EN CUATRO

Las dificultades de Samanta Villar para abandonar su inesperada adicción

En la sexta entrega de 'La vida con Samanta', la periodista cuenta cómo es vivir en carne propia la desintoxicación de un vicio, y conoce a otras personas con casos similares

Foto: Samanta Villar, en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)
Samanta Villar, en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)

'La vida con Samanta' ha regresado este martes a la parrilla, después de un parón de mes y medio. Cuatro ha retomado la emisión del 'docurreality' con un reportaje que ha indagado en las conductas adictivas. En la sexta entrega del programa, Samanta Villar ha admitido padecer la misma adicción que casi ocho millones de españoles: estar enganchada a su móvil.

[Samanta Villar y la cita extramatrimonial que le hace dudar: "Estoy descolocada"]

La periodista se ha puesto en manos de un experto que, con ayuda de un test, ha determinado que tiene un grado de adicción del 85%, así que ha probado a quedarse una semana sin el teléfono, viviendo una crisis de abstinencia en toda regla. Durante los días que ha pasado desconectada, Samanta se ha dado cuenta de que usaba el 'smartphone' como recurso para cocinar, para dormir o para distraerse viajando.

Samanta deja el móvil durante una semana en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)
Samanta deja el móvil durante una semana en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)

Durante la grabación, la presentadora ha visitado el programa de Telecinco 'Viva la vida' y ha hablado entre bambalinas con Pepe Viyuela, Torito e incluso con Emma García, quien no ha dudado en dar su opinión acerca del experimento: "Me encantaría estar una semana sin móvil, creo que es fundamental para abrir los ojos y volver a ser tú. A veces he llegado a pasar más de 15 minutos seguidos mirando Instagram y leyendo mensajes, sin darme cuenta del tiempo real que he empleado".

Emma García habla con Samanta Villar. (Mediaset)
Emma García habla con Samanta Villar. (Mediaset)

Pasados siete días Samanta ha recuperado su móvil y ha afirmado que los ha llevado muy bien. La presentadora se ha sorprendido al saber que 36 personas han intentado contactar con ella durante el periodo de inactividad y ha reconocido que le cuesta desconectar porque tiene el compromiso de contestar con la mayor brevedad los mensajes que recibe.

"Ahora el móvil ocupa el lugar en mi vida que yo decido. Si algún día queréis contactar conmigo y tardo en responder, entended que estoy manteniendo a raya el vicio", ha dicho la presentadora para terminar

Otras adicciones

Samanta ha conocido a Filipa, una chica que después de cambiar de trabajo hace tres años, decidió tomar las riendas de su vida y explorar otras realidades consumiendo un veneno del que le habían hablado, el del Bufo Alvarius. Se trata de un sapo que vive en el desierto que se halla entre Estados Unidos y México. El veneno que segrega es el alucinógeno natural más potente del mundo.

Filipa ha afirmado que es una experiencia dura que le ha cambiado la vida, y ha definido su primer viaje como un golpe de realidad puro y duro que le ha ayudado a situar sus prioridades. Samanta ha presenciado cómo ella y otras personas han participado en una ceremonia en la que se ha consumido esta sustancia.

Filipa consume Bufo Alvarius en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)
Filipa consume Bufo Alvarius en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)

La adrenalina también ha protagonizado esta entrega, en donde Villar ha conocido a Saray, una de las pocas españolas que practican salto base, la modalidad de salto con más riesgo y más víctimas mortales cada año, que consiste en saltar desde un punto elevado y planear gracias a un traje especial.

Saray, antes de saltar desde el globo en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)
Saray, antes de saltar desde el globo en 'La vida con Samanta'. (Mediaset)

La joven ha contado cómo vio morir a su padre, Manolo Chana, en un accidente de salto con paracaídas. Y es que este era, junto con Santi Corella, Álvaro Bultó y el cocinero Darío Barrio, uno de los más experimentados practicantes de 'proximity' de España. "Cuando saltó del avión, me reí de él porque aseguraba que volaría mucho más rápido que yo, pero no era consciente de que ese era su último viaje, aun así, fue muy bonito estar con él en el último momento". Al escuchar la historia, Samanta ha quedado muy sorprendida, más aún cuando ha visto con qué ímpetu la chica sigue saltando.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios