Bilbao, 29 abr (EFE).- Karra Elejalde actor de "Ocho apellidos vascos" ha comentado hoy que el éxito de la película ha radicado en que "se les ha visto la intención" al hacerla, la de superar tópicos y "mostrar que en todos los sitios hay gente buena y mala".

Elejalde y el protagonista de la película española más taquillera, Dani Rovira, han estado hoy en Bilbao en un programa especial de la Cadena SER dedicado a "Ocho apellidos vascos", celebrado en el Palacio Euskalduna ante un auditorio de 2.000 personas.

En un tono de humor, Elejalde ha reconocido que hasta ahora sus películas eran "castañazos", y con ésta se ha dado cuenta de que hay que hacer feliz a la gente.

Dani Rovira ha contado que cuando empezó a rodar tenía un "cierto respeto, un minimiedo", hacia Karra, pero "en el minuto dos ya lo amas".

"Pasamos veinticuatro horas juntos, y el Karra tiene una pedrada más bonita en la cabeza, y no es de ahora, la piedra es del paleolítico", ha bromeado.

"He jugado mucho con Karra, tenemos el mismo código, aunque tengo una pedrada mucho más nueva", ha proseguido Rovira.

Los acentos han salido en la conversación: Karra ha reconocido que "jugaba con ventaja". "Soy de la tierra, he robado muchas expresiones de mi aita (padre) y mi tío Ramón y la tía Jesusa, que son de Gaztzaga, de lo más recóndito de Gipuzkoa. No he tenido más que acordarme de cómo hablaban", ha relatado.

En cambio, Dani Rovira hablaba con un acento, como lo ha definido Elejalde, "mezcla de euskera, navarro, riojano y aragonés, que es lo que tenía que hacer en la película".

"Nadie hubiera creído que un sevillano, aunque (Rovira) es malagueño y habla sevillano perfecto, hablara un euskera perfecto, no hubiera sido verosímil", ha destacado Elejalde.

Rovira ha confesado que ahora de vez en cuando se le escapa el deje vasco: "Cada vez que ahora hago algo que quiero que sea gracioso se me va al vasco".

El actor malagueño ha recordado que él también, como el protagonista, tuvo unos comienzos duros como monologuista: "Me han tirado hasta un servilletero, de los cuadrados, de los metálicos, me lo han tirado a la cara. Porque tuve unos pocos reflejos...". EFE