'Que viene el lobo': la sobrecogedora serie sobre un caso de supuesto maltrato infantil
  1. Televisión
  2. Series TV
INTERESANTE FICCIÓN

'Que viene el lobo': la sobrecogedora serie sobre un caso de supuesto maltrato infantil

Es un emotivo y complejo drama familiar que habla sobre la frágil línea entre los hechos denunciados y la verdad, en el que nunca sabes a quién creer

Foto: Imagen de 'Que viene el lobo'. (Movistar+)
Imagen de 'Que viene el lobo'. (Movistar+)

En un momento en el que la violencia de género, gracias al desgarrador testimonio de Rocío Carrasco en televisión, está más presente que nunca en España, la multipremiada serie danesa 'Que viene el lobo', bajo demanda en Movistar+, resulta más imprescindible y necesaria que nunca. Obra de Maja Jul Larsen, guionista de 'Borgen', aborda la grave acusación de malos tratos dentro de una familia, sembrada de dudas no solo para quienes llevan el caso sino, y lo más importante, para todos los telespectadores.

Ni en la sobrecogedora historia de Rocío Carrasco, ni en ninguna otra, hay una única verdad. Nada es blanco o negro, sino que con frecuencia, y como es natural, el relato de la víctima se ve empañado por oscuras zonas grises, provocadas por lo duro que resulta para estas mujeres recordar truculentos, dolorosos y muy concretos episodios del pasado.

Explora las consecuencias de un presunto caso de violencia doméstica en una familia

Cuando los hechos, las emociones, el sufrimiento y los sentimientos se mezclan en un cruento relato, discernir a veces qué es realidad y qué no lo es puede no ser fácil, y para la justicia y la sociedad aún menos. Esto es precisamente lo que ocurre a medida que nos adentramos en esta serie danesa, que explora las consecuencias de un presunto caso de violencia doméstica en el seno de una familia. Es un emotivo y complejo drama familiar, que narra la frágil y delgada línea roja que separa los hechos denunciados y la verdad. En 'Que viene el lobo' nunca sabes a quién creer, pues la historia cambia según quien la cuente.

placeholder Imagen de la serie danesa 'Que viene el lobo'. (Movistar+)
Imagen de la serie danesa 'Que viene el lobo'. (Movistar+)

¿Quién miente y quién no?

Holly (Flora Ofelia Hofmann Lindahl), una niña de 14 años, ha llamado la atención del profesorado del colegio en el que estudia tras escribir una redacción escolar donde expone, con detalle, el supuesto comportamiento violento de su padrastro.

El asunto se traslada a Lars Madsen (Bjarne Henriksen), un veterano trabajador social que no duda en separar provisionalmente a Holly y a su hermanastro, Theo (Noah Storm Otto), de su familia mientras se lleva a cabo una investigación. Los padres niegan las acusaciones y mantienen que la niña se ha inventado todo, en un arranque de rebeldía adolescente. ¿Quién miente entonces y quién dice la verdad?

placeholder Imagen de la serie 'Que viene el lobo'. (Movistar+)
Imagen de la serie 'Que viene el lobo'. (Movistar+)

Conforme avanza la serie, la perspectiva del espectador frente a los hechos no deja de fluctuar. Ese es el gran acierto de 'Que viene el lobo'. Estamos ante un auténtico 'thriller' psicológico envuelto en un drama social y familiar en el que dudamos de todo y de todos. De un lado, es tremendamente fácil creer y empatizar con una niña absolutamente traumatizada, callada, aterrada y con el miedo en la cara y en el cuerpo. Sin embargo, también cobra fuerza la hipótesis de que la niña mienta y que la única víctima de toda esta historia sea ese padrastro roto, destruido y abatido, como su mujer, al verse privado de sus hijos mientras investigan los hechos de los que se le acusa.

Lo único claro de todo es que ambas partes, desde su verdad, sufren por igual. 'Que viene el lobo', cargada de un desbordante realismo social, no es una serie fácil de ver. Poco a poco, además, va introduciendo nuevos elementos dramáticos que hacen que el espectador dude de la historia hasta el mismísimo final.

placeholder Imagen de 'Que viene el lobo'. (Movistar+)
Imagen de 'Que viene el lobo'. (Movistar+)

Buena culpa de esta duda constante la tiene, además de un guion lleno de giros, una magnífica dirección de actores. Impresionante el trabajo, sobre todo, de Flora Ofelia Hofman, que interpreta a Holly, un talento en bruto de solo 14 años que mantiene el miedo en el rostro durante toda la serie. El mismo buen hacer del que goza la pequeña lo tienen sus padres en la ficción, Christine Albeck Børge y Peter Plauborg. Este último, y a pesar de la grave acusación que sujeta sobre sus espaldas, consigue convencer al espectador de que es la única víctima en toda esta historia.

El redactor recomienda