Querida Cristina Pedroche, que nadie apague tu superpoder de Campanadas
  1. Televisión
  2. Programas TV
Opinión

Querida Cristina Pedroche, que nadie apague tu superpoder de Campanadas

Carta abierta a la presentadora de entretenimiento que por sexta vez retransmite las Campanadas en Atresmedia Televisión

Foto: Cristina Pedroche en las Campanadas 2016. (Pronovias)
Cristina Pedroche en las Campanadas 2016. (Pronovias)

Querida Cristina Pedroche:

Un año más te escribo para mandarte un soplo de aire fresco ante el huracán mediático que se te viene encima por presentar una vez más las Campanadas en televisión. ¿Quién iba a pensar que con aquel vestido con transparencias que luciste de forma espontánea en el año 2014 en La Sexta se generaría este interés social?

[Cristina Pedroche: "Este vestido de Campanadas es provocador y tiene mi esencia, pero a lo bestia"]

Tras superar con éxito las anteriores retransmisiones despidiendo el año y dando la bienvenida al nuevo, llega el sexto reto. Porque si antiguamente los ciudadanos eran fieles a la capa de Ramón García en La 1 de Televisión Española, ahora la tradición es sintonizar Antena 3, aunque sea por unos minutos, para ver tu estilismo. Una vestimenta que curiosamente va precedida también de una capa. Lo triste es que las críticas y los ataques igualmente se hayan convertido en tradición.

Cristina Pedroche en las Campanadas 2015
Cristina Pedroche en las Campanadas 2015

Ya no es novedad que se cuestione si la cadena de televisión te obliga a enseñar más o menos cuerpo para obtener audiencia, si ganas una millonada por un programa de menos de media hora de duración, si denuncias públicamente la brecha salarial cuando supuestamente ganas más que Alberto Chicote, si con tu forma de vestir fomentas el machismo, si eres una mujer florero que tan solo sirve para lucir cuerpo... cuánta rabia y odio injustificado se dan cita en algo que al final tan solo es un show televisivo más.

Da igual lo que digan, cómo lo digan, quién lo diga… tú sigues fiel a ti misma, haciendo lo que te da la gana

Lo bueno es que a estas alturas has demostrado que lo que menos te importa de Campanadas (como tú las llamas, es decir, sin el ‘las’ delante) son los comentarios dañinos. Cuando uno asume las reglas del juego y decide seguir adelante tan solo le queda disfrutar de la partida. Y por suerte, tus ganas e ilusión siguen inamovibles.

Cristina Pedroche en las Campanadas 2018
Cristina Pedroche en las Campanadas 2018

Como si de una superheroína se tratara, esa noche, tras desprenderte de la capa, sigues haciendo uso de tu superpoder de Campanadas: la libertad. Da igual lo que digan, cómo lo digan, quién lo diga… tú sigues fiel a ti misma, haciendo lo que te da la gana y convirtiendo tu trabajo en una realización personal que va más allá de un vestido. Quien piense que todo esto es única y exclusivamente por una prenda de vestir, no ha entendido absolutamente nada.

Nunca has negado que con tu vestido de Nochevieja buscas provocar, sorprender, generar debate, hacer espectáculo… pero basta con escucharte hablar del tema en alguna de las múltiples entrevistas que concedes para entender que al final tan solo se trata de ilusión, entusiasmo y satisfacción. ¿Quién no busca, entre otros objetivos, vivir momentos únicos y especiales en su vida?

Por eso es importante destacar que con la que te lleva cayendo cada Año Nuevo por tus decisiones personales a la hora de dar las uvas en una cadena privada, no hayas cambiado nada. Lo fácil sería ceder ante la presión de la sociedad. Pero no, tú no. Tú has seguido haciendo uso de tu gran poder, ese que no debes dejar que nadie te apague.

Ante este hecho, el contexto concreto y el momento social que todavía seguimos viviendo, sí, se trata de coraje

Sí, es una pena tener que considerar esta libertad como súperpoder, pero ante este hecho, el contexto concreto y el momento social que todavía seguimos viviendo, sí, se trata de coraje. No hay más que escuchar ciertas conversaciones, leer las redes sociales y algunos titulares para darse cuenta de ello. No sé yo cuántas de esas personas que te faltan el respeto serían capaces de soportar una décima parte de lo que aguantas y seguir adelante con su profesión y vida personal sin cambiar nada.

Solo me queda desearte suerte, que todo el trabajo en el que llevas volcada los últimos meses dé su fruto y te sientas de nuevo la más especial. Que nunca te falte la magia de tu noche.

Cristina Pedroche
El redactor recomienda