"¡yo aquí no me monto!"

El show de las Salazar ('Los Gipsy Kings') con su "brilli" furgoneta: "Estaba siniestra total"

Las gitanas de Madrid obsesionadas con el color rosa y el brillo han comprado una furgoneta de segunda mano para montar un negocio sobre ruedas

Foto: Las Salazar, en 'Los Gipsy Kings'. (Cuatro)
Las Salazar, en 'Los Gipsy Kings'. (Cuatro)

La nueva temporada de 'Los Gipsy Kings' ha despertado el poder de emprendimiento por parte de algunas familias gitanas, como ha sido el caso de las Salazar. Raquel y Noemí han decidido dimitir de la tienda de ropa para montar un ‘Food Truck’ de "brilli-brilli".

[Los Fernández Navarro ('Los Gipsy Kings') la lían en una tienda de electrodomésticos]

Después del "cese temporal de la convivencia", según las palabras de la madre de Noemí, con el empresario del local de vestidos en el que trabajaban, las dos gitanas se disponen a montar otro nuevo modelo de negocio: ahora el "brilli-brilli" irá sobre ruedas.

La idea ha surgido durante una noche en un auto-cine en el que había varios camiones de comida rápida. Raquel pensó que sería una buena idea de volver al mundo laboral, y de paso, viajar junto a su inseparable hija Noemí.

Madre e hija se han comprado una furgoneta de segunda mano que le ha aconsejado su esteticista del barrio: "La furgoneta estaba siniestra total, pero cuando me dijo que costaba 2.000 euros le empecé a ver la belleza". Las Salazar han adquirido un vehículo con numerosas abolladuras y arañazos, pero "esto lo restauramos nosotras y queda genial", han propuesto.

Las Salazar, en 'Los Gipsy Kings'. (Cuatro)
Las Salazar, en 'Los Gipsy Kings'. (Cuatro)

El show ha continuado en un túnel de lavado a presión cuando las Salazar se han dispuesto a limpiar la furgoneta por fuera: "Están contando los minutos y esto no va". Ni madre ni hija entendían la máquina que ponía en marcha las mangueras a presión: "Muy limpia no sé si ha quedado la furgoneta pero mi madre y yo hemos terminado chorreando".

"¡Corre que se acaba el chorro!", ha gritado Noemí a su madre, manguera en mano, mientras Raquel intentaba sacar una bayeta a toda prisa para secar la espuma rosa que despedía a presión la máquina. "Uy, ese señor que buen chorro tiene", ha espetado una de ellas mientras miraba al coche del túnel de al lado hasta terminar pidiéndole que le aclare la furgoneta con su mangera porque habían gastado todas las monedas.

Acto seguido se han dispuesto a pintar el cartel en la chapa de la furgoneta: "Mama, esto es una mierda". Las Salazar pretendían pintar el sello de su nueva empresa sobre ruedas con un espray rosa y una brocha a mano alzada. "¿Cómo se pinta por dentro o por fuera?", se ha preguntado Noemí mientras pintaban los moldes de las letras de su lema de "brilli" 'Food truck'.

"Mira te digo una cosa, si quieres contar conmigo tienes que llamar a un profesional para que te lo haga todo por dentro y por fuera ¡Yo aquí no me monto!", ha terminado suplicando la hija a su madre. Finalmente, la furgoneta ha terminado en un taller donde la restaurarán de arriba a abajo, eso sí, obligatoriamente pintada en rosa claro.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios