Es noticia
Menú
'Colegio Abbott' (Disney+), la comedia del año que reivindica la educación pública
  1. Televisión
  2. Series TV
PROFESORES EN APUROS

'Colegio Abbott' (Disney+), la comedia del año que reivindica la educación pública

Hablamos con una profesora de Estados Unidos sobre la 'sitcom' más aclamada del momento, que aborda desde el humor la falta de recursos de las escuelas públicas

Foto: Quinta Brunson, creadora y protagonista de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)
Quinta Brunson, creadora y protagonista de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)

Cuando tantos expertos televisivos se aventuran a pronosticar el final definitivo de la era de la televisión tradicional en favor de las plataformas de 'streaming', algunos productos se resisten a encajar en el relato dominante. La comedia 'Colegio Abbott', emitida en Estados Unidos a través de ABC, histórico canal en abierto, se ha convertido en la serie cómica más vista de la temporada, con cifras que su cadena no veía desde el final de 'Modern Family', en abril de 2020.

Un éxito que huele a otra época y que tiene nombre propio: Quinta Brunson. La humorista, curtida en series como 'iZombie' (disponible en Netflix) o 'A Black Lady Sketch Show' (HBO), ejerce nada más y nada menos que como creadora, guionista, productora ejecutiva y protagonista de uno de los fenómenos televisivos del año, cuya primera temporada ya está disponible al completo en Disney+. Este hito en su carrera le ha valido para que la revista 'Time' la incluya en su prestigiosa lista de los personajes más influyentes de 2022.

Foto: Logo de Netflix. (Reuters/Dado Ruvic)

Brunson interpreta a Janine, una entusiasta profesora de un humilde colegio público de barrio en Filadelfia, con un alumnado mayoritariamente afroamericano. Brunson ha revelado en diferentes entrevistas que la serie está inspirada en las anécdotas reales de su madre, que ejerció como profesora de educación primaria durante 40 años en el mismo barrio de Filadelfia donde se ambienta la serie, así como en sus propios recuerdos como alumna.

Al igual que el colegio en el que estudió su creadora, el ficticio Willard R. Abbott Elementary School está asfixiado por la falta de recursos y la dejadez de las administraciones. A pesar de las dificultades y de las constantes trabas burocráticas, Janine no pierde la ilusión y el optimismo por la enseñanza. El problema es que sus compañeros, incluida la excéntrica directora del centro, no parecen remar siempre en la misma dirección.

placeholder Elenco principal de 'Colegio Abbott'. (ABC Studios)
Elenco principal de 'Colegio Abbott'. (ABC Studios)

Heredera directa de otras comedias de situación cómo 'Parks and Recreation', 'Modern Family' o 'The Office' —cuyo director, Randall Einhorn, se pone al mando los cinco primeros episodios—, 'Colegio Abbott' también está rodada en formato falso documental, recurso audiovisual que en los países de habla inglesa se conoce como 'mockumentary'.

Un elenco que desborda carisma

El optimismo de Janine contrasta con la desidia de las dos maestras veteranas, Barbara (la estrella de musicales Sheryl Lee Ralph) y Melissa (Lisa Ann Walter), que prefieren mirar hacia otro lado ante los múltiples problemas del día a día. La serie también rescata al actor Tyler James Williams, muy querido en Estados Unidos por dar vida al personaje principal de la comedia juvenil 'Todo el mundo odia a Chris' (2005-2008), cuando todavía era un niño. En 'Colegio Abbott' se mete en la piel de Gregory, un profesor algo estirado que llega a hacer una sustitución, aunque sus ambiciones están muy por encima.

placeholder Tyler James Williams junto a Quinta Brunson en 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)
Tyler James Williams junto a Quinta Brunson en 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)

Completan el carismático reparto Chris Perfetti como Jacob, uno de los pocos compañeros de Janine que intenta contagiarse de sus buenas intenciones; William Stanford Davis como el señor Johnson, el conserje que cree en las teorías conspiranoicas de los Illuminati; y Janelle James como Ava, la corrupta directora que consiguió el puesto tras chantajear al gerente educativo del distrito.

La delicada situación de la educación pública

Aunque el tono de la ficción es claramente familiar —dejando de lado graves problemáticas como las drogas, la violencia o las armas— sí aprovecha sus 'gags' para lanzar todo tipo de pullas hacia las administraciones por las deficiencias del sistema educativo estadounidense. En el primer episodio, un alumno orina encima de la mullida alfombra en la que los alumnos se suelen echar una cabezadita. Janine, la protagonista, intenta por todos los medios que el colegio compre otra, consciente de la importancia de esa alfombra para muchos de los niños, que tienen dificultades para dormir bien en sus casas. La respuesta por parte de la dirección, como de costumbre, es una rotunda negativa.

placeholder Parte del elenco de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)
Parte del elenco de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)

A lo largo de los episodios asistimos a todo tipo de anécdotas en las que los profesores se ven obligados a extralimitarse de sus funciones: tienen que pegar a mano la foto de los presidentes del país, ya que los libros son tan antiguos que aparece la de George W. Bush; realizan todo tipo de labores de mantenimiento en las instalaciones e incluso participan en un absurdo concurso de Tik Tok para conseguir fondos para el colegio.

Loureiro, profesora en EEUU: "Estamos sometidos a mucha presión"

La española Silvia Loureiro, natural de O Porriño (Pontevedra), ejerce su labor como docente en el sistema de educación pública de Detroit (Michigan) desde hace seis años. Esta profesora de educación primaria nos confirma el gran impacto de la serie entre el colectivo de profesores y cree que refleja a la perfección la presión a la que están sometidos los docentes en el país norteamericano, situación que ha derivado en una preocupante falta de profesionales en el sector.

"La principal diferencia con el sistema educativo español es la presión a la que estamos sometidos constantemente los profesores aquí. Hay mucha presión de los padres y muchas veces no contamos con el apoyo de la administración. Nuestros alumnos se tienen que presentar tres veces al año a un test estatal y sus resultados influyen en un 45% en nuestra evaluación. Es verdad que los salarios son más altos que en España, pero las responsabilidades de un profesor aquí son infinitas. Tenemos que preparar una 'lesson plan' muy detallada de la que no podemos desviarnos ni un milímetro, en España hay mucha más libertad en ese sentido", nos cuenta en una conversación telefónica con 'EL CONFI TV'.

"Un alumno mató a tiros a varios compañeros y los padres han denunciado a los profesores"

Una responsabilidad que trasciende límites que en nuestro país serían impensables. "Hace unos meses un alumno asesinó a tiros a varios compañeros en un colegio cerca de aquí, en Oxford (Michigan), y me acabo de enterar de que los padres han denunciado a los profesores. Una de las responsabilidades de los profesores en Estados Unidos es que si notamos algo raro en un niño, o sospechamos de que algo va mal, tenemos que llamar a los servicios sociales directamente, sin pasar por la dirección del centro. Si no lo haces, estás cometiendo una negligencia", nos explica.

El guion de 'Colegio Abbott' incide en varias ocasiones en la elevada tasa de abandono de los profesores, que no aguantan la presión y deciden tirar la toalla. En uno de los 'gags' vemos como el conserje del colegio, el señor Johnson, tiene que dar clases porque nadie más está disponible para hacerlo. Silvia nos confirma la gravedad de la situación. "Hay una escasez de profesores brutal. Ahora van a permitir que personas con estudios equivalentes a la ESO en España puedan entrar a hacer sustituciones a los colegios cuando sea necesario, algo que me parece una manera de denigrar la profesión", opina.

Foto: Un estudiante pide control de armas en Isla Vista, Estados Unidos. (EFE/Michael Nelson) Opinión

Otro de los puntos más aplaudidos de la ficción es su retrato sobre la dificultad de los centros para conseguir financiación, ya que no es equitativa. "La financiación va en función del prestigio y de los resultados que consigan los niños. Además, como el colegio recibe un dinero por cada alumno, lo que hacen en muchos casos es aceptar a más alumnos porque eso les supone un dinero. Yo he llegado a tener una clase de 35 niños, un ratio muy alto para un aula de primer grado —alumnos de 6 a 7 años—. Es cierto que con el covid ha bajado el número de alumnos por clase, pero seguro que cuando todo esto pase volveremos otra vez a lo mismo", se lamenta.

placeholder Parte del elenco de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)
Parte del elenco de 'Colegio Abbot'. (ABC Studios)

Cuando la vocación puede con todo

A pesar de las adversidades, a Silvia, como a Janine, todavía le compensa seguir allí, tan lejos de sus seres queridos. "Realmente tienes que tener muchísima vocación para ser profesora aquí. Pero, por suerte, yo soy maestra de vocación y lo disfruto mucho. No todo es negativo, también tenemos muchas más oportunidades profesionales, nos pagan por hacer cursos de formación, realmente aprendes un montón sobre muchísimas cosas. Cuando hablo con amigas profesoras de España y me cuentan planes educativos que están implementando ahora, me doy cuenta de que aquí ya los trabajamos desde hace años".

Foto: Una mujer sostiene una muñeca durante una distribución de juguetes donados en Madrid. (Reuters)

La satisfacción de ayudar a niñas y niños en riesgo de exclusión social es otro de los factores más enriquecedores para ella. "Todos los niños son muy agradecidos, aquí y en todas partes, pero especialmente lo son aquellos no tienen una vida tan estructurada y que viven en barrios muy conflictivos. Recordemos que Estados Unidos es un país en el que es legal tener armas o consumir marihuana, con todo lo que ello implica. Desgraciadamente, con los años te acostumbras a ciertas situaciones, pero hay niños que te cuentan que no han podido dormir porque durante la noche escuchaban los ruidos de un tiroteo, por ejemplo. A los profesores nuevos siempre les digo que nosotros vivimos en una burbuja, pero que realmente no sabemos lo que ese niño está pasando. Hay alumnos que se crían con sus abuelos, o que solo comen lo que les damos en el colegio. Es muy gratificante ayudar a estos niños e intentar que sientan que el colegio es un lugar seguro", reflexiona.

placeholder Gregory (Tyler James Williams) junto a sus alumnos en 'Colegio Abbott'. (ABC Studios)
Gregory (Tyler James Williams) junto a sus alumnos en 'Colegio Abbott'. (ABC Studios)

La espectacular acogida de 'Colegio Abbott' —con un 98% de críticas positivas en el portal 'Rotten Tomatoes' y una más que probable lluvia de nominaciones en la próxima temporada de premios— ha sido más que suficiente para que ABC encargue una nueva tanda de episodios, que presumiblemente llegarán a nuestras pantallas en 2023. Un producto que demuestra que la comedia también puede funcionar como motor para generar debates sobre problemas serios e, incluso, agitar la conciencia social.

Cuando tantos expertos televisivos se aventuran a pronosticar el final definitivo de la era de la televisión tradicional en favor de las plataformas de 'streaming', algunos productos se resisten a encajar en el relato dominante. La comedia 'Colegio Abbott', emitida en Estados Unidos a través de ABC, histórico canal en abierto, se ha convertido en la serie cómica más vista de la temporada, con cifras que su cadena no veía desde el final de 'Modern Family', en abril de 2020.

Disney+ Profesores Colegios
El redactor recomienda