Madrid, 9 dic (EFE).- La pasión por los libros, la educación y la cultura ha sido el eje sobre el que el filósofo Emilio Lledó ha charlado hoy en la XVIII edición del Premio Antonio de Sancha, de la Asociación de Editores de Madrid, que ha recibido de manos del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

"Comprendo que la economía es fundamental, pero me parece que lo que realmente hace a un país, lo que crea seres humanos, lo que nos alumbra y nos induce a superarnos es eso que se llama la cultura", ha dicho en su discurso hoy en la Casa del Lector de Madrid el filósofo, profesor y escritor Emilio Lledó.

El también ganador del Nacional de las Letras en 2014, ha confesado que se siente "abrumado" por recibir tantos reconocimientos en poco tiempo, pero, al mismo tiempo, ha manifestado su satisfacción porque este premio le ha dado la oportunidad de conocer la figura de Antonio de Sancha, pionero de la edición en España en el siglo XVIII.

Lledó ha alabado el poder de los libros como receta contra el olvido e instrumento de la libertad y la memoria para rescatar figuras como la de De Sancha: "La cultura de nuestro país, y no quiero caer en un tópico, es tan poderosa..., pero está llena de lagunas, de memorias y de olvidos".

Por ello, ha animado a estimular y "mimar" la educación de los más jóvenes, desde el "primer balbuceo", y a contagiarles la pasión por la lectura y por todo lo que uno hace como primer paso hacia el enriquecimiento y la cultura. "Somos lo que pensamos: somos lenguaje", ha asegurado.

Por su parte, José Ignacio Wert ha subrayado la importancia de la labor de los editores, que es "acoger la palabra de todos" a través de libros, que son los "testigos" de un tiempo "pasado que llega" al presente "a través de la escritura".

Asimismo, aunque ha afirmado que el mundo de la edición afronta un escenario con "retos y encrucijadas de gran envergadura", ha dicho también que "continúa siendo el puente cultural fundamental del escritor con el público".

Del galardonado, Wert ha subrayado su figura como "creador de cultura", su "profusa labor divulgativa" con más de 300 obras, su "impulso vital y filosófico" y su recorrido intelectual por los "ámbitos de la memoria, de la educación y de la amistad".

El acto ha comenzado con la intervención de la presidenta de la Asociación de Editores de Madrid, Rosalinda Díaz, que ha explicado que el sector vive "una crisis general y particular por la violación de la propiedad intelectual".

Del mismo modo, ha dicho que recientemente se han dado "indudables pasos positivos", pero que son "insuficientes", y ha pedido "medidas rápidas de bloqueo" de sitios con contenidos piratas, más recursos materiales para la Comisión de Propiedad Intelectual y que los usuarios que "descarguen de forma masiva contenidos sin pagar" sean "objeto de reproche social y legal".

A Lledó, Díaz le ha descrito como un "filósofo que ama el lenguaje" y que "ama los libros", así como uno de "los profesores más queridos y admirados que ha dado la filosofía española en los últimos cincuenta años".

El acto ha concluido con un diálogo entre el premiado con el periodista Juan Cruz y el director de la Casa del Lector, César Antonio Molina, en el que Lledó ha repetido que su asombro y curiosidad constantes son un método contra el aburrimiento.

"Yo vivo entre mis libros", ha dicho el filósofo, quien ha descrito su biblioteca como "la historia de su vida" y que ha insistido una vez más en la importancia de la educación: "La educación es un proceso de amor, de amor a las letras, de amor a las palabras. Lo he dicho tantas veces...". EFE