Vitoria, 5 mar (EFE).- El presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, Miguel Roca, ha advertido hoy de que la crisis económica ha provocado un aumento de pacientes depresivos, ansiosos y consumidores de alcohol, principalmente entre los desempleados.

Esta circunstancia, unida a la reducción de los servicios asistenciales y los "recortes" en la sanidad pública española, y a la "falta de paridad" de las enfermedades mentales con otro tipo de patologías médicas, está afectando a la atención de este tipo de pacientes, ha denunciado este psiquiatra.

Roca ha explicado durante una rueda de prensa los temas que entre ayer y el próximo sábado están abordando estos profesionales en el XXIII Curso de Actualización en Psiquiatría que se celebra en Vitoria.

Ha defendido que los recursos de atención primaria para este tipo de trastornos tengan una "especial atención" en el sistema público sanitario y ha reclamado que se impulsen los sistemas de detección precoz de estas enfermedades, que son "muy sencillos", acompañados de protocolos en la atención primaria porque la prevención en este tipo de patologías es "claramente eficaz".

En la misma línea se ha expresado el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, Miquel Bernardo, quien ha destacado la importancia de la detección precoz de los cuadros esquizofrénicos, una enfermedad que afecta a medio millón de españoles.

Ha dicho que en la actualidad se ha abierto una "nueva puerta a la esperanza" en el tratamiento de la esquizofrenia al desarrollarse nuevas terapias y fármacos, que aunque de momento no logran vencer a la enfermedad sí que acotan sus síntomas, aunque el problema es que esas técnicas lleguen a todos los pacientes.

Por ello, Bernardo ha explicado que con la inversión adecuada se pueden desarrollar diagnósticos precoces, incluso antes de que la esquizofrenia se manifieste, para que estos pacientes puedan tener una calidad de vida "satisfactoria".

Ha hablado también de la necesidad de minimizar el "estigma social" de las enfermedades mentales e incluso ha señalado que en el ámbito de la psiquiatría se está proponiendo un cambio de nombre de la esquizofrenia, que actualmente es considerada como "crónica, incurable y devastadora".

Bernardo ha reconocido que estos tratamientos precoces y las nuevas técnicas pueden suponer un desembolso inversor grande, aunque a la larga los costes sanitarios disminuirían.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, Miguel Gutiérrez, ha alertado de que la enfermedad mental conlleve un estigma social importante para los afectados y también para los psiquiatras, que tienen "peor" consideración que profesionales de otro tipo de especialidades médicas.

"Queremos que se termine con esa psicofobia", ha reivindicado Gutiérrez. EFE