OPINIÓN 'LA TELETIPA'

'Supergarcía Ferreras', el verdadero ganador de la noche electoral

Una vez más, Antonio García Ferreras ha logrado, junto a su equipo, destacar en la jornada electoral con un especial de 'Al rojo vivo' que ha seguido el minuto a minuto del recuento

Foto: El presentador Antonio García Ferreras. (Atresmedia)
El presentador Antonio García Ferreras. (Atresmedia)

Palpita con vehemencia, con pasión, con virulencia. El óxido del tiempo lo ha convertido en una perfecta síntesis entre Lou Grant y el gran Bernzy, el protagonista de 'El ojo público'. Antonio García Ferreras (León, 1966) se mueve, mira y respira desde el centro de la pantalla, rodeado por sus redactores, consciente de que en las noches electorales él es el rey, el soberano que invade los hogares de miles de españoles con su estilo futbolístico, con unas maneras heredadas de la radio deportiva.

[Sánchez gana, pero vuelve a necesitar a los independentistas o a Cs para gobernar]

No se engañen, no hay nada nuevo, está todo inventado. García Ferreras ha sabido trasladar a la televisión la tensión, el ritmo y las maneras ochenteras del Butanito para los 'millennials' tardíos y para los miembros de la llamada generación Z. Estoy hablando de José María García, el maestro, el pope de la radio deportiva en España.

Antonio García Ferreras marca los tiempos como si el espectador no supiera en qué hora vive

Si han llegado hasta aquí, imagino que ya conocen los resultados, no soy yo quién para realizar un análisis político del desenlace del 28-A. Eso se lo dejo a los especialistas. A mí me toca zapear, dar una vuelta por las cadenas y ver qué se cuece en ellas.

[Análisis en tiempo real del 28-A: así han votado los españoles]

Resultados electorales con el 81,67% de los votos escrutados. (Atresmedia)
Resultados electorales con el 81,67% de los votos escrutados. (Atresmedia)

Desde la primera excursión, me quedo con Ferreras, como más de media España, me temo. Ante el sopor que me producen sus contrincantes, que parecen vivir el día de la marmota, Ferreras ha sabido sacarle jugo a las noches electorales y convertirlas en todo un espectáculo televisivo, ha sido capaz de trasladar a la televisión la cadencia, la métrica y la armonía que aprendió el siglo pasado en la radio deportiva. Me quito el sombrero.

Ferreras es a la noche electoral lo que José María García a aquellos maravillosos domingos radiofónicos de mi infancia y adolescencia. Me invade la nostalgia. No lo puedo evitar. Yo que, como decía Antonio Banderas, me encuentro en la segunda mitad del partido de la vida asisto atónita al espectáculo. Veo a Ferreras dirigiendo la orquesta con un montón profesionales repartidos por todas las sedes de los partidos, acompañado por expertos politólogos, manejando la batuta y dando paso a sus compañeros al más puro estilo futbolístico ochentero.

Ferreras y, a la derecha, Ana Pastor. (Atresmedia)
Ferreras y, a la derecha, Ana Pastor. (Atresmedia)

Marca los tiempos como si el espectador no supiera en qué hora vive. "19:54, Pastor, ¿qué se cuece por la sede de Ferraz?". "Cristian Pérez, ¿Albert Rivera ha llegado a la sede de Ciudadanos de Madrid?". Y Contreras apunta sus datos desde el plató. "Somos compatibles con cualquiera de las mejores compañías que tengan a su lado", remata el maestro desde el centro de la mesa.

Aprovecha las noches electorales para impactar al espectador con un plató vivo que rezuma gráficos rejuvenecidos, frescos y actuales

Si cierro los ojos, lo veo claro. El esquema de la noche electoral en La Sexta es de lo más radiofónico. Es la radio en estado puro, la radio con imagen. Para más inri, Ferreras controla la tensión de la noche con una cortinilla musical perenne, una cortinilla que evoca la saga de Indiana Jones (no me extrañaría que cualquier día se colocara el sombrero y el látigo de Harrison Ford para organizar su cotarro televisivo). Desde el control, ecualizan el volumen, lo suben y bajan en función de lo que se está desvelando en ese el momento. ¡Qué estrés! A estas alturas, tengo rígido hasta el nacimiento del cabello.

