Alberto Ortiz

Madrid, 25 abr (EFE).- "Todo el mundo puede jugar" es uno de los lemas con los que Madrid Titanes, el primer club de rugby "gay inclusivo" en España, se ha presentado hoy en unión con los muchos deportistas que han hecho pública su homosexualidad recientemente.

Jason Collins, jugador de baloncesto en la NBA, Megan Rapinoe, futbolista estadounidense, o el boxeador portorriqueño Orlando Cruz son algunos de los ejemplos de deportistas que han hecho pública su homosexualidad para promover valores de solidaridad, integración e igualdad también en el deporte.

"Los Madrid Titanes han cambiado mi vida". Así ha comenzado la presentación Rafael Rodrigo, jugador del equipo, en un acto celebrado en la Dirección General de Deportes de la Comunidad de Madrid y al que han acudido representantes de la Federación de Rugby de Madrid y de la consejería de Deportes de la región.

Tras un año desde su fundación, "el único trofeo ha sido el esfuerzo" ha asegurado Víctor Granado, presidente del club, quien ha insistido en que Madrid Titanes es, simplemente, "un grupo de amigos con un objetivo común: jugar y divertirse".

Granado ha contado a los presentes cómo comenzó este grupo de amigos a pasarse el balón en el parque del Retiro y cómo un año más tarde ya posee campo y equipación propios y participará la próxima temporada en competición oficial.

Ahora son más de 50 jugadores los que defienden a través de su equipo valores como la solidaridad, la integración y el respeto. "Queremos llevar normalidad a lo que ya es normal", ha proseguido Granado, a la vez que ha asegurado que desde el club se han comprometido en la lucha contra la homofobia y el acoso escolar".

El presidente Federación Madrileña de Rugby, Jorge Pardo, ha coincidido con el jugador en afirmar durante una breve intervención que "el rugby siempre ha sido la suma de todos" ya que es un deporte en el que caben "todos los cuerpos, desde los más flacos hasta los más corpulentos".

En esta ocasión los jugadores han cambiado momentáneamente el traje por la equipación para defender que "la vida debe parecerse al rugby y no el rugby a la vida" ya que, según han explicado y a pesar de que vayan a competir profesionalmente a partir de septiembre, "esto lo hacemos para reunirnos y pasarlo bien".

"Madrid Titanes no es un equipo gay", ha matizado Rodrigo al final de la exposición, "es un equipo gay inclusivo en el que no hacemos distinción de sexo, edad u orientación sexual". Antes de irse, los jugadores se han despedido con el grito "Salud y rugby".