Santa Cruz de Tenerife, 21 dic (EFE).- El Sabadell zarandeó a un remolón y aturdido Tenerife en un encuentro de claro color visitante, puesto que no sólo mostró mucho más eficiente de cara a la portería sino que, además, se supo posicionar en todo momento mejor que su rival.

La indolente salida al terreno de juego del cuadro insular permitió que el combinado catalán aprovechase su primera aproximación para, sorprendentemente, deshacer el empate inicial, después de que Martí Crespi en el minuto cinco, casi que a placer, rematase a la red un lanzamiento de córner de Collantes.

Este temprano y desazonador tanto para la hueste insular propició en esta fase un mayor desconcierto aún en sus jugadores, todo lo contrario que en los catalanes, a los que el mismo no hizo más que reafirmarles más sólidamente sobre el terreno de juego, aunque sin llegar a intimidar a Roberto.

De esta manera, con un cuadro canario mucho más impreciso que su rival, transcurrieron los minutos en los que Aridane fue el único en rematar a puerta, pero en ambas ocasiones se topó con los guantes de Nauzet, rechazando el meta las dos tentativas.

Por parte catalana, ninguno de su delanteros puso a prueba a Roberto puesto que, pese a haberse sabido posicionar más cómodamente sobre el césped, su trabajo se limitó casi que únicamente a contener las desacertadas e impacientes acometidas locales.

En la reanudación se repitieron los mismos patrones iniciales, aunque esta vez con más perseverancia visitante, puesto que, primero Longás y poco después Hidalgo, con dos disparos lejanos, ahondaron en el naufragio tinerfeño, pero fue precisamente Hidalgo, ex jugador local, el que, poco después, le hizo zozobrar.

Una incursión en el área de Toni Lao propició un ingenuo penalti cometido por Javi Moyano al derribar al jugador catalán casi que sobre la misma línea de fondo, jugada que Hidalgo en el minuto doce, convirtió desde el punto de penalti en el segundo tanto catalán.

Otra nueva pena máxima permitió al conjunto arlequinado aumentar la ventaja, esta vez fue por un derribo de Raúl Cámara a Cristian, que su compañero Oliva se encargó de transformar.

Con esta clara ventaja y superioridad catalana transcurrió el resto del tiempo, hasta concluir un encuentro que deja al cuadro de Miguel Olmo en una zona bastante más cómoda que la de su homólogo Álvaro Cervera, al que las dudas e indecisiones han vuelto a atenazarle nuevamente.

- Ficha técnica:

0. Tenerife: Roberto; Javi Moyano, Bruno, Carlos Ruiz, Raúl Cámara; Aitor Sanz, Ricardo (Aday, min. 63), Suso, Óscar Rico (Borja, min. 46); Cristo Martín y Aridane Santana.

Entrenador: Álvaro Cervera.

3. Sabadell: Nauzet; Cristian, Martí Crespi, Kiko Oliva, Toni Lao (Joan, min. 81); Ciércoles, Hidalgo, Longás; Collantes, Gato (Sotan, min. 68) y Aníbal (Llorente, min. 77).

Entrenador: Miguel Olmo.

Goles: 0-1. Min. 5: Martí Crespi; 0-2. Min. 57: Hidalgo, de penalti; y 0-3. Min. 75: Aníbal, de penalti.

Árbitro: Jorge Figueroa Vázquez (Comité Territorial Andaluz). Amonestó a los jugadores locales Javi Moyano y Raúl Cámara.

Incidencias: Encuentro de Segunda división, correspondiente a la decimonovena jornada de Liga, disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante 8.294 espectadores, según datos oficiales del club. EFE

1010104