Plató de 'Al rojo vivo', en la noche electoral del 28-A. (Atresmedia)
Plató de 'Al rojo vivo', en la noche electoral del 28-A. (Atresmedia)

Señoras y señores, estamos ante el 'Supergarcía style'.Como los Albertos en la banca. Antonio y José María son los 'Supergarcías' de los medios. Separados por décadas, eso sí.

Mientras el 'Supergarcía' deportivo inmortalizaba frases como "goooooool en las Gaunas", "oooojo al dato", "el deporte español está lleno de estómagos agradecidos, lametraserillos y abrazafarolas" o "en rigurosa primicia informativa", nuestro 'Supergarcía' político de siglo XXI ha engendrado expresiones como "más periodismo" (que se ha convertido en sello de distinción, en un eslogan propio y de la casa), "minuto y resultado" o "¡atención, 5% escrutado!".

Despliegue informativo de 'ARV: objetivo'. (Atresmedia)
Despliegue informativo de 'ARV: objetivo'. (Atresmedia)

Si el 'Supergarcía' genuino era especialista en poner motes a todo bicho viviente, inolvidables su 'minilendakari' cuando hablaba de Núñez, el entonces presidente del Barça que había nacido en Barakaldo, o aquel "Pablo, Pablito, Pablete" si se refería a Pablo Porta, presidente de la Federación Española de Fútbol, el 'Supergarcía' televisivo, el político, aprovecha la tecnología y en las grandes noches electorales para impactar al espectador con un plató vivo que rezuma gráficos rejuvenecidos, frescos y actuales. Quizá sea su Pactómetro lo más esperado al otro lado de la pantalla.

Logotipo de 'ARV: objetivo'. (Atresmedia)
Logotipo de 'ARV: objetivo'. (Atresmedia)

Como su antecesor deportivo, Ferreras no deja títere con cabeza, tiene pullas para todos los colores políticos. "¿Escuchan el silencio? Pues no es en la sede de Ferraz. Unos minutos y volvemos en esta noche electoral en la que todavía está todo por decidir". Hasta los bloques de publicidad en Ferreras suenan a radio.

Alegría en la sede del PSOE, en Ferraz. (Atresmedia)
Alegría en la sede del PSOE, en Ferraz. (Atresmedia)

Resulta incuestionable que los 'Supergarcías' comparten talante, pero existe algo muy transcendental que los distancia, y eso no es más que su amor-odio a Florentino Pérez. Si José María García tenía enfilado al presidente del Real Madrid, al que definía como "personajillo nada recomendable", García Ferreras se ha criado a sus pechos, no en vano llegó al olimpo de la comunicación gracias a su trabajo de autopromoción corporativa en el Real Madrid.

Comparativa de las sedes: la del PP y la del PSOE. (Atresmedia)
Comparativa de las sedes: la del PP y la del PSOE. (Atresmedia)

'Supergarcía Ferreras' es un hombre de radio, curtido en las peceras de la Cadena SER. El presentador de 'Al rojo vivo' salto a la televisión de la mano de la Voz de España en 'Iñaki, los jueves', un programa de la Forta que presentaba Iñaki Gabilondo y que conectaba con los platós de diferentes programas en distintas cadenas autonómicas. De ahí a La Sexta, donde acaba de cumplir los 2.000 programas de 'ARV'. Lo celebró con este soliloquio:

"Comenzamos en enero de 2011 para intentar entender qué pasa y por qué pasa. También para incomodar y cuestionar: 2.000 programas de pasión por la información. Hemos vivido cambios políticos vertiginosos y nada se parece a lo que había: el 15-M, el fin del bipartidismo, Ciudadanos, la abdicación del Rey, Podemos, la crisis, un desafío independentista que quiere romper España, el triunfo de Trump y la aparición en España de la extrema derecha. Gracias por estar ahí y perdón por si no he estado acertado. 'Al rojo vivo' seguirá creyendo en lo que cree, como La Sexta, como Atresmedia. Más periodismo".

Si me perdonan, tras casi cuatro horas de estado permanente de sobresalto televisivo, necesito poner la mente en blanco, me paso a 'Pantovivientes'.

Este es el ejemplo de un texto alternativo

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios