Juan Campoy, 20 años después de ganar el primer bote de la historia de 'Pasapalabra'
  1. Televisión
  2. Programas TV
ENTREVISTA EXCLUSIVA EL CONFI TV

Juan Campoy, 20 años después de ganar el primer bote de la historia de 'Pasapalabra'

Este ovetense concursó en 'Pasapalabra' en septiembre de 2000 y tras cinco únicas entregas logró completar correctamente el rosco y llevarse el primer bote acumulado del programa

placeholder Foto: Juan Campoy, ganador del primer bote de la historia de 'Pasapalabra'. (JCA)
Juan Campoy, ganador del primer bote de la historia de 'Pasapalabra'. (JCA)

Con tan solo 24 años, Juan Campoy se convirtió en el primer ganador de 'Pasapalabra'. Tras probar suerte previamente en otros concursos, el ovetense decidió llamar al casting y probar suerte. Se mantuvo en el programa tan solo cinco días, tiempo suficiente para completar correctamente el rosco y llevarse los 10 millones de pesetas (60.000 euros) que desde el mes de julio se acumulaba en el bote del programa.

Su experiencia fue tan positiva que durante los diez años siguientes se apuntó a todos los concursos que estrenaron en televisión. La lista es eterna. "Habré podido ganar alrededor de 350.000 euros", teniendo en cuenta que no todos los premios fueron en metálico. Juan ganó, por ejemplo, hasta tres coches: dos en 'El precio justo' y otro más en 'Alta tensión'.

"Las interrupciones se dan porque alguien impugna alguna de las respuestas"

'Retirado' de la televisión desde hace más de cinco años, observa con cierto recelo la 'profesionalización' que parece haberse dado en concursos como 'Saber y ganar', 'Pasapalabra' o '¡Boom!'. "Antes éramos chicos con cierta de cultura general, agilidad y aficionados a los juegos de mesa. Ahora, en cambio, hay verdaderos profesionales, gente que se lo toma su preparación casi como una oposición".

PREGUNTA: Participaste en 'Pasapalabra' hace más de 20 años y te llevaste el primer bote de la historia del programa. ¿Cómo recuerdas aquella etapa? ¿Qué supuso para ti llevarte aquel bote?

RESPUESTA: Empecé de menos a más y me lo acabé por llevar en el quinto programa. En el primer programa me enfrenté a Cristina Tesoro, una concursante habitual de aquellos tiempos y con la que volví a coincidir más adelante en varias ocasiones. Poco a poco fui cogiendo confianza. De hecho, en el tercer programa me quedé a falta de dos respuestas.

Por aquel entonces, yo era un estudiante de 24 años. Había logrado una beca para estudiar un máster de biotecnología, que era algo que me apasionaba. Ganar los 10 millones de pesetas que había en el bote fue toda una sorpresa. No lo esperaba para nada. Mi idea era ganar programa tras programa porque con cada victoria te embolsabas 200.000 pesetas (1.200 euros). Sin embargo, es cierto que aquella mañana me levanté con una sensación especial, incluso me despedí de mi madre diciéndole que ese día igual me llevaba el bote. Y así sucedió.

placeholder Ana y Juan, en el rosco final de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Ana y Juan, en el rosco final de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

P: ¿Recuerdas cómo fueron aquellas primeras grabaciones? ¿Te tocó grabarlas del tirón?

R: Las grabaciones se prolongaron durante 2 días y cada día se grababan tres programas, con los mismos famosos. La verdad es que tuve muy buena suerte con los invitados. Recuerdo que el primer día grabé con Blanca Fernández Ochoa y con Patxi Alonso. Me quitaron todos los nervios y se portaron de maravilla conmigo, imposible tratarme mejor, igual que Cristina Sánchez y Fermín Cacho con quienes coincidí en los últimos días. He participado en 33 concursos diferentes y los mejores recuerdos que guardo con famosos son de 'Pasapalabra'. Me gustaría hacer un pequeñísimo homenaje a Blanca, fue para mí increíble el cariño, la cercanía y el buen rollo con el que una campeona olímpica como ella me trató con 24 años, eso es grandeza.

P: ¿Qué te animó a participar en 'Pasapalabra'? ¿Hubo algo en particular que llamase tu atención?

R: En casa, siempre veíamos un montón de concursos. Además, recuerdo que aquella era una época con muchos concursos en televisión. Un año antes, participé en 'El euromillón' (Telecinco) y como me fue bien decidí seguir con ese camino. Luego fui a 'Adivina, adivinanza', de Telemadrid, y también a 'El precio justo'. 'Pasapalabra' llegó después. Durante 10 años intenté participar en todos los concursos que pude.

P: 'El juego del euromillón' marcó una época con Paula Vázquez al frente. ¿Qué tal fue la experiencia?

R: No me llevé nada [risas], pero me gustó la experiencia. Gracias a ese formato me di cuenta de que concursando medianamente bien y teniendo un poco de suerte se podía llegar a ganar bastante dinero en televisión. A partir de ese momento me empecé a apuntar a diferentes formatos.

placeholder Juan Campoy, segundos antes de arrancar su último rosco en 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Juan Campoy, segundos antes de arrancar su último rosco en 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

P: ¿Cuál es ese concurso del que no guardas especial cariño? ¿Hubo alguno en el que te sintieras especialmente incómodo?

R: Me sentí incómodo en 'Audacia' (2000-2001), concurso que presentaba Jordi Estadella en TVE. En cada entrega concursaban cinco participantes, y uno de ellos asumía el rol de líder. Gracias a eso, tenía el poder cambiar la respuesta de los otros. Y, al final, es lo que sucedió: cambiaron mi respuesta, que era correcta, y perdimos por eso.

¿Sabes más que un niño de primaria?' (Antena 3) fue para mí una gran oportunidad perdida. Iba muy bien, como para ganar los 100.000 euros, sin embargo, dudé en una pregunta fácil. Me preguntaron por el autor de 'El Patito Feo' y dije que creía que era Hans Christian Andersen, pero como no estaba seguro pedí el comodín del niño, que señaló a los Hermanos Grimm y me confundió. Al final, dije los Hermanos Grimm cuando la respuesta correcta era, en realidad, Hans Christian Andersen. Yo ya me veía con los 100.000 euros, así que cogí un gran berrinche. Los niños nunca se habían equivocado hasta aquel momento...

P: Por cierto, ¿en qué etapa de 'El precio justo' participaste?

R: Participé con Carlos Lozano, en Televisión Española. Me acompañaron mi madre y un amigo y llegué al escaparate final. Gané dos coches, un Clio y un Peugeot 206, además de un cofre con un número indeterminado de monedas. Mi amigo tenía muy bien memorizados los precios de los coches y fue de gran ayuda. El valor total del escaparate fue de 4.300.000 pesetas. Más adelante, en 'Alta tensión' (Antena 3), gané un tercer coche.

placeholder Rosco número 5 de Juan Campoy. (Atresmedia)
Rosco número 5 de Juan Campoy. (Atresmedia)

P: Por lo que parece, te ha ido muy bien en los concursos. ¿Llevas la cuenta de lo que has podido llegar a ganar en todos estos años?

R: No en todos los concursos me fue bien, pero es que fui a muchos. Si tuviera que decirte de memoria todos los concursos en los que he participado no sería capaz, pero un día hice el cálculo y habré podido ganar alrededor de 350.000 euros.

P: ¿Qué hiciste con tanto coche?

R: Los acabé vendiendo, son premios en especie por los que también tienes que pagar sus correspondientes impuestos. TVE me pagó el impuesto de matriculación, mientras que en el caso de Antena 3 tuve que pagarlo yo. En general, se portaron muy bien conmigo.

placeholder Juan Campoy, en una imagen actual. (JCA)
Juan Campoy, en una imagen actual. (JCA)

P: Regresemos a 'Pasapalabra'. En septiembre de 2000 ganaste el primer bote en la historia de 'Pasapalabra' en nuestro país. ¿Qué se te pasó en aquel momento por la cabeza?

R: Lo primero que pensé fue lo orgulloso que estarían mis padres. En casa éramos muy aficionados a 'Pasapalabra' y siempre lo veíamos juntos. La alegría que me llevé al ganar el bote fue inmensa. Un premio de 10 millones te da el respiro y la comodidad suficiente como para afrontar sin problemas ese paso de los estudios al mundo laboral. No estamos ante una cantidad que te cambia la vida.

P: ¿Sigues viéndolo todavía? ¿Qué te parece la evolución que ha sufrido en estas dos décadas?

R: Alguna vez sí lo veo, sobre todo, los roscos que es lo que más me atrae. Lo que me alucina es la dificultad y la profesionalización de los concursantes. Nosotros por aquella época nos conocíamos 5 o 6 concursantes habituales. Éramos chicos que teníamos algo de cultura general, agilidad y estábamos acostumbrados a los juegos de mesa. Ahora, en cambio, hay verdaderos profesionales, gente que se lo toma su preparación casi como una oposición. Ese ha sido el gran cambio, pero el formato lo requiere. Hoy día, el rosco me parece tremendamente difícil.

P: Hoy día los roscos están en la web de la cadena, tenemos la ayuda de internet, aplicaciones que hacen más fácil y ameno el aprendizaje... ¿Cómo os las ingeniabais entonces? ¿Te preparaste de alguna manera especial antes acudir a 'Pasapalabra'?

R: Yo no era para nada de diccionarios, es más, no pasaba de jugar al Trivial. Me hacía todos los roscos que podía y poco más... Antes no tenías las opciones que tienes ahora para prepararte. Además, era un concurso que estaba empezando.

P: En aquella primera etapa los concursantes llevabais cascos durante la prueba de 'El rosco'. ¿Para qué eran? ¿Para escuchar mejor las preguntas o para evitar cualquier tipo de ayuda por parte del público?

R: Eran para aislarnos. Tú solo escuchabas a tu compañero y al presentador. Se buscaba evitar cualquier clase de chivatazo.

P: ¿Crees que el formato ha evolucionado para bien? Algunos concursantes no ven con buenos ojos determinados cambios...

R: Tengo una visión doble. Creo que el formato ha evolucionado muy bien y prueba de ello es que sigue estando de moda y en auge total. Ahí están sus audiencias. Ha hecho muchos cambios y se ha ido poco a poco adaptando a lo que quiere el espectador. Sin embargo, antes con roscos eran más asequibles, lo que facilitaba que los espectadores fuesen muy partícipes y jugasen mucho al rosco. Se me antoja que ahora eso es muy difícil.

P: En tu caso, ¿llegaron también a interrumpir la grabación durante la prueba del rosco?

R: Sí. Siempre ha ocurrido y no solo en 'Pasapalabra'. Las interrupciones se dan en todos los concursos, bien porque alguien impugna una pregunta o porque cree que alguna respuesta que le han invalidado es correcta. En ese momento, el equipo para, aclara la situación, y muchas veces te dan la razón.

Cuando ves que un concursante falla y, a continuación, el presentador ofrece algún tipo de explicación normalmente es porque se ha impugnado la pregunta. En mi caso sucedió, pero no recuerdo con qué palabra.

placeholder Recta final del rosco de Juan Campoy. (Atresmedia)
Recta final del rosco de Juan Campoy. (Atresmedia)

P: Aquella tarde partías con desventaja, 124 segundos frente a los 141 de tu rival, y cabe recordar que por aquel entonces el rosco tenía 28 letras, no 25. ¿Cómo recuerdas la prueba final?

R: De entre todos los concursos en los que he estado, el rosco de 'Pasapalabra' es probablemente la prueba más estresante en la que he participado. El tiempo se encoge literalmente en el rosco.

Empecé pasando bastantes letras, pero todas las que pasaba me las sabía. Con 24 segundos más o menos vi que solo me faltaba una por sacar, la 'Ñ'. Normalmente antes la 'Ñ' era una de las más difíciles de acertar. La definición era "Mayor o menor volumen de una cosa" y al pasar me di cuenta de que era 'Tamaño'. A falta de 7 segundos me faltaban cuatro palabras por responder: urbanismo, éxtasis, badajo y tamaño. Simplemente lo que hice fue ordenarlas alfabéticamente y repetirlas en mi cabeza. Cuando Silvia Jato abrió el rosco las lancé y completé el rosco a falta de un segundo, por los pelos.

"No me veo capacitado para concursar en 'Pasapalabra' con el nivel que hay ahora"

P: Tenías todas las respuestas en tu cabeza, la duda era si te daría tiempo a decirlas dentro de tiempo...

R: La verdad es que entonces no tenías por qué esperar a que la presentadora te lanzase las preguntas. Podías casi contestar en batería. Realmente sí tuve la sensación de que podía hacerlo porque disponía todavía de 7 segundos... Pero fui tan calmado que, al final, me quedó tan solo un segundo.

P: Te mostraste seguro y confiado. Supongo que la memoria y la capacidad de concentración fueron fundamentales en un momento así.

R: Nosotros éramos absolutamente amateurs con el rosco. Yo lo que hice fue ordenar las palabras alfabéticamente. Era una prueba en la que tenías que tener una gran agilidad, al menos cuando yo concursé. Ahora, en cambio, tienes que tener un conocimiento del diccionario bestial, además de cultura general, memoria y mucha suerte.

placeholder Juan Campoy, ganador del primer bote de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)
Juan Campoy, ganador del primer bote de 'Pasapalabra'. (Atresmedia)

P: ¿Volverías a participar en 'Pasapalabra' si te dieran esa posibilidad?

R: No me veo capacitado para concursar con la gente que está ahora. Hay un gran nivel. Javier Dávila es un monstruo porque lo conozco. Para lucharles el rosco no estoy preparado, pero para completar un buen rosco y hacer un buen papel sí. La verdad es que no volvería a participar. De hecho, dejé los concursos hace 5 años. El último en el que participé fue 'Password'.

P: ¿Cómo cambió tu vida tras aquel bote de 'Pasapalabra' y desde que dejaste de lado los concursos de televisión?

R: Nací en Oviedo, luego viví 14 años en A Coruña, después me fui a Madrid hasta los 32 años y luego regresé a A Coruña, donde estoy encantado. Cuando me presenté a 'Pasapalabra' estaba haciendo un máster en biotecnología y justo después tuve la gran suerte de entrar en una magnífica empresa en la que sigo trabajando, 20 años después. Se trata de una empresa de dispositivos médicos, MBA Surgical Empowerment. Entré como delegado junior en una división en la que todavía sigo trabajando. Fui aprendiendo y mejorando gracias a grandes compañeros que me he ido encontrando por el camino y hace 8 años tuve la suerte de empezar a dirigir esa misma división en la que empecé.

P: En casa erais seguidores de 'Pasapalabra... ¿cómo recibió la familia la noticia de que te habías llevado el bote?

R: La recibieron como el gol de Iniesta en el Mundial de 2010. Les hice la broma de que había perdido y me habían echado, lo clásico, pero al poco les di el susto y les comuniqué que me había llevado el bote. Lo recuerdo como algo superbonito. Recuerdo lo orgulloso que estaba mi padre...

P: Por cierto, ¿en qué gastaste o invertiste el dinero de aquel primer bote de 'Pasapalabra'?

R: Gasté 4 millones en pagar a Hacienda y luego hice buenos regalos a mis padres, familiares, amigos... Lo cierto es que no lo empleé en nada especial. Invertí algo en bolsa, pero no me fue muy bien.

placeholder Silvia Jato, presentadora de 'Pasapalabra' en su primera etapa. (Atresmedia)
Silvia Jato, presentadora de 'Pasapalabra' en su primera etapa. (Atresmedia)

P: ¿Qué recuerdo guardas de Silvia Jato, primera presentadora del concurso?

R: Silvia fue encantadora, es de esas personas con la que conectas deswde el primer minuto. Fue majísima, es una persona inteligente. Se la veía que dominaba el medio de una manera bestial. Se preocupaba por todo y estaba encima de todo. Para ella también 'Pasapalabra' fue todo un desafío. Se trata de un concurso muy estresante, también para el presentador. Conmigo Jato se portó fenomenal, empatizó un montón conmigo.

P: Para acabar... Hay espectadores que critican al programa debido a la poca transparencia que aseguran hay en el reparto de los roscos. ¿Tienes alguna opinión al respecto?

R: A nosotros nunca nos explicaron qué sobre de preguntas iba para cada uno. No tengo mucha opinión sobre lo que está ocurriendo ahora y todo lo que se comenta en redes sociales. Por mi experiencia en los concursos televisivos, te diré que no son deportes, no son competiciones donde lo que prime sea el absoluto cuidado de la justicia. Los concursos son programas de televisón y lo que prima es el especáculo y la generación de audiencia. En ese sentido, es posible que en algún momento a algunos espacios les venga mejor uno que otro concursante, pero yo nunca he visto nada extraño y he estado en 33 concursos.

El rosco ganador de Juan Campoy. (Atresmedia)
Pasapalabra Antena 3 Programas TV
El redactor recomienda