ANÁLISIS DEL ESTRENO

Aciertos y errores de 'Cuatro al día', la necesaria ventana al directo en Cuatro

Carme Chaparro y Santi Burgoa capitanean la nueva apuesta de Mediaset que combina (con falta de identidad) el debate, la entrevista, los reportajes y la información

Foto: Carmen Chaparro, en el estreno de 'Cuatro al día'. (Cuatro)
Carmen Chaparro, en el estreno de 'Cuatro al día'. (Cuatro)

La noticia del cierre de 'Noticias Cuatro' sacudía hace ahora poco más de un mes la televisión nacional, sin embargo, tras el estreno de 'Cuatro al día' podemos afirmar que la escisión no ha sido tan dramática como parecía: el nuevo programa de Carme Chaparro ha ocupado su franja con una estructura similar, repasando en su estreno los temas más importantes de la agenda informativa este lunes, 18 de febrero, desde la preparación de la campaña electoral hasta la ola de incendios que asola Cantabria.

[Los errores de Carme Chaparro para justificar la cancelación de 'Noticias Cuatro']

Cuatro ha optado por partir su nuevo espacio de actualidad en dos bloques claramente diferenciados. El primero, a las 14:15 horas, mantiene la esencia del antiguo informativo, con Chaparro repasando las principales noticias con el breve apoyo de su equipo de reporteros, desplazados en los puntos calientes de la geografía nacional.

Esta primera media hora de programa apunta los principales temas que se ampliarán en la segunda parte del mismo, limitándose a piezas cortas y sencillas, a modo de titular, que poco difieren de las que el espectador podía encontrarse en el antiguo informativo. No ayuda tampoco a diferenciarse del mismo el tono de su presentadora, que mantuvo en todo momento el estilo informativo que lleva cultivando en sus 20 de trayectoria televisiva.

Los reporteros de 'Cuatro al día'. (Cuatro)
Los reporteros de 'Cuatro al día'. (Cuatro)

Bien diferente resulta el segundo tramo de 'Cuatro al día', a partir de las 17:15 horas. Es en este punto donde Santi Burgoa se une a la mesa de Carme, y con él el resto de colaboradores del espacio. Son en estas tres nuevas horas donde verdaderamente el programa luce músculo, profundizando en hasta seis grandes temas de la mano de los reporteros y diversos testimonios, contando en primera persona historias que van desde el ámbito puramente informativo como el caso de los incendios a la denuncia social con los alegales pisos colmena de Barcelona, pasando por asuntos más frívolos como una curiosa historia de amor.

Pero 'Cuatro al día' no se compone únicamente de una sucesión de conexiones y reportajes, sino que además abre también su mesa al debate y la entrevista, contando con el apoyo de un amplio pantallón en el que ilustrar los temas a tratar. En esta primera entrega, Miguel Ángel Revilla intervino para analizar y explicar lo que está sucediendo en su comunidad autónoma; pero también Sara Carbonero para abordar su regreso a 'Deportes Cuatro' con su sección de entrevistas; y la ministra de Defensa Margarita Robles, quien comentó la convulsa política nacional pero también mostró su lado más humano con un repaso a su vida y sus orígenes.

[La broma con la que Carreño ha recibido a Sara Carbonero en 'Deportes Cuatro']

No faltó tampoco en el nuevo magacín la crónica negra, tan de moda en los últimos meses, de la mano de varias exclusiva sobre el mediático caso de Romina Núñez, la joven asesinada en Fin de Año por su pareja en Canarias, mostrando a los espectadores la reveladora última conversación del sospechoso antes de ser detenido.

La mesa de debate de 'Cuatro al día'. (Cuatro)
La mesa de debate de 'Cuatro al día'. (Cuatro)

En busca de la identidad perdida

'Cuatro al día' es la gran apuesta de Mediaset para su segundo canal en este inicio de 2019, y no es para menos, ya que viene a cubrir un hueco que hasta la fecha el canal tenía olvidado. Su maltrecha tarde, compuesta por reposiciones de diferentes series americanas en los últimos años, pedía a gritos una ventana a la información, la actualidad, el debate y el análisis, un espacio que 'Cuatro al día' viene a cubrir con solvencia.

Necesita tiempo para encontrar una personalidad propia, a la que contribuiría apostar por nuevos rostros, como demuestra el aire fresco de Burgoa

Carme Chaparro y su equipo pasan el corte en esta primera entrega, tocando un amplio abanico de asuntos con datos, testimonios, ritmo y, también, opinión (de la mano de sus contertulios). La presentadora es el gran pilar sobre el que se construye todo el cuerpo del programa, un acierto dadas las tablas de la comunicadora, pero también por su imagen cercana para el público. Explotar esta faceta, rompiendo el corsé de tantos años en informativos, será clave para hacerse un hueco en los hogares en una franja tan complicada como descuidada ha estado en el canal hasta la fecha.

Alejandro Rodríguez, en su primer reportaje en 'Cuatro al día'. (Cuatro)
Alejandro Rodríguez, en su primer reportaje en 'Cuatro al día'. (Cuatro)

Se nota en todo ello la mano de Unicorn Content, productora responsable de otros espacios del grupo de comunicación como 'El programa de AR' o 'Ya es mediodía', dos programas con los que comparte identidad. Es precisamente este uno de sus puntos débiles, ya que 'Cuatro al día' no se presenta como un formato original, resultando un compendio de 'Más vale tarde', 'España directo' y el propio 'Ya es mediodía'.

El magacín necesita tiempo para encontrar una personalidad propia (a la que contribuiría apostar por nuevos rostros en plató, no solo en la calle, como demuestra el aire fresco en pantalla de Burgoa) pero, por el momento, se agradece la apuesta de regresar al directo, sacando a Cuatro del congelador en el que parecía encontrarse su tarde. Un primer paso para encontrar la identidad perdida.

Programas TV

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios