Málaga, 22 mar (EFE).- El presidente de los productores españoles (FAPAE), Ramón Colom, ha pedido hoy que acabe el bloqueo administrativo que ahoga al sector y le llena de incertidumbre: "¡Vayan más deprisa, sean más diligentes, que se nos mueren las empresas!", ha advertido.

En la rueda de prensa que habitualmente ofrece la organización empresarial con motivo de la celebración del Festival de Cine Español de Málaga, el máximo responsable de los productores ha lanzado mensajes agónicos de ayuda al secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, porque el cine, dice, "no tiene quien le escriba".

"Mi antecesor, Pedro Pérez, ya informó el año pasado de la necesidad urgente de respuesta que tenemos de la administración, de las administraciones -ha puntualizado Colom-, para que las empresas puedan seguir avanzando, y así seguimos un año después".

"La Comisión Mixta está bloqueada, se extingue el antiguo sistema y las productoras no se atreven a empezar rodajes, hay mucho dinero sin pagar", se ha lamentado Colom, que también ha sido muy duro con quienes les hacen sentir "paniaguados", donde ha incluido a los tertulianos.

En ese sentido, ha declarado que por cada euro que el Estado da al cine, la industria le devuelve dos en "ivas", y ha puesto ejemplos como que "lo que le cuesta al Estado la desgravación por vivienda, 6.000 millones de euros al año, es el equivalente a más de un siglo de ayudas al audiovisual español".

"En 2013 -ha insistido-, Defensa gastó en un día todo el presupuesto anual del Ministerio de Cultura. Por eso decimos que, ya que nos dan tan poco, atiéndannos. Lo que pedimos -ha subrayado- no son limosnas, ni subvenciones, es diligencia, y que nos ayuden".

Muy gráficamente, Colom ha indicado que una película real, de seis millones de euros de presupuesto a la que se ha concedido una subvención de 1,3 millones, al empezar a rodar ya ha pagado en IVA 1,7 millones; "y se hicieron 1.600 contratos laborales, algunos de días (como los de figuración) pero los hay de seis, de nueve meses".

A los problemas ya antiguos del sector, como las exiguas ayudas fiscales, o la piratería, que nunca acaba, Colom ha sumado otro derivado del tiempo que pasa sin que se tomen decisiones: los reconocimientos de coste tardan tanto en evaluar que han cambiado las condiciones, hasta dos veces, en un año.

"Así no hay manera de avanzar, esa dilación provoca que los productores no inviertan porque nadie les garantiza que ese coste luego se lo reconozcan. Hay buenas palabras, pero...", ha dicho Colom.

Por ello, ha pedido a Lassalle que les atienda porque tienen la sensación de que el cine "no tiene quien le escriba, no tiene quien le tutele, sin esa interlocución no tenemos por dónde salir".

El proceso es tan laborioso que "como no vayan más deprisa, se nos mueren las empresas", ha dicho, y ha dado como prueba la baja de cien empresas catalanas el último año, la mitad de las que había.

Tras reconocer que "lo primero es Sanidad y la Educación", ha apuntado que aunque haya una ley que diga que hay que poner en el fondo cien millones de euros, "si no los hay, nada se puede hacer; lo que tienen que hacer es buscar dinero" y ha considerado una "buena solución" la propuesta de los productores catalanes de gravar una tasa similar al céntimo sanitario.

También es habitual que, en la rueda de prensa, se actualicen los datos de rodajes y producciones del año; hoy ha sido el responsable de los productores andaluces, Manuel Gómez Cardeña, quien ha hecho balance a marzo de 2104.

Hubo 26 rodajes comenzados en estos meses, un 18,7% menos que en el mismo periodo del año pasado, y 28 producciones terminadas, un 15,1% menos que en 2013, que hubo 33; el presupuesto medio de las películas bajó un 18%, siendo superior a cinco millones de euros en un 18 de las cintas, y la cuota de mercado fue similar a la de 2013.

En concreto, precisó Gómez Cardeña a Efe, un 10,7%, de la que un 77,4 fue por producciones americanas y un 11,3, europeas.

Destacó el éxito de la recientemente estrenada "8 apellidos vascos", con "el mejor estreno español" y más de cuatro millones de euros de recaudación.

Ese dato dio pie para resaltar la importancia del apoyo de las televisiones al cine, "si no hay promoción, no llegan", dijo Cardeña, "se estrellan en las taquillas", para agregar que "ese apoyo parece ser el camino".

"En FAPAE -agregó Colom- estamos en proceso de debate con los gobiernos y con las cadenas de televisión y somos conscientes de sus dificultades (...) Somos parejas que no quieren divorciarse, pero si no pueden o no quieren que nos lo digan. Sabemos administrarnos, pero necesitamos que nos quieran y, sobre todo, que nos escuchen". EFE

aga/cat