(Actualiza con información de rueda de prensa)

Iguala (México), 4 oct (EFE).- Las autoridades mexicanas encontraron hoy varias fosas en el municipio de Iguala con restos humanos, en el mismo municipio donde desaparecieron 43 estudiantes hace una semana y murieron seis personas en hechos violentos.

El procurador del estado de Guerrero, Iñaki Blanco, confirmó en rueda de prensa el hallazgo de fosas clandestinas con "restos humanos en las inmediaciones de un cerro ubicado en Pueblo Viejo", en Iguala, sin dar pistas sobre el posible número de cuerpos ni si podría tratarse de los estudiantes desaparecidos.

Destacó que el lugar fue asegurado para que los expertos extraigan los restos y los trasladen al servicio médico forense, "donde serán recabadas las muestras biológicas" para elaborar los perfiles genéticos y compararlos con los de familiares de desaparecidos y "establecer su identidad a la brevedad posible".

Blanco indicó que en dichas tareas cuentan con el apoyo de la división científica de la Policía Federal y servicios periciales de la Procuraduría General de la República (PGR).

Sobre el homicidio de seis personas y la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa (dedicada a la formación de maestros) hace una semana, dijo que "existen elementos para establecer el involucramiento en los hechos de grupos de la delincuencia organizada".

En particular, señaló a la organización Guerreros Unidos, de la que "varios elementos de la Policía municipal son parte".

Por ello, "han sido detenidos un número importante de los mismos" y continúan "las investigaciones a efecto de detener a otros probables responsables", añadió el fiscal, sin precisar la cifra.

Además, indicó que varios han sido puestos a disposición de la PGR en calidad de "probables responsables".

El fin de semana pasado las autoridades estatales arrestaron a 22 policías municipales que, según pruebas periciales, abrieron fuego contra los estudiantes la noche del viernes al sábado pasado.

Según varios testigos, esa noche decenas de estudiantes fueron subidos a varias patrullas por los mismos policías que los atacaron cuando viajaban en varios autobuses privados, que habían tomado ilegalmente para regresar a sus casas tras una colecta.

En la conferencia de prensa celebrada en Chilpancingo, la capital de Guerrero, el gobernador Ángel Aguirre aseguró hoy que no descansará "hasta castigar y encarcelar a todos aquellos que tengan alguna responsabilidad en estos hechos delictivos".

Según analistas de la región, las organizaciones criminales financian las candidaturas de los presidentes municipales y cuando estos ganan las elecciones se ven obligados a entregar a esos grupos algunas posiciones dentro del Gobierno local, incluidas las policías. EFE

pmc-pem-lo/fg