reportaje tve

El amor, la gran ruina económica y familiar de los Sánchez Vicario

'Lazos de sangre' repasa los comienzos de Arantxa Sánchez analizados por su entorno. Una vida marcada por el deporte y el amor

Foto: Arantxa, junto a su marido, Josep Santacana. (EFE)
Arantxa, junto a su marido, Josep Santacana. (EFE)

La nueva entrega de 'Lazos de sangre', el programa documental de TVE que hace una análisis de las familias más importantes del panorama nacional, ha dedicado la edición de este jueves 16 de agosto a los Sánchez Vicario. Una saga marcada por sus logros deportivos, pero también por las disputas entre los integrantes, que ha llevado a la hija pequeña, Arantxa, a quedarse completamente sola.

El programa comenzaba haciendo un repaso por los comienzos de Arantxa en el tenis, que no fueron nada sencillos. Desde que era bien pequeña sus padres se dieron cuenta del talento que tenía para este deporte, por lo que la enviaron a una escuela alemana situada en Marbella en el año 1985. Una situacion que no fue nada fácil para ella, ya que en aquel lugar nadie, salvo el cocinero, hablaba español y se sentía sola.

Sánchez Vicario en la rueda de prensa del equipo español de tenis. (EFE)
Sánchez Vicario en la rueda de prensa del equipo español de tenis. (EFE)

El psiquiatra forense José Cabrera analizaba en el programa de TVE las declaraciones que Arantxa ha realizado a la largo de su vida asegurando que Sánchez Vicario contaba con grandes carencias emocionales y que incluso "dudaba de si su madre realmente la quería o solo quería que fuera la número uno". Una situación que llevó a la tenista en varias ocasiones a intentar fugarse del centro. "Tenía carencias emocionales y sociales, que nacen de centrar su vida en este deporte", asegura Cabrera.

Su cambio de imagen

Su malestar en la escuela de tenis se une también a los problemas de Arantxa con su imagen. "Ella me ha contado que siempre estuvo muy sobreprotegida", asegura Mónica Pont, tanto que su madre marcaba las pautas de cómo tenía que vestirse, por lo que tenía una imagen demasiado infantil e, incluso, masculina, "para que así no la mirasen y se centrara en el tenis".

"En ocasiones, me confundían con un chico porque llevaba el pelo muy corto y no me dejaban entrar en los vestuarios, por eso decidí cambiar mi imagen", confirmaba la propia tenista. Fue entonces cuando visitó a Alberto Cerdán, el peluquero que se encargó de convertirla en una adolescente "más femenina, una cualidad que no tiene el tenis", aseguraba.

Sobreprotección en su familia

Arantxa era la pequeña de cuatro hermanos, lo que le llevó a estar desde siempre muy protegida. Pero, cuando comenzó a triunfar en las pistas, el control aumentó. Su madre le acompañaba a todos los partidos e, incluso, dejó su trabajo para poder hacerlo.

Tal era el control que, según el periodista Antonio Rossi, no le dejaban salir de fiesta, para que determinados mundos no se interpusieron en su carrera. La primera vez que Arantxa disfrutó de una noche libre fue al ganar su primer Roland Garros con 17 años.

Arantxa Sánchez Vicario. (RTVE)
Arantxa Sánchez Vicario. (RTVE)

Problemas económicos

Por todos es conocida la lucha que la tenista comenzó contra su familia por sus bienes patrimoniales. Durante su carrera se estima que ha facturado cerca de 45 millones de euros, pero aún así ha tenido problemas con la Agencia Tributaria Española y entidades bancarias.

En sus primeros años como profesional, fue su padre, Emilio Sánchez, el encargado de gestionar las cuentas de Arantxa. "Yo crecí y los poderes seguían a nombre de mis padres, algo que nunca me preocupó" y continúa afirmando que le daban una paga mensual para sus gastos, que luego debía justificar.

Tras mover parte de su patrimonio a Andorra, comienza a tener problemas con Hacienda, que le reclama una multa. Entonces, la tenista comienza a investigar dónde está su dinero y se da cuenta de que sus activos están dispersos y no se pueden materializar inmediatamente.

La tenista, en el Centro Cultural Español de Miami. (EFE)
La tenista, en el Centro Cultural Español de Miami. (EFE)

La entrada en su vida de Josep Santacana, a quien cede el control de todos sus bienes tras casarse, es el detonante para que interponga una demanda por lo penal contra sus padres e, incluso, los eche de la casa en la que vivían.

Actualemente el Banco de Luxemburgo le reclama siete millones y medio de euros y solicita pena de cárcel. Aún así, amigos cercanos, como Mónica Pont, aseguran en este documental que "no está arruinada, vive bien y pagará lo que tiene que pagar".

El amor, su mayor ruina

En 2008, Arantxa Sánchez Vicario se casa con Josep Santacana, el que ha sido su marido hasta febrero de este año. Una relación que no recibió la aprobación de su familia, que desconfiaba de sus intenciones y llegó, incluso, a contratar un detective, que termina averiguando el gran número de deudas que tiene, por lo que antes de la boda la obligan a firmar unas capitulaciones matrimoniales.

Unas decisiones que propiciaron la ruptura de la relación entre Arantxa y su entorno. Ella decidió ceder todo su patrimonio, para que sea Santacana quien se encargue de gestionarlo.

 Arantxa y Josep, en 2009 tras ser padres. (EFE)
Arantxa y Josep, en 2009 tras ser padres. (EFE)

Según su entorno, la tenista apostó todo por él, motivo por el que dio de lado a su familia y escribió un libro de memorias titulado 'Arantxa ¡Vamos!', en el que asegura que sus padres la llevaron a la ruina y la anularon como persona.

Un matrimonio que ha durado cerca de 10 años del que nacieron sus dos hijos, Arantxa y Leo, y que terminó cuando se enteró de que Josep ya tenía otra relación.

Arantxa en la actualidad

La última aparición de la deportista fue en el mes de febrero, cuando anunció su divorcio y en la que se veía a una Arantxa triste y apagada. Su entorno cree que este será el momento perfecto para que vuelva a unirse a su familia. "Ahora es cuando ese relación va a volver a ser buena, ya no hay satélites que lo impiden", sentencian.

Programas TV
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios