'iFamily' (TVE): una comedia deficiente, lenta y sin chicha
  1. Televisión
  2. Series TV
estreno

'iFamily' (TVE): una comedia deficiente, lenta y sin chicha

La nueva ficción de televisión española no tiene un solo elemento que destaque, ni en su aburrido guion ni en un planteamiento argumental sin gracia alguna

placeholder Foto: Fernando Cayo (izquierda) y Antonio Garrido (derecha), intérpretes de 'iFamily'.
Fernando Cayo (izquierda) y Antonio Garrido (derecha), intérpretes de 'iFamily'.

Cuando una serie no puede resumir su argumento en una sola línea es mala señal. Así ocurre con 'iFamily', la nueva apuesta de TVE que pretende hacer reír a los espectadores con una comedia que trata de dos hermanos completamente opuestos (interpretados por Antonio Garrido y Raúl Fernández) que tienen que hacer frente a diferentes apuros económicos. De cualquier modo, la serie resulta muy confusa, con un episodio piloto de estructura muy caótica, contraria a crear un mínimo gancho y de estilo lento y pasmoso hasta aburrir. Más que una serie que produzca sonrojo o vergüenza ajena es una serie plana, sin chicha y que desde luego no apunta maneras para que se mantenga en antena durante demasiado tiempo.

[LEER AQUÍ: Twitter se ceba con el estreno de 'iFamily' (TVE) y la tilda de "casposa y rancia"]

La trama detonante de la serie, en la que el personaje de Luis (Antonio Garrido) finge seguir en coma, está mal llevada desde el inicio, ya que aunque está planteada en clave de comedia resulta absurda en el peor de los sentidos. Tal cual está concebida esta trama lo está el resto de la serie, con un humor muy deficiente y básico, que además roza la vergüenza ajena con la molesta música instrumental de fondo, que lejos de ayudar perjudica todavía más a la pobreza creativa de 'iFamily'. Es como si la comedia estuviese a medio acabar, casi como un borrador que necesita pulir, afinar e incluso reciclarse por partes.

Una serie sin riesgo

En cuanto al estilo visual de la serie, es inevitable no ver decorados más propios de una serial que de una serie de prime time. Todo el envoltorio de la producción lleva a la ficción a parecerse a una comedia de hace dos décadas, incapaz de dar respuesta al espectador de hoy, muy curtido en ficción y desde luego muy alejado de los estereotipos y la lentitud pasmosa de 'iFamily', el penúltimo proyecto fallido en series de televisión en la cadena pública. TVE no ha sabido, o no ha querido arriesgar, aunque sea un mínimo, con una comedia que no llama la atención en ninguno de sus aspectos.

Vuelve el espíritu de 'Los Serrano'

Es imposible no ver a Diego de 'Los Serrano' cuando Antonio Resines entra en acción, con frases y expresiones calcadas de la ficción que protagonizó junto a Belén Rueda en Mediaset. Es innegable su capacidad para dotar de vida ciertos gags y frases con el sentido del humor más patrio, pero no parece que el actor se pueda quitar el sambenito de la recordada serie de Telecinco. Con todo, es el actor más destacado de 'iFamily', en la que ningún miembro del extenso reparto consigue brillar más allá de lo escrupulosamente aceptable.

Lo peor de todo es que actores tan solventes como Resines, Fernando Cayo o Bárbara Goenaga están completamente deslucidos, sin la más mínima oportunidad de destacar ante un guion que se les viene encima y del que apenas pueden sacar provecho, por mucho que se empeñen en ofrecer una buena interpretación. En este caso la culpa no recae en ninguno de los muchos actores de 'iFamily', sino en la propia incapacidad de la ficción para ofrecer un discurso cómico que haga reír a la audiencia en vez de adormilarla.

Resultado final decepcionante

El resultado final de 'iFamily' es decepcionante, sobre todo porque si el primer episodio resulta tan tedioso es imposible pensar en una recuperación en posteriores capítulos. Resulta complicado entender que alguien en TVE viese esta serie como un posible éxito, al menos teniendo en cuenta el montaje final del piloto. Nada, desde el argumento hasta los personajes, indicaba que esta serie era digna de estrenarse en la franja estelar de la cadena pública, que debe velar por el interés general y que, en este caso, no ha podido errar más en su empeño.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
IFamily RTVE