Berlín, 18 sep (EFE).- El crítico literario alemán, de origen polaco, Marcel Reich-Ranicki, conocido como el "Papa de la literatura alemana", murió hoy a los 93 años, informó el diario Frankfurter Allgemeine.

Reich-Ranicki fue durante varios años director de las páginas literarias del Frankfurter Allgemeine, pero su mayor influencia la logró desde el programa de televisión "El cuarteto literario".

El crítico, judío y superviviente del gheto de Varsovia, fue uno de los impulsores del éxito de escritores como el español Javier Marías o el holandés Cees Noteboom.

Los juicios de Reich Ranicki eran temidos por editores y escritores y, cuando se trataba de escritores consagrados, solían desatar grandes polémicas.

Con algunos de los grandes de la literatura alemana, como Günter Grass y Martin Walser, Reich Ranicki tuvo una relación ambigua a lo largo de su carrera.

Cuando la aparición de "El tambor de hojalata", la novela que consagró a Grass, Reich Ranicki destrozó el libro en una reseña de la que posteriormente se retractó.

Otros libros de Grass, como "Encuentro en Telge", fueron comentados elogiosamente por Reich-Ranicki.

Sin embargo, la relación entre Grass y Reich-Ranicki se rompió definitivamente cuando apareció "Es cuento largo", ante el cual el crítico reaccionó con una carta abierta publicada en la revista Der Spiegel en la que calificaba la novela de "ilegible" y acusaba a Grass de minimizar la represión en la extinta RDA.

Lo que más polémica desató en esa ocasión fue la portada de Der Spiegel en la que aparecía Reich-Ranicki con cara de ira y partiendo en dos el libro de Grass.

Las críticas a la obra de Martin Walser, por su parte, afectaron tanto a este escritor que terminaron llevándolo a escribir una novela en clave, "La muerte de un crítico", en la que se imaginaba el asesinato de un personaje claramente identificable como Reich-Ranicki.

Ya consagrado como crítico literario, Reich Ranicki escribió su autobiografía, "Mi vida", que terminó convirtiéndose en un "bestseller". EFE