El éxito de 'Mujer', a análisis: poder blanco, 'women stories' y disglosia audiovisual
  1. Televisión
  2. Series TV
ANALÍSIS

El éxito de 'Mujer', a análisis: poder blanco, 'women stories' y disglosia audiovisual

Luis Deltell, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, cineasta y experto en comunicación audiovisual, desgrana las claves detrás del fenómeno turco de Antena 3

Foto: El éxito de 'Mujer', a análisis: poder blanco, 'women stories' y disglosia audiovisual
El éxito de 'Mujer', a análisis: poder blanco, 'women stories' y disglosia audiovisual

'Mujer' se ha convertido en la gran serie revelación de la temporada en Antena 3. La ficción turca llegó este verano con éxito al 'prime time' del canal, y desde entonces no ha hecho otra cosa que ganar adeptos semana tras semanas hasta superar ya los dos millones de fieles en su triple noche de emisión.

Para desgranar las claves detrás de este fenómeno, desde EL CONFI TV contamos con el análisis de Luis Deltell, cineasta, experto en comunicación audiovisual y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, que apunta al "poder blanco" y las 'women stories' como dos de los pilares sobre los que sustenta su éxito, aunque no se olvida de mencionar la siempre controvertida disglosia audiovisual que también se produce en esta apuesta.

La protagonista de 'Mujer'. (Antena 3)
La protagonista de 'Mujer'. (Antena 3)

El auge de Corea del Sur y Turquía

"Desde hace un par de años, el panorama audiovisual -y musical- se ha modificado significativamente. Dos países que tradicionalmente se consideraban 'periféricos', término muy discutido por su carácter neocolonial, desde ciertos ámbitos geopolíticos han logrado imponerse en el mercado global: Corea del Sur y Turquía.

El primero de ellos, Corea del Sur, ha extendido su producción musical y audiovisual por el mundo. Las series surcoreanas se han impuesto paulatinamente, pero en un período de tiempo relativamente corto, por Asia —empezando por China— y, poco a poco, se han extendido por Latinoamérica, África, Europa y EE.UU. A esta «onda», u «ola», se la denominó Hallyu. Del mismo modo, Turquía ha logrado imponerse en el mercado global con sus series televisivas. En el caso de las series de Estambul, el camino ha sido un poco distinto, ya que su primer mercado fueron los países árabes y africanos para después extenderse por Asia y Latinoamérica. El resultado, sin embargo, es prácticamente el mismo: productos audiovisuales globales y consumidos en todo el planeta.

La protagonista de 'Mujer'. (Antena 3)
La protagonista de 'Mujer'. (Antena 3)

El "poder blanco" y las "women stories"

Esta estrategia no solo se rige por aciertos artísticos y económicos, sino también por una excelente propuesta del denominado 'poder blando'. Según Joseph Nye (1990), el 'poder blando' permite a los estados mejorar su posición mundial por medio del prestigio de su producción cultural, apartado en el que incluye el entretenimiento audiovisual. Así, tanto Corea del Sur como ahora Turquía han apoyado estas industrias muy conscientes del impacto global que les brindan. Turquía se ha transformado en un referente cultural no solo en los países en los que tradicionalmente ejercía su influencia —como la cuenca mediterránea de África—, sino incluso en Latinoamérica o Europa.

Foto: Una de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

La construcción de las series turcas imita modelos internacionales. Presentan un esquema en apariencia sencillo que se basa en una mixtura de ideas melodramáticas y pequeñas píldoras de escenas cómicas. En cada una de las ficciones se recurre a un protagonista, en muchas ocasiones mujeres, que debe superar una infinidad de retos y dificultades. Este modelo está inspirado en el 'women stories' del cine clásico de Hollywood, pero con un matiz fundamental que cambia completamente su significado: el papel de la mujer, que no asume la situación en la que vive y lucha para cambiarla a partir de sus reivindicaciones, intentando salvar constantes vicisitudes.

Dos de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)
Dos de las protagonistas de 'Mujer'. (Antena 3)

La disglosia audiovisual

Un último aspecto interesante es que las series turcas, como le ocurrió al cine egipcio de más difusión internacional en su momento, parecen no reflejar la realidad de una gran parte del país. Surge así lo que podríamos denominar una especie de «diglosia audiovisual» entre la sociedad reflejada en las series, que muestran un mundo más cosmopolita, liberal y aconfesional, frente a la mayoría de la población de los países en los que se producen las obras".

Mujer Antena 3
El redactor recomienda