Madrid, 5 jun (EFE).- El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha condenado hoy la construcción de 1.500 viviendas que Israel quiere levantar en los asentamientos en Jerusalén Este y en el resto de la Cisjordania ocupada.

Israel ha iniciado la convocatoria de una nueva licitación para la creación de estos asentamientos que, tal y como recuerda el Ministerio en un comunicado, son ilegales según el derecho internacional.

"La continuación de la colonización alrededor de Jerusalén Este podría llegar a poner en peligro la contigüidad territorial del futuro Estado palestino y con ello la viabilidad de la solución de los dos estados", advierte el comunicado.

España ha reiterado su rechazo a todo acto unilateral de cualquiera de las partes que pueda poner en peligro la paz y la seguridad entre Israel y Palestina y ha instado a ambos países a volver a las fronteras basadas en las líneas de 1967.

Del mismo modo, la Unión Europea también hacía hoy repetidos llamamientos a israelíes y palestinos a abstenerse de cualquier acción unilateral que derive en el entorpecimiento de los esfuerzos de pacificación y la viabilidad de la solución de los dos Estados (en referencia a Israel y el futuro Estado palestino).

Los palestinos advirtieron hoy de que apelarán al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General de la ONU para detener el avance de las colonias. EFE