Ávila, 15 dic (EFE).- El nuevo presidente de la Fundación Las Edades del Hombre, Jesús García Burillo, considera que después de veinticinco años "no existe una exposición en España que mantenga ese grado de interés", una vez transcurrido este tiempo en el que la muestra de arte sacro ha celebrado dieciocho ediciones.

Días después de que el pasado 11 de diciembre los patronos de la Fundación, los once obispos de la Comunidad, eligieran a García Burillo en sustitución del obispo de Salamanca, Carlos López, el también obispo de Ávila ha reconocido en una entrevista a Efe la "responsabilidad" que supone para él asumir este cargo.

El máximo responsable de la Fundación recuerda aún su visita a la primera exposición de Las Edades del Hombre, celebrada en 1988 bajo el título "El arte en la Iglesia de Castilla y León", en la catedral de Valladolid, por la que pasaron 1.050.000 personas.

En aquel momento, reconoce que ese proyecto ideado por José Velicia y José Jiménez Lozano generaba inicialmente "dudas", aunque poco después comenzó a causar "gran admiración", tal y como lo demuestra el hecho de que las dieciocho ediciones hayan sumado cerca de once millones de visitantes.

A partir de entonces entendió que el patrimonio de la Iglesia católica de la comunidad "encerraba gran valor e interés" y que, por lo tanto, era "conveniente" utilizarlo y "exponerlo".

"Un valor así, no lo podíamos tener guardado en los templos", apunta Jesús García Burillo, quien admite que tras esa "primera impresión", se ha comprobado cómo el proyecto "ha ido cuajando y se ha ido haciendo realidad conforme las visitas iban creciendo".

La "incredulidad" inicial fue dando paso a una marca consolidada actualmente dentro y fuera de Castilla y León, ya que en la actualidad existen "entre cinco y diez solicitudes" para organizar Las Edades, no sólo en esta región, sino en otras como Extremadura, por ejemplo.

"No existe una exposición en España que mantenga ese grado de interés durante veinticinco años", ha sostenido García Burillo, quien insiste en que cada edición se convierte en "un acontecimiento de primer orden".

En este sentido, pone como ejemplo la última muestra que tuvo como escenario la localidad abulense de Arévalo (8.300 habitantes), que bajo el título de "Credo", fue vista por más de 226.000 personas, con una media diaria de 1.500 visitantes.

La demanda de diferentes localidades para acoger esta exposición pone de relieve "el gran interés" que despierta, ya que se conoce "el potencial social y económico" que supone para las zonas en las que se desarrolla.

Y todo ello, señala el presidente de la Fundación, siendo conscientes de que el espíritu con el que nació fue "fundamentalmente religioso".

Respecto al futuro, Jesús García Burillo apunta que la evolución de la fundación dependerá de lo que determinen de forma colegiada sus once patronos, si bien considera que poco a poco se van introduciendo novedades como el acercamiento a las redes sociales o la apuesta por combinar "el patrimonio histórico de la Iglesia con el arte moderno".

"La Fundación está abierta a la reflexión constante", añade en este sentido García Burillo, para quien esta nueva responsabilidad es "una carpeta más" que tiene que "abrir", junto a otras en las que figuran sus responsabilidades como obispo de Ávila y presidente de la Comisión Episcopal de Patrimonio Cultural de la Conferencia Episcopal Española. EFE

1010617

agg/jcp/ps