Telecinco, 30 años exprimiendo (y reinventando) el entretenimiento
  1. Televisión
  2. Programas TV
OPINIÓN DE 'LA TELETIPA'

Telecinco, 30 años exprimiendo (y reinventando) el entretenimiento

En su primera etapa, la cadena apostó por 'VIP', un formato que debido a su éxito contó con diferentes versiones; una práctica que desde entonces ha seguido haciendo la cadena

Foto: Logotipo de la primera etapa de Telecinco. (Mediaset)
Logotipo de la primera etapa de Telecinco. (Mediaset)

"Buenas noches, señoras y señores, ¡Por fin juntos! Tengo el honor de haber sido elegido para presentar a todos los españoles una nueva cadena de televisión". Como si de un augurio se tratara, el 3 de marzo de 1990 un jovencísimo Miguel Bosé se subía a las tablas del Teatro Lope de Vega de Madrid para conducir la gala con la que Telecinco arrancaba sus emisiones. Aquel sábado, a las puertas de la primavera, nacía la televisión entretenimiento, porque si algo lleva en el ADN el buque insignia de Mediaset es que lo suyo es el entretenimiento. Es lo que saben hacer como nadie.

En el primer trimestre de la última década del siglo XX, España pasaba del monopolio de la televisión pública a sumar una oferta privada. Poder elegir, poder mover el mando más allá de La 1 y de La 2, supuso casi una revolución social en este país. Los que crecimos con programas como 'Un, dos, tres', 'Aplauso', 'Dinastía', 'V', 'El coche fantástico', 'La bola de cristal' y tantos otros aprendimos a zapear con la nueva oferta televisiva, esa que entonces nos parecía ingente y que 30 años después resulta irrisoria, puesto que entre las plataformas de 'streaming' y las cadenas televisivas el espectador del siglo XXI pierde una media de casi siete minutos a la hora de escoger qué va a ver en televisión.

El éxito de los 'realities' no parece que haya llegado a su fin. La parrilla de Telecinco ha sabido retroalimentarse con ellos

Regresemos a 1990. Aquella gala, consciente o inconscientemente, se convirtió en una declaración de intenciones de una televisión que nacía a rebufo de su hermana mayor, el canal Cinque italiano de Berlusconi, uno de sus primeros propietarios junto con la ONCE y Ediciones Anaya.

Las Cacao Maravillao en 'Vip Noche'. (Mediaset)
Las Cacao Maravillao en 'Vip Noche'. (Mediaset)

"Tu pantalla amiga" apostó por espectáculo. Para ello recuperó a Valerio Lazarov, el realizador que nos volvió locos con el zoom en la década de los años 70. Enganchó a la audiencia desde el primer momento gracias a las Cacao Maravillao y a las diferentes versiones de 'VIP' (tarde) y 'VIP Noche', el concurso presentado por José Luis Moreno que se basaba en las reglas del clásico 'Tres en raya'. El padre de Monchito y Rockefeller estuvo al frente del programa solo cuatro meses, en julio de 1990 le entregó el testigo a Emilio Aragón que se estrenó en Marbella con la versión 'VIP Mar'. Visto el éxito el programa la parrilla de Telecinco multiplicó sus ediciones con 'VIP Guay' y 'VIP Corazón'. Otra declaración de intenciones. Si algo funciona hay que aprovecharlo al máximo y hasta hoy. Es lo que saben hacer como nadie.

El impuesto de la presencia de la ONCE fue el 'Telecupón', Carmen Sevilla convirtió la retransmisión del sorteo en un evento televisivo diario con gran éxito de audiencia. Inolvidables sus ovejitas, sus zapatillas de andar por casa y sus tiritas para estirarse el cuello. Maravillosa siempre Carmen Sevilla.

Imagen promocional de 'Médico de familia'. (Mediaset)
Imagen promocional de 'Médico de familia'. (Mediaset)

Los primeros veranos de Telecinco fueron los veranos de Marbella, su supuesta Jet Set y Jesús Gil en todo su esplendor. El presidente del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella protagonizó con éxito programas como 'Directamente Gil' y 'Las noches de tal y tal'.

Puede presumir Telecinco de ser la cadena pionera en el late show. La puerta la abrió Pepe Navarro con 'Esta noche cruzamos el Mississippi', un espacio heredero de los 'talks shows' americanos. El 'Mississippi' combinaba entrevistas con sketches humorísticos y noticias de crónica social. Emulando a 'La parada de los monstruos', de Tod Browning, por en el plató crecieron criaturas tan surrealistas como Pepelu, Rambo, Lucas Grijander o Krispin Klander que se metieron en el bolsillo a los noctámbulos de fin de siglo.

Pepe Navarro, en 'Esta noche cruzamos el Mississippi'. (Mediaset)
Pepe Navarro, en 'Esta noche cruzamos el Mississippi'. (Mediaset)

Pepe Navarro se dejó seducir por Antena 3, fotocopió la fórmula con 'La sonrisa del pelícano' y le salió el tiro por la culata. No sobrevivió al éxito de las 'Crónicas marcianas' de Xavier Sardà. Si Ray Bradbury fue capaz de sumergirse en los misterios del alma humana, Sardà, con el mismo título, puede presumir de conducir el programa de medianoche más longevo de la historia de la televisión. Programa que arrancó con Galindo como copresentador y con un espíritu serio y formal al que el óxido del tiempo transformó en algo más amarillo, un espacio acusado por muchos de ser el máximo exponente de la llamada 'telebasura'.

Si algo funciona hay que aprovecharlo al máximo. Es lo que saben hacer como nadie

'Crónicas marcianas' fue el programa líder de audiencia que nadie veía. ¡Que nos den más 'telebasura' como aquella! Personalmente echo de menos a Boris Izaguirre gritando "páralo Paul" y sus irónicos análisis de la actualidad del corazón; por no hablar de la capacidad de entretenimiento que rezumaba la mesa coordinada por Sardà, creador de 'La ventana' en la Cadena Ser.

Xavier Sardá, en 'Crónicas marcianas'. (Mediaset)
Xavier Sardá, en 'Crónicas marcianas'. (Mediaset)

A mediados de los 90, Maurizio Carlotti (sustituto de Lazarov) apostó por '¡Qué me dices!', un formato de mediodía centrado en la información del corazón conducido por Chapis y Belinda Washington, un programa que revolucionó el panorama social y que luego tomaría al asalto 'Aquí hay tomate' de la mano de Jorge Javier Vázquez y Carmen Alcayde. De ahí a 'Salsa Rosa', 'Sábado Dolce Vita', 'La noria', Sálvame' y el 'Deluxe'. Eso sí, con menos vídeos y convirtiendo a los colaboradores en protagonistas del guion televisivo.

Plató de 'Aquí hay tomate'. (Mediaset)
Plató de 'Aquí hay tomate'. (Mediaset)

No se han equivocado tampoco a la hora de emitir series, ya sean españolas ('Siete vidas', 'Aída', 'Médico de familia', 'Los Serrano', 'Periodistas', 'Hospital Central', 'El Comisario', 'La que se avecina' o 'El pueblo') o extranjeras ('Twin Peaks', 'Sensación de vivir', 'Melrose Place', 'Ally McBea', 'Expediente X', 'The Good Doctor').

Imagen promocional de la campaña de Telecinco por sus 30 años. (Mediaset)
Imagen promocional de la campaña de Telecinco por sus 30 años. (Mediaset)

Indudablemente, el verdadero bombazo televisivo de Telecinco fue 'Gran Hermano'. La vida en directo aterrizó en la cadena de Fuencarral el Día del Libro, 23 de abril de 2000, de la mano de Mercedes Milà que vendía el programa como un experimento sociológico. Su primera edición destrozó las audiencias de la competencia, se convirtió en todo un fenómeno social que promedió un 51,2% de cuota de pantalla, llegando hasta el 70,8% y los 9.105.000 espectadores de media en la final que ganó Ismael Beiro. 'Gran Hermano' mutó en 'GH VIP', 'GH Dúo' y desató el fenómeno de la telerrealidad. 'Supervivientes', 'La casa de tu vida', 'Hotel Glam', 'Acorralados', 'La isla de las tentaciones'… Una hazaña que dos décadas después no parece que haya llegado a su fin. Es más, el resto de la parrilla ha sabido retroalimentarse con ellos hasta llegar a la televisión transversal, 'realities' que con un chasquido saltan de una cadena a otra. Lo dicho, lo suyo es el entretenimiento. Lo saben hacer como nadie.

Cartela de Milagros
Cartela de Milagros
Telecinco Mediaset
El redactor recomienda