ESTRENO EN ANTENA 3

'El contenedor', cuando el morbo no es suficiente: muchos desnudos y poca chicha

La nueva apuesta de Antena 3 pecó de centrar su primera entrega en el nudismo de sus protagonistas y no en cómo realmente impacta en ellos y por qué el ser despojados de todo

Foto: Dos de los protagonistas de 'El contenedor'. (Antena 3)
Dos de los protagonistas de 'El contenedor'. (Antena 3)

Antena 3 estrenó este lunes, 22 de julio, 'El contenedor', su nueva apuesta en la que diferentes tipos de familias se enfrentan al reto de despojarse de todas sus pertenencias durante 10 días con el objetivo de aprender a valorar realmente lo que tienen. Cada día que pasen dentro de este particular experimento podrán recuperar cada uno una de sus posesiones, mientras continúan con su vida cotidiana como buenamente pueden (trabajo, escuela, gimnasio,...).

¿Necesitan todo lo que tienen? ¿Pueden vivir sin móvil, ordenador o televisión? ¿Se afianzarán los lazos familiares al haber mayor comunicación o todo lo contrario? ¿Cómo se sacarán las castañas del fuego? Estas eran las cuestiones a abordar por este nuevo experimento televisivo, en cambio, durante esta primera entrega el programa se centró en el asunto más morboso del reto: cómo vivir sin ropa.

Así, el espacio se tomó su tiempo en ver cómo todos los protagonistas abordaban la cuestión del nudismo, haciendo especial hincapié en cómo gestionaban el primer desnudo, el pudor a la hora de desprenderse de toda su ropa frente a sus seres queridos y, sobre todo, frente a las cámaras.

Una de las familias de 'El contenedor'. (Antena 3)
Una de las familias de 'El contenedor'. (Antena 3)

Tras este incómodo momento, el nudismo seguía en el foco al mostrar cómo eran sus primeras horas tanto dentro de sus casas como en el exterior, las reacciones de sus vecinos y el paseíllo hasta el contenedor que da título al programa (en el que, a un kilómetro, se almacenan sus pertenencias). Nudismo, nudismo y nudismo.

No es de extrañar que, con este exceso de atención a la cuestión de los desnudos integrales, el foco en el experimento sociológico se perdiera por el camino, al menos en esta primera entrega. La precaria situación de los participantes daba para rascar mucho más acerca de los sentimientos que produce una situación tan extrema como la suya, cómo cambia la percepción de sus problemas, de su día a día, de su sistema de prioridades.

O incluso centrándose en esta cuestión, abordar la parte mas psicológica detrás de sus decisiones, de cómo gestionan emocionalmente todo este proceso, por qué lo abordan como lo hacen y las diferencias existentes entre los dos sexos, tanto internas como sociales.

Dos de las protagonistas de 'El contenedor'. (Antena 3)
Dos de las protagonistas de 'El contenedor'. (Antena 3)

En lugar de hacer hincapié en estas cuestiones a todas luces más interesantes, 'El contenedor' apostó por centrarse en los desnudos de sus protagonistas para construir un primer programa que, precisamente por ello, se quedó vacío de contenido. Porque ver a personas desnudas en televisión podía resultar llamativo hace unos años, pero el espectador ya está de vuelta en torno a esto tras programas tan explícitos como 'Adán y Eva'. El nudismo ya no es el tabú que fue y por eso centrarlo todo en ello resulta un error.

'El contenedor' tiene, por su premisa, elementos mucho más estimulantes para ofrecer a la audiencia pero, por el momento, estos se quedan en un discretísimo segundo o tercer plano, lamentablemente. En Antena 3 parecer haber detectado este mismo problema en el enfoque, pues solo así se entiende que, tras dos años en un cajón, estrenen el programa en las noches de verano, cuando el consumo y, por tanto, la exigencia es mucho menor.

Programas TV
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios