ANÁLISIS DE LA MINISERIE

'Chernobyl': ¿cuánto hay de realidad y de ficción en la serie revelación de HBO?

Repasamos las diferentes tramas, escenas y personajes que relata la serie del momento para conocer hasta qué punto es fiel a la realidad de los hechos de 1986 en Ucrania

Foto: Imagen de 'Chernobyl'. (HBO)
Imagen de 'Chernobyl'. (HBO)

Ni el controvertido desenlace de 'Juego de tronos' ha logrado eclipsar el lanzamiento de 'Chernobyl', también en HBO. Pese a toda la conversación que la temporada final de la serie fantástica ha generado, la cadena ha conseguido con el estreno de esta propuesta copar buena parte de los titulares en la prensa especializada, expandiendo esa popularidad a los espectadores. Y no es para menos, ya que esta miniserie posee todo lo que representa el canal: excelente factura técnica, trama llamativa e interpretaciones de sobresaliente, televisión de calidad, 'gourmet'.

[Siete curiosidades de 'Chernobyl' (HBO), la serie mejor valorada de la historia]

'Chernobyl' acerca al público los sucesos que tuvieron lugar aquel fatídico 26 de abril de 1986, a la 1:24 de la madrugada, cuando el reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, sufría dos explosiones. Partiendo desde ese instante, esta miniserie de cinco capítulos muestra la catástrofe y el trabajo humano en paralelo a cómo el Gobierno de la URSS trató de salvaguardar su imagen pública. Pero ¿hasta qué punto es fiel a los sucesos reales? ¿Cuánto hay de ficción en su relato?

"Grabar en una central nuclear real ha supuesto una oportunidad única. Hemos podido dotar de mayor realismo sin necesidad de recrear todo desde cero"

Lo primero que hay que poner en valor sobre 'Chernobyl' es el gran trabajo de documentación previo que han llevado a cabo sus responsables con la finalidad de trasladar al público la verdad de lo sucedido. Tanto es así que buena parte de la grabación se desarrolló en una central nuclear muy similar a la de Chernóbil situada en Lituania, como explica la productora Sanne Wohlenberg a 'Variety': "Tras haber sido inutilizada, la posibilidad de grabar en una central nuclear real como esta ha supuesto una oportunidad única, porque hemos podido dotar de mayor realismo sin necesidad de recrear todo desde cero".

Valery Legasov, en 'Chernobyl'. (HBO)
Valery Legasov, en 'Chernobyl'. (HBO)

Partiendo de esta base, a escala de guion, tramas y personajes, el equipo ha tratado desde el inicio de representar lo que verdaderamente sucedió. Así, el primer capítulo arranca con la presentación de Valery Legasov, director adjunto del Instituto Kurchatov de Energía Atómica, quien se encuentra grabando las cintas en las que revela la verdad de todo lo sucedido en Chernóbil (y las cuales resultaron fundamentales para conocer los hechos). Tras esto, Legasov se suicida exactamente dos años después de la tragedia, recreando de forma fidedigna lo sucedido pese a no mostrar que estaba casado y con una hija pequeña.

'Chernobyl' vuelve entonces atrás en el tiempo, al momento exacto en el que el reactor 4 explota, reflejando la conversación entre los operarios que dan el aviso en la sala de control, quienes en ese punto creían que había explotado un tanque y no el reactor en sí. Todas sus reacciones y conversaciones en este punto son reales, habiéndose utilizado para ello el libro 'Voces de Chernóbil', de Svetlana Alexievich. Sin embargo, había más personas en esa sala de control, las cuales han sido eliminadas del relato por su poca relevancia en los hechos.

Todo lo relacionado con la central en el arranque de la historia es acorde a lo sucedido en realidad, incluso la parte del bombero Vasily Ignatenko, trama con la que la miniserie nos aproxima al sufrimiento del pueblo tras la radiación. Su figura, además de existir, representa la de todos aquellos que acudieron en primera instancia a ayudar a la central.

Vasily Ignatenko, en 'Chernobyl'. (HBO)
Vasily Ignatenko, en 'Chernobyl'. (HBO)

La serie refleja, ya en el tercer capítulo, como su mujer, Lyudmilla Ignatenko, acude a verle al hospital. Si bien es cierto que se encontraba embarazada en aquel momento (cuya hija moriría tras el parto fruto de complicaciones por la radiación) algo que el personaje podría estar escondiendo, lo que la serie cambia es que ya era madre de dos hijos por aquel entonces. Del mismo modo, la serie refleja con acierto esos 30 minutos de visita, pero la triste realidad es que ni por asomo pudo acercarse tanto a su marido y, mucho menos, tener contacto físico con él, como la propia Lyudmilla declaró a 'The Guardian'. Toda una licencia dramática.

Duras consecuencias y pequeñas licencias

Si en algo hace hincapié 'Chernobyl' es en la dureza de lo ocurrido, tanto en la construcción de la atmósfera de la serie como en el desarrollo de los acontecimientos. Varios son los aspectos que han llamado mucho la atención, como el efecto mortal de la radiación en varios de los protagonistas, algo que es completamente ajustado a la realidad: cuando se trata de una exposición tan alta, primero el cuerpo parece experimentar una mejoría milagrosa, pero el daño en la médula ósea es irreversible y acaba terminando con una muerte muy dolorosa entre los tres días y las tres semanas, dependiendo del caso.

"Uno de cada cuatro mineros murió de cáncer o enfermedades derivadas de la radiación"

Otros de los aspectos más comentados han sido la llegada de los equipos de mineros a la central, trabajando prácticamente desnudos, o la heroicidad de los tres ingenieros al adentrarse en la misma para drenar el sótano. Todo ello sucedió así (aunque no en la época exacta de la ficción, sino pasado 1986, como también sucedió con el accidente del helicóptero, adelantado en el tiempo para añadir tensión), con los mineros reales llegando a declarar haber entrado completamente desnudos debido a las altas temperaturas del interior. Lo que no se cuenta es que uno de cada cuatro murió debido al cáncer o enfermedades derivadas a esa exposición.

Los mineros de 'Chernobyl'. (HBO)
Los mineros de 'Chernobyl'. (HBO)

Otra pequeña licencia se toman también con los ingenieros, ya que estos no utilizaron ningún tipo de iluminación para guiarse, siguiendo simplemente el recorrido de las tuberías. Un cambio que se debe simplemente a la necesidad de una mayor iluminación para reflejar la secuencia en televisión. Lo curioso de esta trama es que siempre se pensó que se trataba de una misión suicida y, de hecho, los tres ingenieros fueron dados por muertos en los años 90, pero a decir verdad uno falleció en 2005 y los otros dos todavía siguen con vida.

En este punto de la historia también se deja entrever que existía un serio riesgo de producirse nuevas explosiones, algo que de suceder podría afectar a buena parte de Europa del este, algo que, según los expertos, no se ajustaría a la realidad. Una aseveración demasiado exagerada fruto, quizá, de la visión americana en este relato sobre el trágico suceso.

Ulana Khomyuk, el personaje inventado

Aunque, como decimos, todos los personajes que aparecen en 'Chernobyl' tienen una base real, lo cierto es que llama la atención que una de sus grandes protagonistas no existiera en realidad. Hablamos de la física nuclear Ulana Khomyuk, interpretada por Emily Watson, quien aparece por primera vez en el segundo episodio. Sus creadores aseguran, no obstante, que se trata de una amalgama de todos esos especialistas que sí trabajaron en el desastre de Chernóbil, eligiendo a una mujer para ello fruto del gran número de científicas en la Unión Soviética.

Ulana Khomyuk, en 'Chernobyl'. (HBO)
Ulana Khomyuk, en 'Chernobyl'. (HBO)

De otros personajes, como el secretario general Mijaíl Gorbachov o el burócrata Boris Shcherbina, se conoce efectivamente la naturaleza de sus trabajos pese al hermetismo de los mismos en la época (reuniones a puerta cerrada, principalmente), pero no hasta el punto de poder asegurar que el retrato de ellos sea 100% real.

Con todo ello, se puede concluir que 'Chernobyl' construye un acercamiento muy certero, crudo y realista sobre los hechos ocurridos tras el 26 de abril de 1986, aunque sí se toma ciertas licencias con el fin de añadir mayor dramatismo o globalidad a la historia. A esto último responde la elección de rodarse en inglés y no en ruso, pese al riesgo a las críticas por los diferentes acentos de sus actores. En cualquier caso, todo ello no resta calidad a la propuesta, como demuestra el haberse convertido ya en la serie mejor valorada de la historia en la prestigiosa IMDb, con una nota de 9,6.

Series TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios