una de las porudcciones más vistas en NEtflix

'La Casa de Papel': Cómo se gana un Emmy y otros secretos de la exitosa serie española

La VI edición del Festival MiM Series ha dedicado una mesa redonda a la creación de Álex Pina, que ha situado a España en el disputado panorama internacional de la ficción televisiva

Foto: Sonia Martínez y Esther Martínez-Lobato flanquean a Álex Pina, que sostiene el Emmy Internacional a la mejor serie dramática. (Reuters)
Sonia Martínez y Esther Martínez-Lobato flanquean a Álex Pina, que sostiene el Emmy Internacional a la mejor serie dramática. (Reuters)

La trascendencia y el éxito de ‘La Casa de Papel’ no se mide solo por los rankings de visionado de Netflix, su audiencia tradicional o un histórico triunfo en los Emmys internacionales. También es un buen indicativo de ello que un profesor español de Rabat tenga su propia teoría política de la serie, que una señora de Holanda quiera casarse en la finca de Toledo del Profesor o que los hinchas del Galatasaray dedicasen el jueves su último “tifo” a la producción de Atresmedia.

Para hablar de todo ello, la sexta edición del Festival MiM Series ha dedicado una de sus mesas redondas a la producción que ha situado a España en el disputado panorama internacional de la ficción televisiva. Con la pregunta “¿Cómo se gana un Emmy?” como punto de partida, la guionista y crítica de series Isabel Vázquez moderó la charla entre Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia, Esther Martínez-Lobato, productora ejecutiva de la producción y el guionista Javier Gómez Santander.

['Justo antes de Cristo': lo nuevo de Movistar + es "MASH en un campamento romano"]

Para arrancar la cita, los tres protagonistas del encuentro rememoraron cómo recibieron la noticia de la nominación para un galardón tan importante en el ámbito televisvo como son los Emmy. Sonia Martínez reconoció que lo primero que preguntó fue si se trataba “del Emmy de verdad” o había algún otro Emmy, mientras que Gómez Santander compartió con los asistentes que se encontraba en la lectura técnica de la próxima entrega de la serie. “De repente se empezaron a iluminar teléfonos y después caras y se produjo un aplauso enorme. Fue un momento muy bonito”, explicó.

Su compañera, Esther Martínez Lobato reconoció que todos sus familiares y allegados le felicitaron por la noticia, a excepción de su madre, que parecía no darle importancia. “Le dije que esperaba que se alegrase, porque era el momento más importante de mi carrera y me contestó: “Yo es que he visto la serie y luego por las noches, como hablo mucho con Dios, se lo he estado contando y a él también le gusta”.

Una vez llegado el momento de la ceremonia Esther reconoce que le sorprendió la alegría generalizada que generó la victoria de ‘La Casa de Papel’ entre los asistentes, que por otra parte les situaban como favoritos. Sonia apunta que se sintieron como “los Paco Martínez-Soria de allí” pero apuntó que, al contrario de lo que se puede pensar, “el Hilton de Nueva York tiene cero glamour” y como cualquier mortal “esperamos una hora en la cola” para entrar.

“Lo que recuerdo de esa noche es profunda alegría, profunda emoción y divertirnos mucho” confesó Martínez. “Yo me acuerdo de ese paseo por las cocinas, pensaba que estaba en una película de Scorsese” reconoció; antes de explicar que para llegar al encuentro con los medios posterior a la entrega, había que pasar por las cocinas del hotel. “Me dije, esto no lo voy a volver a vivir en mi vida” añadió.

Del lado del ladrón

A lo largo de toda la conversación, sus protagonistas señalaron en varias ocasiones que la idea principal de la serie es entretener y divertir a la audiencia llevando el exitoso género de atracos a la pequeña pantalla. “Teníamos claro que la gente tenía que estar del lado del ladrón” apuntó Martínez, aclarando que “Álex Pina no quería ir contra nadie, ser antisistema”.

Las interpretaciones sobre el mensaje de la ficción española han sido diversas, y ha generado el recelo de algunos gobiernos y la admiración de millones de seguidores en todo el mundo. Y cada uno de ellos tiene su propia interpretación, tal y como pudo comprobar Gómez Santander durante un viaje. “El otro día estaba en Rabat hablando de la serie, en Marruecos es una locura. Un profesor español que da clase allí me dijo que veía un componente político muy marcado en la serie desde el principio, porque Moscú representaba la desindustrialización de Asturias y su hijo Denver el fracaso del mundo liberal que pasa de una economía productiva a una especulativa” recordó ante las risas de los presentes.

