Madrid, 8 abr (EFE).- Los sindicatos CCOO y UGT han decidido llamar a la huelga al personal técnico de contratas, subcontratas y autónomos subcontratados por Telefónica-Movistar, colectivo que suma unas 15.000 personas, para protestar por su precariedad laboral.

Los trabajadores de Madrid llevan en huelga indefinida desde el pasado 28 de marzo, protesta que el sindicato AST extendió a todo el territorio nacional el 7 de abril y a la que posteriormente se sumaron CGT y Co.bas.

MCA-UGT se sumará a la protesta con dos días de huelga a la semana a partir del 15 de abril y hasta finales de mes. Si las negociaciones continúan sin avanzar, estudiarán extender la convocatoria a mayo, han explicado hoy a Efe fuentes del sindicato.

Por su parte, CCOO Industria llamará a los trabajadores a secundar 48 horas de huelga a la semana durante las tres últimas semanas de abril, lo que se traducirá en seis jornadas de paro, informaron a Efe fuentes de la central sindical.

El personal de Atento, que trabaja en un 60 % en los departamentos de telemarkéting de Telefónica-Movistar está también llamado a realizar paros desde el 8 de abril por CGT, STC, CSI-F y CIG.

El día antes de que la huelga adquiriera carácter estatal, Telefónica informó de que había comunicado a las empresas afectadas la prórroga por tres años de los contratos en vigor, valorados en unos 500 millones de euros anuales, sin hacer una licitación.

Con dicha prórroga, informaron entonces fuentes de Telefónica, la compañía expresaba su compromiso con sus contratas, "aliadas clave" para continuar con el despliegue de fibra óptica hasta el hogar, y evitaba que el sector "entre en una espiral de competencia en precio que acabaría por precarizar la actividad y pondría en jaque la estabilidad de una industria".

Según los sindicatos, Telefónica-Movistar y sus contratas (Abentel, Cotronic, Cobra, Comfica o Elecnor) apuestan desde hace años por una estrategia de substitución de la plantilla fija "por cadenas de subcontratación en la que cada nuevo eslabón sufre condiciones más precarias que el anterior".

Al final de la cadena se encuentra un número cada vez mayor de autónomos a los que las propias contratas y subcontratas alquilan herramientas y vehículos, y quienes, contratados por 2 o 4 horas diarias, se ven obligados a trabajar hasta 12 horas cada día "todos los días de la semana para poder llegar a cobrar 800 euros netos", añaden.

El desencadenante del conflicto ha sido la nueva reducción por parte de Telefónica-Movistar del precio de los servicios que le prestan las contratas a la multinacional, según AST. EFE