Por qué la serie 'Valeria' es tan diferente al libro: su creadora explica los criticados cambios
  1. Televisión
  2. Series TV
ENTREVISTA EXCLUSIVA

Por qué la serie 'Valeria' es tan diferente al libro: su creadora explica los criticados cambios

María López Castaño, productora ejecutiva y guionista de la serie de Netflix, justifica las principales diferencias entre ambos productos

Foto: 'Valeria'. (Netflix)
'Valeria'. (Netflix)

'Valeria' se ha convertido en el último fenómeno de Netflix en nuestro país. La última producción española de la plataforma de 'streaming' copa el 'ranking' de sus ficciones más vistas en nuestro territorio desde el día de su estreno, un interés que parte, en cierto modo, del éxito de las novelas de Elísabet Benavent en las que se basa.

Precisamente por este precedente vienen buena parte del revuelo generado en las redes sociales en torno a la serie, con numerosos fans de los libros poniendo el grito en el cielo ante las notorias diferencias entre ambos productos. A estas críticas quiere dar respuesta María López Castaño, creadora, productora ejecutiva y guionista de 'Valeria' en exclusiva para EL CONFI TV.

Castaño, creadora de 'Valeria': "Era complicado hacer algo 100% fiel porque creo que los personajes se han quedado un poco obsoletos"

"Mi objetivo con esta serie era abarcar mucho más allá de las novelas, porque el público al que va dirigido en Netflix es infinitamente mayor al que conoce las novelas. De ahí surge un poco la idea de diferenciarnos respecto a los libros", comienza explicando María, consciente de que "los fans de los libros esperaban algo mucho más cercano".

El diseño de los personajes es el pilar fundamental sobre el que construir toda ficción, y en el caso de 'Valeria' sus responsables tuvieron claro desde el inicio la necesidad de actualizarlos en su salto a la pantalla: "Era complicado hacer algo 100% fiel porque creo que los personajes se han quedado un poco obsoletos. Nuestra idea era hacer una ficción muy pegada a la realidad, sobre todo basándonos en el naturalismo de los diálogos, y por eso esos personajes nos pedían un rediseño, tanto de su propia biografía como de las tramas. Los personajes pueden haber funcionado muy bien en la novela en su momento, pero pedían un rediseño para funcionar también en la actualidad".

Nerea, en 'Valeria'. (Netflix)
Nerea, en 'Valeria'. (Netflix)

Nerea, un personaje completamente nuevo

Probablemente el aspecto más cuestionado es la redefinición del personaje de Nerea, que poco o nada tiene que ver con el de los libros: "Cuando leí las novelas me gustó el tono erótico, algo que se quería mantener en la serie, un aspecto que pasaba por tener muchas conversaciones en torno al sexo y muchas escenas sexuales. En ese sentido a mí me parecía inconcebible que los cuatro personajes femeninos fueran heterosexuales, y por eso ahí había que hacer un cambio importante", comienza respondiendo su guionista sobre este aspecto fundamental.

"Decidimos que fuese el personaje de Nerea, y sus conflictos y motivaciones arrancaron desde ese punto de partida. Yo no compararía el personaje de la serie con el de las novelas porque son completamente diferentes. Tienen el mismo nombre, sí, pero no tienen mucho que ver", sentencia López Castaño.

"Todos estos cambios siempre están justificados de cara a poder abordar temas actuales que me parecía muy interesante tratar en la serie"

Cuando haces una adaptación, lo que funciona en papel no tiene porque funcionar necesariamente en pantalla, algo que también pesó mucho en este significativo cambio: "En una serie los personajes tienen que estar mucho más definidos desde el principio. En las novelas puedes invertir muchas páginas para describir a un personaje, pero en televisión esa presentación se tiene que hacer en 30 segundos. Para construir mejor a los personajes optamos por empezar de cero con Nerea, hacer un personaje nuevo y bien definido, que no se quedase a medio camino entre el de la novela y el de la serie".

"Todos estos cambios siempre están justificados de cara a poder abordar temas actuales que me parecía muy interesante tratar en la serie, principalmente con el casting femenino. Hubiera sido un poco irreal, después de todo el movimiento del #MeToo y el feminismo, no haber abordado ciertas cuestiones con los personajes. Nerea nos ayudaba mucho en este sentido a través de la asociación en la que se involucra, ayudándonos a apegar la serie a la realidad", justifica la guionista.

La protagonista de 'Valeria'. (Netflix)
La protagonista de 'Valeria'. (Netflix)

Valeria y su punto de partida más interesante

Otra cuestión llamativa es el punto de partida de Valeria, mucho más complejo fruto de la crisis laboral y personal en la que se encuentra inmersa: "Tenía muchísima más fuerza que Valeria no hubiese publicado nunca frente a que ya hubiese vivido el éxito. Tenía mucho más valor poner a Valeria en una situación más crítica, y que esto se lo tomase como una última oportunidad para sí misma de ser escritora, en lugar de presentarla como alguien que ya había tenido un éxito antes", arranca explicando María.

"Pretendíamos que Valeria partiera de un momento crítico tanto en su trabajo como en su vida personal, con su pareja y con su familia. Nos parecía mucho más atractivo presentarla desesperada en estos aspectos que enfocarla un poco en terreno de nadie en el plano laboral si su bloqueo estuviera precedido de un gran éxito", argumenta la creadora.

Lola, en 'Valeria'. (Netflix)
Lola, en 'Valeria'. (Netflix)

La familia, clave en la serie y no en los libros

Valeria no es la única que vive una crisis familiar en esta primera temporada, con Lola teniendo un gran conflicto en este sentido, tanto con su hermano como con su madre: "A la hora de rediseñar las biografías de los personajes para la serie, al darle una familia a algunas de ellas surgía un conflicto completamente nuevo que no estaba en las novelas. De la reinvención de la biografía de los personajes han surgido tramas que tienen ciertas similitudes con las del libro pero que su desarrollo es independiente", una respuesta con la que la guionista explica por qué el nudo de algunas tramas es tan diferente en la serie pese a que iniciar y acabar en un punto similar a los libros.

Sobre esto, María añade que le "parece muy interesante que las chicas de la serie se conocieran no solo por las relaciones sentimentales que tienen o por su relación de amistad; por eso sumar el componente familiar era un factor tan importante, tanto en el caso de la protagonista como en el del resto. Este componente enriquecía mucho a Valeria y a Lola, particularmente, lo que hace que funcionen mejor en televisión".

Maxi Iglesias, en 'Valeria'. (Netflix)
Maxi Iglesias, en 'Valeria'. (Netflix)

La importancia del Víctor de Maxi Iglesias y Madrid

Aunque han sido muchas las críticas por todos estos cambios, lo cierto es que ha habido un claro consenso positivo en torno a dos asuntos. Por un lado, la elección de Maxi Iglesias como Víctor, con la que la guionista está muy de acuerdo: "Hace un gran papel que no es nada fácil. En una serie fundamentalmente femenina, los chicos que hay quedan de alguna manera solapados, pero en su caso, Víctor juega una labor fundamental. Es un personaje complejo porque no deja de tener un punto de galantería más antigua, pero necesitábamos modernizarlo un poco y Maxi le ha dado ese punto de energía al personaje que consideramos que era esencial".

"Maxi se incorporó después del casting principal", revela la productora ejecutiva, "ya que primero buscaron a las chicas porque lo que se quería era que fueran todo caras desconocidas, y Maxi viene a romper esa regla. Pero es que él tenía todas las cualidades para bordarlo y, encima, hace muy bien su rol sin eclipsar a Valeria, que al final es la protagonista".

"Si las chicas hubieran estado descontextualizas, en entornos que no se vieran reales, la serie no habría funcionado bien"

Por otro lado, Madrid se presenta como un personaje imprescindible más, un aspecto sobre el que apostaron decididamente desde el apartado creativo: "Cuando veía series ambientadas en Madrid, era una ciudad que yo no reconocía. Por eso, cuando diseñé la serie uno de los apartados que escribí en la biblia de la ficción fue Madrid, porque consideraba que tenía que ser un personaje más junto a las chicas. Si las chicas hubieran estado descontextualizas, en entornos que no se vieran reales, la serie no habría funcionado bien".

"Insistí bastante en que se buscaran localizaciones reconocibles para quienes han estado en Madrid, pero también para que los que no han estado deseen estar en ella, pasear por esas calles o estar en esos bares. Por eso tengo que agradecer a la productora, Plano a plano, por haber logrado localizaciones tan complicadas como Gran Vía, el Templo de Debod o el Palacio Real, porque gracias a ellos ha quedado una serie muy atractiva visualmente", concluye María López Castaño.

Series de Netflix Netflix
El redactor recomienda