Javier Roibás Veiga

Río de Janeiro, 21 oct (EFE).- Un ingeniero brasileño ha diseñado una máquina capaz de generar 5.000 litros de agua potable al día a través de un proceso de condensación de alta eficiencia que logra captar el agua presente en la humedad del aire y la somete a un proceso de potabilización para el consumo humano.

El brasileño Pedro Ricardo Paulino es el impulsor del proyecto "Wateair", un juego de palabras entre las palabras inglesas "water" (agua) y "air" (aire), y desde 2010 ha vendido 200 unidades de sus máquinas, que últimamente han cobrado protagonismo debido a la crisis hídrica que vive el estado brasileño de Sao Paulo.

"Todo lo que necesita la máquina para funcionar es una fuente de energía eléctrica y una humedad del aire superior al 10 % (recomendación mínima de la Organización Mundial de la Salud, OMS)", explicó Paulino en entrevista a Efe.

Según el ingeniero, esta tecnología absorbe la humedad presente en el aire gracias a un "equipamiento de alta eficacia"; condensa y filtra el agua y, en el último paso, el líquido pasa por un proceso de potabilización en el que se le añade calcio, magnesio, potasio y silicio.

"Da igual que el ambiente esté contaminado ya que en el vapor de agua no quedan partículas sólidas", agregó el ingeniero, que aseguró haber invertido cerca de un millón de dólares de su propio bolsillo en los últimos cuatro años para desarrollar la máquina.

El invento del brasileño es ofrecido en dos versiones: una capaz de generar 15 litros al día, la cual tiene el tamaño de las típicas máquinas de filtración agua de las oficinas, y la que es capaz de generar 5.000 litros de agua por jornada, cuyo volumen se compara con el contenedor de un avión.

"Los clientes antes eran escuelas o personas que necesitaban agua potable en menor cantidad. Ahora vendemos nuestras máquinas a restaurantes, farmacéuticas... una gran variedad de clientes", señaló.

Según las estimaciones de la ONU cada ser humano necesita unos 3,3 metros cúbicos de agua al mes para cubrir sus necesidades de consumo e higiene, lo cual da una media de unos 110 litros de agua por persona y día.

La versión más básica de la máquina tiene un precio de 7.000 reales (unos 3.181 dólares) y la más grande 350.000 reales (poco menos de 160.000 dólares), dijo a Efe Paulino.

"Uno de nuestros retos es lograr reducir los costes. Para ello estamos trabajando en mejorar la eficiencia de nuestros equipamientos y la eficiencia energética. Otro problema que tenemos es la importación de los componentes, tenemos que traerlos de 8 países diferentes y eso también repercute en el precio", subrayó.

Según los cálculos de Paulino, el precio de la obtención de un litro de agua con su máquina se sitúa en 0,17 reales (unos 8 céntimos de dólar). Este precio supone que producir un metro cúbico de agua con la máquina cuesta 170 reales (uno 77 dólares) mientras que la compañía que realiza el suministro de agua en Sao Paulo ofrece ese mismo volumen por 7,25 reales (sobre 3,3 dólares).

De acuerdo con la edición 2014 del Informe de Riesgos del Foro Económico Mundial, el agua representa el tercer mayor problema del planeta después de la crisis fiscal en las principales economías mundiales y de los altos niveles estructurales de desempleo y subempleo a nivel global.

Según un estudio presentado este año por Naciones Unidas sobre los recursos hídricos en el mundo, unos 768 millones de personas no tienen acceso a una fuente mejorada de suministro de agua -aquella que protege apropiadamente el agua de la contaminación exterior-.

El mismo informe también prevé que la demanda mundial de agua (en términos de extracción) crecerá un 55 % para el año 2050, debido al aumento de la demanda de la producción (400 %), generación de energía térmica (140 %) y consumo doméstico (130 %) y, según las previsiones, más del 40 % de la población global vivirá en zonas con severos problemas hídricos.

Paulino asegura que su invento puede dar solución a estos problemas si se combinan con otros métodos usados en la actualidad.

El ingeniero recibió una encomienda de un país de Oriente Medio para implantar este sistema como sustituto de una turbina de desalinización de agua. La idea es usarlo como experiencia piloto para probar una versión mayor de su invento, capaz de generar "millones" de litros de agua. EFE