Toledo, 23 jul (EFE).- El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado que hoy la consumación del "pucherazo" que supone la aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía, por parte de las Cortes regionales, "es uno de los días más negros de la democracia". "Hoy, probablemente, es uno de los días más negros de la democracia en España y en Castilla-La Mancha", ha denunciado García-Page, quien ha comentado: "Cospedal ha consumado el pucherazo, no quiere explicar qué pasa con los pucheros, pero sí quiere hacer trampas electorales". García-Page ha hecho estas declaraciones tras la aprobación por el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha, con los votos del PP, de la proposición de ley para reformar el Estatuto de Autonomía para reducir prácticamente a la mitad el número de diputados autonómicos. Ha calificado de "increíble" la actitud del Grupo Parlamentario Popular que "miente en todo, incluso a la hora de comprometerse con la oposición para discutir" y ha mantenido que "tiene miedo" al no posibilitar que haya representantes socialistas para defender la posición en el Congreso de los Diputados. "Hoy, Cospedal no quiere explicar los 200.000 euros de la basura, pero quiere tirar a la basura 200.000 votos porque tiene pánico", ha subrayado García-Page, quien ha opinado que "se acaba de aprobar la ley de Bárcenas, de la desvergüenza". A juicio de García-Page, la reforma del Estatuto de Autonomía "va a ser como el Plan Ibarretxe" por ser el único documento que se tramite en las Cortes sin grado de consenso: "que un sólo partido quiera cambiar un trozo de la Constitución Española es algo inaudito", ha enjuiciado. Ha reforzado, además, que "cuanto más se habla de financiación ilegal del PP, cuanto más de sobresueldos cobrados, menos diputados quiere en Castilla-La Mancha" y que, por ello, tendrá que explicar que planteará una ley para subir el número de diputados y que ahora, que ni siquiera "cobran", no hay razón de ahorro en el gasto. "Ahora, la única cuenta que les sale, ya que no pueden aclarar las del PP, es hacer trampas", ha recalcado García-Page, quien sobre la aprobación del Estatuto en el Congreso ha expuesto: "me gustaría pensar que el PP es un partido constitucionalista que respeta el diálogo, las normas". Según el líder socialista, "si Rajoy avala esta posición estaríamos ante la ruptura de todos los equilibrios constitucionales que ha habido desde el comienzo de la transición". EFE