El mayor reto

Preguntados por el momento más difícil a la hora de dar forma al guion, Esther Martínez-Lobato admitió que lo que más les costó fue escribir las cinco primeras líneas del primer guion. “Estuvimos barajando tres voces. Primero era la del Profesor, un señor brillante que había diseñado un plan estupendo. Pero en las cinco primeras líneas del capítulo era un pedante insoportable. Nos dimos cuenta de que hacía falta que fuese imperfecto, un 'looser'. Y finalmente nos quedamos con la voz de Tokio”, explicó.

Los 10 primeros minutos de ‘Reservoir Dogs’ sirvieron para que Pina le explicase a Martínez de qué iba la serie, aunque la directora de ficción le pidió algo más concreto “para hacerse a la idea de la propuesta”. Esther señaló que la película de Tarantino les sirvió para “conectar con la posibilidad de contar cuatro tiempos narrativos a la vez, transgredir la narrativa temporal”. Y respecto a la evolución de los guiones, la productora ejecutiva reconoció que “se tarda mucho en tener las ideas y poco en escribirlas”.

Los actores de 'La casa de papel'. (Atresmedia)
Los actores de 'La casa de papel'. (Atresmedia)

Hallazgos e improvisaciones

En el proceso de escribir los capítulos que componen la serie, coinciden en señalar que buscan “ideas estimulantes y diferentes, una manera distinta de ver la vida”. “Llegamos a la escritura con el capítulo muy escrito” reconoció Gómez Santander que desveló que, aproximadamente, tardan un mes para escribir un capítulo.

A la hora de rodar, la productora ejecutiva explicó que “nos gusta empezar a rodar antes de acabar de escribir, porque ves cómo funcionan”. Esta concesión, que llevó a Martínez a pensar que “íbamos a emitir la serie en directo”, sirvió para hacer cambios en diversos personajes. Entre ellos Berlín, que “teníamos muy trabajado” reveló Gómez Santander “pero cuando vimos lo que Pedro Alfonso hizo con el personaje, que lo llevó a otro lado, a partir de ahí Berlín cambió”. Una transformación que también provocó desvelos en la directora de ficción de Atresmedia, porque a pesar de que pensó “qué David Niven tenemos en este país” también le llevó a preguntarse si “nos machacarán” por su carácter.

Otro de los “grandes hallazgos” que llegaron con el rodaje fue que “Denver y Mónica iban como un tiro después de pegarle el tiro precisamente” desveló el guionista. Gómez Santander también reveló que la escena del primer episodio en la que Nairobi, el personaje de Alba Flores, animaba a los trabajadores de las rotativas al ritmo de “chiki pum chiki pum” fue una improvisación de la actriz madrileña. “En el caso de Alba, su personaje no existía en los cuatro primeros capítulos, de hecho sale muy poco en el primero. Pero nos dimos cuenta de que nos hacía falta otra mujer, y le dimos algunas de las secuencias de Tokio para que entrase en la narración” aclaró Martinez-Lobato.

El carácter coral de la producción también provocó que “en el principio del rodaje los protagonistas pasasen muchas horas sosteniendo un fusil sin decir una línea, y nos preguntaban si ese trabajo no podía hacerlo un extra” explicó la productora ejecutiva. En lo que respecta a las historias de cada personaje, sus vidas extremas debían “servir para jugar con la emoción de la narración”, más allá del atraco.

Vivir la serie

En lo que se refiere al éxito de la producción a nivel mundial, el efecto Netflix es innegable, y como comentó Martínez “La Casa de Papel’ alcanzó la globalización, ha roto fronteras” gracias a la plataforma, aunque también recordó a los presentes los más de dos millones de espectadores que la producción reunió de media cada semana durante su emisión en Antena 3, “es una cifra muy importante”.

La presencia de la producción en el carnaval de Río, los cánticos de manifestantes argentinos o los tifos de diversos equipos de fútbol son las muestras más relevantes de la trascendencia de la serie. Menos popular es la llamada que realizó "una señorita holandesa" al departamento de comunicación de Atresmedia. “Quería celebrar su boda en la casa de Toledo del Profesor, que no es Toledo, es Torrelodones” aclaró Martínez. “También quería que estuvieran los actores en la ceremonia, y dijo que por el dinero no había problema. Ella quería celebrar su boda en la casa de Toledo, con los actores de ‘La Casa de Papel’ y vestida con el mono rojo”. “Eso es así por algo”, sentenció la directora de ficción de Atresmedia ante las risas de los presentes.

Series

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios