Concha Barrigós.

Madrid, 9 feb (EFE).- Dora Nakou, una bióloga griega, y Pedro Izquierdo, un ingeniero técnico industrial español, se conocieron en Salzburgo y decidieron volcarse en su sueño: dedicarse a la guitarra clásica. Son NoiZ y acaban de editar su primer disco, "Dos", una suma de carácter e intimismo, como ellos mismos.

"La industria de la música clásica es complicada y bastante difícil, pero hemos logrado vivir de nuestros conciertos, que compaginamos con la docencia", explican a EFE Izquierdo y Nakou.

Se conocieron en 2007 en la prueba de acceso a la Universidad Mozarteum de Salzburgo para cursar estudios de máster en guitarra clásica y pronto supieron que su forma de entender la música "encajaba". "Luego vino el amor", se ríen, y su traslado a Berlín.

Izquierdo (Cartagena, 1983) es también hijo de ingeniero, "así que nada de tradición familiar en la guitarra, pero explica los estudios", bromea de nuevo.

Viajó a Suiza para unas prácticas de su ingeniería en electricidad cuando decidió que no quería "cumplir 40 años" sin haber intentando vivir de la música, una pasión que comenzó a desarrollar con solo 10 años y que ya con 15 le llevó a debutar con orquesta.

Estudió en los conservatorios de Almansa y Valencia y en el conservatorio superior de Valencia, donde obtuvo premio extraordinario fin de carrera (2007) por unanimidad.

Becado por la Junta de Castilla-La Mancha para realizar el máster en el Mozarteum, a su término continuó sus estudios en la Hochschule für Musik "Franz Liszt" de Weimar (Alemania), con una beca de la Diputación de Albacete.

Nakou (Salónica, 1983) nunca ha llegado a ejercer como bióloga, una carrera que estudió para complacer a sus padres, porque era "obligado" tener "unos estudios", y "por amor a la ciencia".

Ella ansiaba estudiar violín como actividad extraescolar pero le "sugirieron" que fuera la guitarra. Empezó con 10 años y aquel curso "fue muy aburrido" pero al siguiente conoció a su profesora "de toda la vida", Loucia Samourkas, y se enamoró de la que es ya su inseparable compañera de seis cuerdas.

Se graduó en 2004 en el conservatorio, también con el premio fin de carrera, obtuvo en el Mozarteum el Bachelor of Arts (2008) y el Master of Arts (2010) con las más altas calificaciones, y continuó estudios junto a Izquierdo en la Hochschule für Musik "Franz Liszt".

Cuando Nakou e Izquierdo se conocieron solo hablaban en inglés -ahora ella habla perfectamente castellano- y combinaban los ensayos con almuerzos viendo una serie americana en la que pronunciaban el nombre de "Loise" de forma "muy graciosa", es decir, con la "s" muy sonora, como la "z" inglesa.

"Si algún pasaje se atascaba en los ensayos y no funcionaba, nos decíamos para 'chinchar' al otro y arreglarlo: '¿puedes, por favor, solucionar ese ruido?' ('Can you please fix that noise?')", pronunciando "noiz", con la "s" como la "z" de la serie", y así se quedó", rememoran.

"Dos", publicado por la alemana KSG, es, en realidad, su segundo disco, pero el primero que sale al mercado, porque el de su estreno -"Portraits"- fue un proyecto para la Mozarteum del que no pueden hacer uso.

Las piezas del disco las eligieron porque como "casi el cien por cien" de sus actuaciones son "para el público en general", y han "aprendido" que es "más agradecido" un recital "variado".

Domenico Scarlatti, Antoine de L'hoyer, Mario Castelnuovo-Tedesco, Agustín Castilla-Ávila, Isaac Albéniz y Egberto Gismonti fueron los compositores elegidos, con composiciones originales y transcripciones propias, y con los que hacen un viaje desde el barroco hasta la música más actual.

La pareja, que debutó como NoiZ en 2009, asegura que discuten mucho en los ensayos pero que siempre prevalece lo mucho que tienen en común y que la personalidad abierta y a la vez "tímida" de él se refleja en su forma de tocar como sucede con la sensibilidad y "carácter" de ella.

"Todos somos artísticamente como somos en la vida. Cuando alguien es abierto y deja ver lo que es, pasa a su forma de interpretar", afirma Nakou, convencida, como Izquierdo, de que son "unos absolutos privilegiados" por vivir de su vocación. EFE