Barcelona, 7 abr (EFE).- Un 30 % de las consultas al otorrinolaringólogo se deben a episodios de vértigo, una patología muy común en mayores de 65 años, según la jefa de Otorrinolaringología (ORL) del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, Ana García Arumí.

La especialista es una de las expertas que durante es fin de semana ha participado en Barcelona en el XXVIII Simpósium de Biorregulación, Investigación y Práctica Clínica, donde los otorrinos constataron que la medicina biorreguladora se presenta como una opción para controlar el vértigo ya que no tiene los efectos secundarios de los tratamientos convencionales.

"El vértigo puede tener un diagnóstico complejo debido a sus posibles múltiples causas", explicó García Arumí durante el congreso, organizado por la Asociación para el Estudio de la Medicina Biorreguladora (Asembior).

El vértigo es una sensación subjetiva del movimiento tanto de la persona que lo sufre como de todo lo que le rodea y se calcula que una de cada cinco personas mayores de 60 años que experimenta este problema tiene dificultades para desarrollar sus actividades cotidianas, según la doctora.

"A pesar del crecimiento de la prevalencia en la población general por el aumento del grupo de edad avanzada en la pirámide poblacional, los jóvenes también lo pueden padecer y asociar cuadros de ansiedad", añadió la otorrinolaringóloga.

Las diversas causas y enfermedades que pueden originar el vértigo, "como infecciones, falta de riego sanguíneo o hipertensión, dificultan en cierta medida la detección y la elección del tratamiento más adecuado, ya que éstos deben incidir tanto en la causa como en el síntoma", según la especialista.

El manejo inicial consiste en la administración de sedantes vestibulares que retardan la compensación central del vértigo, así como antihistamínicos, según informó el doctor Javier Hernández Calvin, otorrinolaringólogo de la Clínica Quirón de Madrid y miembro de la junta directiva de Asembior.

Según este especialista, "para prevenir su recurrencia se administran diversos fármacos como diuréticos o corticoides", pero "en los últimos años se ha observado que la medicina biorreguladora permite tratarlo sin los efectos secundarios de los medicamentos habituales".

Esta opción terapéutica contiene diferentes principios activos de origen vegetal y mineral y "también ha demostrado su eficacia para controlar el vértigo sin interacciones, algo muy importante para aquellas personas que toman más tratamientos para otras patologías", afirmó Hernández Calvin.

El vértigo más común de todos es el posicional paroxístico benigno, "una alteración vestibular periférica que se manifiesta por episodios súbitos y breves de vértigo y que se relaciona con movimientos específicos de la cabeza, que además supone el 80 % de las consultas por vértigo", expuso García Arumí. EFE