El Cairo, 9 oct (EFE).- Amnistía Internacional (AI) pidió hoy el fin de la represión contra los activistas de derechos humanos por parte de las autoridades de Arabia Saudí, que -según la organización- quieren silenciar cualquier crítica en el reino.

AI lanzó una campaña para denunciar que once miembros de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos (ACPRA, en sus siglas en inglés) han sido acosados, tratados como delincuentes y torturados durante su detención.

Además, cuatro de ellos se pusieron en huelga de hambre para protestar contra su procesamiento y sus malas condiciones de arresto, aunque uno ha sido alimentado a la fuerza por vía intravenosa.

Esos integrantes del grupo, uno de los pocos independientes de derechos humanos en el país, han sido encarcelados o afrontan juicios y penas de cárcel por su labor en ese terreno en los últimos tres años, según el informe divulgado.

El subdirector de AI para Oriente Medio y el norte de África, Said Bumeduha, señaló que "las autoridades saudíes han consolidado su férreo control a través de una campaña sistemática y despiadada de persecución contra activistas pacíficos en un intento por suprimir cualquier crítica al Estado" tras las revueltas de la llamada Primavera Árabe que estallaron a comienzos de 2011.

En su opinión, Riad quiere desmantelar la citada asociación y silenciar a sus miembros, entre los que destacan los defensores de derechos humanos Abdala al Hamid y Mohamed al Qahtani.

"Las condenas contra todos esos activistas detenidos deben ser anuladas y ellos deben ser puestos en libertad de inmediato y sin condiciones", insistió Bumeduha, que reclamó que se retiren los cargos contra los demás involucrados.

Dos integrantes del grupo han sido detenidos sin ir a juicio, tres están esperando un nuevo proceso, tres cumplen penas de hasta quince años de prisión y otros tres están en libertad esperando la resolución de sus casos, de acuerdo a AI.

Los activistas han afrontado cargos como los de "desobediencia al gobernante", "incitación a la opinión pública contra las autoridades" o algunos más vagos incluidos en la ley antiterrorista que, según AI, criminaliza todas las formas de disensión política.

En alusión a Estados Unidos, Budemuha señaló que los aliados de Arabia Saudí en "la guerra contra el terror" del grupo yihadista Estado Islámico en Irak y Siria deben demostrar que "los estándares internacionales de derechos humanos se aplican por igual para todos".

"Sin una condena internacional y presión concreta sobre las autoridades, Arabia Saudí continuará violando de forma flagrante la mayoría de los principios básicos de derechos humanos", agregó el responsable de la organización. EFE