Madrid, 7 sep (EFE).- La tristeza que invadía a sus hijas, Olympia y Gala, tras su separación matrimonial hizo que en la cabeza de Estefanía Salazar apareciese "Talía y la llave de oro", un cuento alentador pensado para ayudar a superar la incomprensión y la aflicción de los niños ante la separación de sus padres.

Asesorada por psicólogos, pediatras, pedagogos y educadores infantiles, la autora, crítica de arte, cuenta, en "Carta al lector", con la que inicia la obra, que su propósito ha sido "escribir lo que los hijos, en estas circunstancias, necesitan oír, por encima de aquello que los padres separados deseamos contar".

"Los niños necesitan verse reflejados en sus cuentos para escuchar el mensaje y poner en práctica la lección aprendida", según Estefanía Salazar, quien considera que las lecturas clásicas "no muestran la auténtica realidad de los príncipes y princesas del siglo XXI: su indefensión ante el dragón del desamor de los padres".

La autora anima a los lectores a rescatar "a estos príncipes y princesas de ese horrible dragón, no mediante una espada, sino con una bonita historia, aunque el cuento que quisiéramos contarles fuera otro muy distinto".

"Talía y la llave de oro" está dirigido a niños de entre 3 y 6 años y tiene como protagonista a dos parejas de hermanos, Lala y Lili y David y Rafa, hijos de padres separados, a quienes se les aparece la musa Talia y les regala una llave de oro (que incluye el cuento, realizada en la Misión del Padre Ángel Olarán, en Etiopía), que ayudará a los pequeños a llegar a un lugar de paz y seguridad dentro de ellos mismos.

En su recorrido con Talía, los niños viajarán por los bosques Dulce y Salado, repletos de chuches, y por el Corazón de la Ciudad, y tendrán que utilizar su llave de oro para abrir Armonía, un lugar de relax para todos los sentidos, y también para llegar al sol, Emocionarium, en el que hay cajas transparentes con corazones rojos -también reales en el libro-, que guardan emociones.

Tras esta historia, mezcla de realidad y fantasía, se esconden tres objetivos: que los hijos se sientan queridos, reforzar su autoestima y darles herramientas para superar la tristeza.

El libro, que incluye una muñeca de trapo -la musa Talía-, se ha editado en español y en inglés, con la idea de venderlo en internet y darle una proyección internacional, pero también se ha editado en formato digital para ser descargado como libro electrónico, además de producirse una versión de audio-libro para invidentes.

"Talía y la llave de oro", en el que colabora la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil, será presentado el próximo lunes en el auditorio de Casa de Vacas del Retiro madrileño, al que asistirán, además de su autora y su ilustradora, Xisca Solera, un representante del Área de Gobierno, Familia y Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Madrid.

El cuento, según su creadora, "no pretende hacer milagros", ya que la estabilidad emocional tras un divorcio "es un largo camino a recorrer entre padres e hijos", aunque puede arrojar "algo de magia" en ese trayecto y ayudar a que los niños, desde pequeños, aprendan a interiorizar y resolver los problemas que, irremediablemente, se encontrarán a lo largo de toda su vida. EFE