'Mujer', éxito y serendipia: las claves del fenómeno revelación turco en Antena 3
  1. Televisión
  2. Series TV
ANÁLISIS

'Mujer', éxito y serendipia: las claves del fenómeno revelación turco en Antena 3

Rodrigo Mesonero, profesor de la Facultad Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad Europea y experto en Comunicación y Narrativa, analiza el fenómeno de 'Mujer'

Foto: Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)
Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

La ficción turca 'Mujer' se ha convertido en el espacio revelación del presente curso televisivo, todo un fenómeno difícil de explicar. Para arrojar algo de luz sobre su éxito, Rodrigo Mesonero, profesor de la Facultad Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad Europea y experto en Comunicación y Narrativa analiza en exclusiva para EL CONFI TV las posibles claves de su excelente rendimiento en su triple emisión semanal en Antena 3:

"¿Qué es un éxito en televisión? Normalmente se considera que un programa funciona cuando se sitúa por encima de la media de cuota de pantalla de la cadena. Si la supera ampliamente será un éxito y si roza el 20% será tratado como un fenómeno. Tal es el caso de 'Mujer', la serie turca que está revolucionando los audímetros nacionales superando ampliamente el 17% de audiencia en cada emisión. Las claves de este éxito son achacables a la calidad técnica y narrativa de la serie, pero también estoy seguro de que su éxito está relacionado con un hecho fortuito que les ocurrió a tres príncipes del sudeste asiático.

placeholder Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)
Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

Una fábula persa del S. XVIII relata un suceso afortunado que salvó la vida de los tres príncipes de la isla de Serendip. Los jóvenes fueron acusados de asaltar el camello, la carga y la mujer embarazada de un comerciante alarmado cuando estos le relataron con exactitud la naturaleza de la carga y los rasgos físicos de la mujer y el camello. Lejos de haberse cruzado con la mujer, los príncipes dedujeron toda esta información fruto de un juego de perspicacia en una zona del camino con huellas del paso. Las desiguales pisadas del suelo indicaban el paso de un camello cojo; la miel derramada, la carga: y las pequeñas marcas de zapatos, la presencia de la mujer. Su inteligencia divirtió al Emir de Kandahar durante el relato de los acontecimientos en el juicio y los tres príncipes fueron perdonados y nombrados ministros.

"El éxito de 'Mujer' tanto tiene de buen trabajo como de casualidad imprevisible"

Esta historia dio lugar al término serendipia, que se utiliza para definir aquellas soluciones que se encuentran de manera casual, igual que los príncipes se salvaron de una condena a muerte segura. Voltaire fue el primero en aplicarlo a la literatura y desde entonces se ha usado para definir hallazgos casuales en cualquier ámbito, desde la medicina al deporte.

placeholder Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)
Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

William Goldman aplicó el término al cine con su famosa frase “nadie sabe nada” con relación a los motivos del éxito comercial de una película. El éxito es fruto de la casualidad, no existen fórmulas cerradas que lo garanticen. Esta idea es aplicada constantemente en el mercado televisivo, ya sea para hablar de ficciones o cualquier otro formato.

"Mujer' entiende el género en el que transita y lo potencia con unas tramas golpeadas por la modernidad, lo onírico y el thriller"

'Mujer' es una buena serie de un país que produce y exporta cientos de telenovelas al año. El primer boom turco en España se produjo en 2017 con la visita de la superestrella de telenovelas turca, Can Yaman. El segundo ha llegado de la mano de 'Mujer'. La ficción tiene aspectos dignos de mención, pero tampoco presenta elementos que supongan un hito en el relato televisivo. Volviendo a Goldman, este éxito tanto tiene de buen trabajo como de casualidad imprevisible.

Aunque está relacionado, sería injusto atribuir exclusivamente el éxito de 'Mujer' a la serendipia. La producción otomana cuenta con una factura técnica y narrativa excelentes. Entiende el género en el que transita y lo potencia con unas tramas golpeadas por la modernidad, lo onírico y el thriller. Sabe adaptarse a los gustos globales de una audiencia más abierta y multicultural que nunca y tan sedienta de historias pasionales como siempre.

placeholder Dos de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)
Dos de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

'Mujer' es moderna porque toma los elementos de la telenovela tradicional y los actualiza buscando mayor realismo e interés. Lejos queda la representación de la joven huérfana, naif y virginal de los culebrones de los 80-90. Bahar es una mujer fuerte, inteligente e independiente. Pero también es dulce y víctima de las circunstancias que le llevan a perder el amor de su vida y tener que criar sola a sus hijos. La serie compone el relato de una mujer que busca la estabilidad en un mundo hostil.

No deja atrás los elementos tradicionales que enganchan a la audiencia con tramas de amor, misterio y venganza. Temas universales que fácilmente identifican a la audiencia. La producción, más cinematográfica que televisiva, aporta un empaque estético que dota a la serie de una solidez más cercana a las producciones dramáticas “serias” que los culebrones de escaso presupuesto.

Foto: Protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

A los aspectos narrativos y casuales hay que añadir el éxito internacional que precedía a la serie antes de su estreno en España. Antena 3 ha sabido crear 'hype' con una campaña de promos que ponían el acento en el éxito que 'Mujer' ha tenido en más de 65 países. El efecto del boca a boca, o 'word of mouth', como dicen los modernos, alimenta la curiosidad e interés del espectador. ¡Si ha funcionado hasta en Estados Unidos! Cómo no vamos a ver de qué trata.

placeholder Sarp, con su mujer Bahar. (Atresmedia)
Sarp, con su mujer Bahar. (Atresmedia)

He de reconocer que 'Mujer' no me engancha. La eternidad del desarrollo dramático con capítulos de más de dos horas convierten su visionado en una inversión de tiempo que, a veces, parece detenerse. Este ritmo, quizás más lento que el de la telenovela tradicional, responde a un estilo narrativo que huye de los golpes de efecto continuos y escenas fragmentadas hasta convertir cualquier gesto en un 'cliffhanger'. La búsqueda del realismo hace que los conflictos se tengan que desarrollar con mayor recorrido y profundidad por lo que exige de un espectador altamente comprometido con el contenido. Los números demuestran que la serie tiene mucho camino por andar.

Las casualidades existen, pero, como les pasó a los príncipes de Serendip, sin talento serán más difíciles de aprovechar. 'Mujer' triunfa como podía haberlo hecho cualquier otra serie de entre los cientos de producciones turcas, pero nunca hubiera triunfado sin contar una historia vibrante, de actualidad e impecable factura estética".

Mujer Antena 3
El redactor recomienda