Río de Janeiro, 22 ago (EFE).- Los 4.000 médicos cubanos contratados por el Gobierno brasileño para trabajar en áreas rurales y aisladas del país tendrán una condición análoga a la esclavitud, denunció hoy uno de los principales sindicatos de galenos de Brasil.

"Los contratos de los médicos cubanos tienen características de trabajo esclavo y sólo sirven para financiar al Gobierno de Cuba", agregó la Federación Nacional de los Médicos (Fenam) en un comunicado publicado hoy en la página en internet de la entidad.

Según la federación, pese a que Brasilia pagará a La Habana unos 10.000 reales mensuales (unos 3.000 euros) por cada médico, los profesionales recibirán una ínfima parte de ese importe y tendrán sus derechos de movilización restringidos en el país sudamericano.

El presidente de la Fenam, Geraldo Ferreira, dijo que esas condiciones irregulares de trabajo son las mismas a las que fueron sometidos los cubanos enviados a otros países de América Latina.

"Según los testimonios de autoridades médicas de Bolivia y de Venezuela, esos programas han evidenciado una calidad muy dudosa de los médicos y un sistema de actuación muy cercano al de una brigada militar, en el lugar de profesionales de la salud", afirmó Ferreira.

La mayoría de las entidades representativas de los médicos han criticado el acuerdo anunciado el miércoles por el Gobierno brasileño para que este mismo año lleguen al país 4.000 médicos cubanos para trabajar en áreas pobres, en el marco de un plan de mejoras de la salud aprobado tras las masivas protestas de junio.

El Ministerio de Salud informó de que los profesionales cubanos serán distribuidos en 701 ciudades de las regiones norte y noreste del país, en las que los brasileños no han mostrado interés en trabajar.

El propio ministro de Salud de Brasil, Alexandre Padilha, admitió que desconoce cuánto dinero recibirá cada médico cubano debido a que eso depende de una decisión del Gobierno de Cuba.

Según Ferreira, además de no contar con ninguna garantía laboral en Brasil, los médicos cubanos tendrán que cumplir leyes de su país que les restringen la movilidad incluso en Brasil.

El dirigente sindical afirmó que la federación analiza la posibilidad de denunciar el contrato de cooperación entre Brasil y Cuba ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La federación exige que los médicos cubanos que trabajen en Brasil sean sometidos a los exámenes de calificación que se les pide a profesionales de otros países y a pruebas en las que demuestren que dominan el portugués.

Para el Consejo Federal de Medicina (CFM), colegio que reglamenta la actividad profesional de los médicos en Brasil, el acuerdo con Cuba tiene objetivos electorales y sólo pretende beneficiar políticamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Según el CFM, la medida es "electoral, irresponsable e irrespetuosa" por permitir el ejercicio a personas que no han sido sometidas a exámenes de calificación ni de dominio del idioma, y viola "los derechos individuales, humanos, del trabajador, así como expone la salud de la población a situaciones de riesgo".

En respuesta a las protestas que sacudieron Brasil en junio pasado, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció un programa para incorporar médicos extranjeros a la sanidad pública, sobre todo en las zonas más remotas y pobres del país.

Según datos oficiales, Brasil tiene actualmente 1,8 médicos por cada 1.000 habitantes, una tasa muy baja en relación con otros países y que llega a 3,7 en Uruguay, a 3,2 en Argentina o 4 en España. EFE