Serrano, que hoy recibe la Biznaga Ciudad del Paraíso, creada por el Festival de Málaga para reconocer a los imprescindibles del cine español.

Añade que ha vivido "una vida muy larga, y la vida da de todo, golpes y cosas buenas", pero a su edad sigue esperando "que todo funcione bien".

"Cuando empecé a actuar, como le pasa a todos los jóvenes en todas las disciplinas del arte y en todos los aspectos de la vida, soñaba con alcanzar cosas y sobre todo con ser feliz. Luego te das cuenta de que la felicidad son pequeños momentos", ha afirmado.

Uno de los hitos de su carrera es la película "Mi querida señorita" (1972), de la que recientemente hablaba con su director, Jaime de Armiñán, quien todavía comentaba "que fue algo muy peculiar que pudiera pasar los laberintos de la censura y que no se dieran cuenta de hasta qué punto podía molestar".

"Se hizo con mucha precariedad de dinero, en circunstancias que ahora hacen gracia, pero que en ese momento eran duras. Fue una película mágica e inspirada y nos causa mucho placer recordarla", ha añadido.

Después llegaría a su vida profesional Pedro Almodóvar con títulos como "Entre tinieblas" (1983), con un final protagonizado por la propia Julieta Serrano (Barcelona, 1933).

"Una cosa curiosa es que en el guión no era ése el final, sino que continuaba y había otras escenas no en el convento, sino en la casa de la marquesa, que era Mary Carrillo. Pero, cuando rodamos esto, Pedro (Almodóvar) consideró que lo otro sobraba, no por Mary sino porque interrumpía el tempo dramático de la película, y lo dejó ahí", ha relatado Julieta Serrano.

Pero el gran trabajo con el director manchego llegaría con "Mujeres al borde de un ataque de nervios", de la que recuerda cómo estaba "Carmen Maura con Pedro intentando ayudar para conseguir el dinero".

"Se pensaba que iba a ser una peliculita, pero el guión de Pedro era impecable. Cuando la hacíamos, yo le pedía que me hiciera una comedia de teatro, porque no he tenido la suerte de hacer humor en el teatro y siempre me consideraban una actriz dramática".

Admite que, cuando trabajaban en el rodaje, no pensaban "que iba a tener ese recorrido ni que iba a ser esa película que fue", al suponer un punto de inflexión en la carrera del director.

Precisamente, estos dos títulos a las órdenes de Almodóvar son dos de los que aprecia más en su carrera, aunque "últimamente" también recuerda "con mucho placer" la película de Gracia Querejeta "Cuando vuelvas a mi lado".

Un premio como el concedido por el Festival de Cine Español de Málaga le hace feliz y le "emociona", según la actriz.

"Es una consideración hacia mí, porque soy muy mayor y pueden olvidarte, aunque es verdad que he trabajado hasta anteayer. Lo agradezco, porque te estimula, te alegra el corazón y dices: 'Existo y he existido', porque he hecho cantidad de cosas y ahí están, pero hasta yo me olvido de ellas", ha resaltado Julieta Serrano. EFE

jlp/jrr/ram