Valladolid, 7 abr (EFE).- Con la declaración por unanimidad de la Semana Santa de Valladolid como patrimonio cultural inmaterial de la ciudad, el Ayuntamiento de esta capital ha iniciado hoy la carrera para que este acontecimiento, con más de cinco siglos de historia, entre a formar parte del patrimonio mundial de la UNESCO.

La moción conjunta rubricada y respaldada por los tres grupos con presencia en el Ayuntamiento de Valladolid -PP, PSOE e IU- ha acordado hoy en ese sentido que se inicie el procedimiento para que se incluya la Semana Santa vallisoletana en la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO por su "singularidad, plasticidad y autenticidad".

Para ello, y de acuerdo con la Universidad de Valladolid, se diseñará un plan de actuación que incluya acuerdos con otras entidades públicas y privadas, la realización de estudios, y acciones de sensibilización y comunicación que permitan lograr el objetivo.

El Ayuntamiento solicitará el apoyo tanto del Gobierno central como del autonómico, así como del Consejo de Patrimonio Histórico y de todas las entidades ciudadanas de Valladolid.

Se trata de la primera Semana Santa de España que logró, en 1980, la declaración de Interés Turístico Internacional, "un fenómeno único, dentro de la riqueza de la Semana Santa" que se vive en España, "excepcional por sus peculiaridades artísticas, culturales y sociológicas", según se detalla en los antecedentes de la moción aprobada hoy.

El valor artístico de sus esculturas de madera policromada que cada año procesionan por Valladolid, una "colección viva del barroco castellano"; el valor cultural de una manifestación cívica en la que la imaginería, los cofrades, el público y las calles y plazas" forman parte de una representación, en una "manifestación cultural viva no fosilizada" son algunos de los argumentos planteados para pedir esa declaración.

A esos valores se añaden los sociológicos, con una asistencia masiva de los vallisoletanos, "ajena a diferencias sociales o ideológica", y de miles y miles de personas vecinos y forasteros que constituyen con su "participación sobria, la verdadera esencia" de esta Semana Santa, "expresión de toda una comunidad, haciendo de ella una fuente de riqueza materia e inmaterial de la ciudad".

"La Semana Santa de Valladolid es intemporal, es actual y ha sobrevivido a todo en sus más de cinco siglos de historia, evolucionando pero manteniendo su esencia; y lo ha hecho mediante la permanente actualización de su relato, a través de las nuevas generaciones de cofrades y participantes en sus actos, pero sin perder la tradición estética y cultural", se arguye en la moción.EFE

mr/cat